Amplían pago de crédito para Vinto y prevén reestructurarla

En 30 días, el Ministerio de Minería debe presentar al Consejo Superior Estratégico de la Empresa Pública un plan de reestructuración de la Metalúrgica Vinto.
lunes, 23 de diciembre de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

El Gobierno aprobó la ampliación del pago de crédito otorgado a la Empresa Metalúrgica de Vinto, le falta abonar 139,2 millones de bolivianos de su deuda con el Finpro. Expertos apuntan a una menor entrega de minerales de parte de la Empresa Huanuni.

Según el detalle, el Gobierno de transición aprobó el Decreto Supremo 4104 que modifica el Decreto Supremo  2129, de septiembre de 2014, ésta establece  la asignación de recursos para la adquisición de concentrados de estaño e insumos y para poner en marcha el horno Ausmelt.

Éstos costaron   348 millones de bolivianos (50 millones de dólares), que  debían ser pagados en cinco años, a partir de 2015  hasta este año.

No obstante en el artículo 2 de  la norma aprobada por la presidenta Jeanine Añez señala que el crédito del Finpro, deberá ser cancelado en un plazo de seis  años y  cinco meses, es decir que el pago se amplía hasta mayo de 2021.

Asimismo en la única disposición transitoria agrega que en un plazo de 30 días hábiles, el Ministerio de Minería  presentará  al Consejo Superior Estratégico de la Empresa Pública (Coseep)  el plan de reestructuración de la Empresa Metalúrgica Vinto.

 Sobre esta última parte, el investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Alfredo Zaconeta, dijo que  llama la atención esta parte y que se espera que esta reestructuración  no se aplique afectando a los trabajadores, como se  hizo en la época neoliberal, bajo el rótulo de relocalización.

“Los efectos que hoy siente la metalúrgica de Vinto es consecuencia de la nula planificación con la que manejó el anterior gobierno del MAS en los últimos 14  años. Los problemas de Vinto   se arrastran desde hace más de una década”, consideró.

Resaltó por ejemplo que la producción de Vinto no se incrementa pese a la operación del horno Ausmelt que en 2018 alcanzó 11.368 toneladas, volumen similar a la obtenida en 2012 con 11.358 toneladas, lo que no justifica su instalación (ver gráfica).

Según Zaconeta, cuando se perfiló el horno Ausmelt, los técnicos en su optimismo, perfilaron una producción de hasta 18.000 toneladas por año, cifra muy lejana a las que se registran ahora.

Apuntó que la situación de Vinto es efecto de los problemas que se registran en la producción nacional de estaño, que en 2018 alcanzó 17.250 toneladas, cantidad similar a la de 2008 , con  17.319 toneladas.

Este fenómeno puede explicarse con  la caída de la producción de Huanuni, que en 2018 entregó  7.048 toneladas. “Entonces, los problemas que debe afrontar Vinto son consecuencias de la mala planificación que las autoridades del MAS ejercieron sobre Huanuni y Vinto, donde priorizaron un ingenio que hasta la fecha no ingresó en funcionamiento o un horno Ausmelt que  está lejos de que en algún momento sea aprovechado al 100% de su capacidad”, cuestionó.

Para el expresidente de la Comibol, Héctor Córdova,  Vinto volvió a sufrir una baja provisión de concentrados de parte de la Empresa Minera Huanuni, hecho que  encarece sus costos de operación y disminuye su producción, a los que también se sumaron otros problemas como el intento de captar mercados de largo plazo para el estaño metálico.

“Para la tranquilidad de la empresa contribuyó el Decreto Supremo 4104 del 6 de diciembre, que le amplió los plazos de cumplimiento de sus obligaciones, el primero de los cuales se cumplió el pasado 20 de diciembre y que fue cancelado por la empresa”, consideró Córdova.

Punto de vista
Dionisio garzón   Exministro de Minería
“No se cumple la entrega  adecuada”

La instalación del horno Ausmelt en Vinto tiene la finalidad de aumentar la producción de estaño metálico de 12.000 toneladas por año  a 15.000 t/año. Demandó una inversión de 39,5 millones  de dólares.

Para cumplir los objetivos del proyecto se necesita aumentar el suministro de concentrados de minerales de estaño, que depende de las minas Huanuni, Colquiri  y  de la minería chica y cooperativa.

Sin embargo, la producción de Huanuni tiene serios problemas por la demora en la instalación y puesta en marcha del nuevo ingenio Lucianita que subirá su capacidad a 3.000 t/día. En el caso de Colquiri se proyectó también  un nuevo ingenio, hasta hoy se sabe que se adjudicó y para su operación pasará buen tiempo.

Sin estos dos proyectos en marcha, el suministro adecuado de estaño  para el Horno Ausmelt, no puede ser exitoso.

Recurrir a la compra  de otros proveedores  puede ser una medida coyuntural,  para la cual se requiere de  capital de operación y el DS 4104  tiene ese objetivo. Que se divida el financiamiento en tres etapas considero se debe a las posibilidades financieras del Estado en este periodo de transición y de fiestas de fin de año.

Lo que estamos viendo en este caso y en muchos de la minería nacional es que los proyectos mineros se hacen sin una adecuada planificación y en atención a presiones sectoriales, por eso son los desfases, que a la vez  tienen un alto costo económico  para las arcas del Estado.  

1
2