Cementeras, embotelladoras y manufactura sufren falta de gas

El 51% del energético destinado al mercado interno sirve para el funcionamiento de la industria, afectada por el corte del servicio.
miércoles, 27 de noviembre de 2019 · 00:00

Página Siete / La Paz

 Las cementeras, embotelladoras y manufactureras son las industrias más golpeadas por el corte del suministro de gas natural, debido a que el ducto que transporta el energético se encuentra fuera de servicio en el tramo Carrasco–Cochabamba, a causa de un atentado con explosivos.

“El sector industrial en Bolivia consume casi el 51% del gas natural del país y se constituye en el principal insumo para la producción. Industrias del sector cementero, bebidas, manufactura, farmacéutico y alimentos son las que están siendo afectadas en su capacidad instalada productiva y, en consecuencia, en la producción, comercialización y abastecimiento a los mercados de sus bienes industriales”, señaló a Página Siete el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic.

El gas natural es el principal insumo para la producción industrial en los sectores del cemento, los agregados para la construcción, bebidas, alimentos y metalmecánica, entre otros.

Buena parte del motor productivo de estos rubros están instalados en los departamentos de La Paz, Cochabamba y Oruro, regiones a las que los envíos de gas destinado a las industrias fueron suspendidos por la avería causada al gasoducto, en el Chapare.

“El sector (industrial) demanda a las autoridades la máxima celeridad para la reconstrucción del gasoducto en el tramo Cochabamba-Carrasco. Reiteramos el estado de alarma por la suspensión de la provisión del gas. Esperamos que se resuelva el problema a la mayor brevedad”, remarcó Blazicevic.

El presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), José Luis Rivero, informó hace unos días que la explosión de 200 metros de la infraestructura del gasoducto ocasionó la reducción de la producción y las reservas del energético.

La pérdida económica por la merma en la venta de gas natural alcanzó los tres millones de bolivianos, en tanto que para la reparación del ducto se necesitará 3,4 millones de la moneda nacional, indicó el lunes el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, quien redondeó una afectación económica de al menos 6,4 millones de bolivianos.

 Zamora aseguró que el daño causado fue parte de un “boicot” planificado para perjudicar al Gobierno transitorio. Aseguró que “grupos armados” hicieron volar el gasoducto en el tramo Carrasco-Cochabamba.

Sobre las investigaciones para dar con los responsables de la explosión que destruyó el gasoducto, el fiscal departamental de Cochabamba, Juan de la Cruz Vargas, informó el viernes que el Ministerio Público inició una investigación de oficio por la destrucción de 200 metros del ducto de gas tendido entre Villa Tunari y Cristal Mayu, municipio de Villa Tunari, donde afines al MAS impiden la reparación.