Al tercer trimestre de 2018 la economía creció en 4,04%

La agricultura, establecimientos financieros, comercio y la industria manufacturera impulsaron el crecimiento del PIB, según el INE.
jueves, 14 de febrero de 2019 · 00:04

Página Siete/ La Paz

El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia, al tercer trimestre de 2018, registró un crecimiento de 4,04%, impulsado por la agricultura, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

 Esta cifra es mayor a la registrada en el mismo periodo de 2017, cuando este indicador llegó a 3,82%.

El director del INE, Santiago Farjat, informó que este desempeño se explica por el crecimiento del sector agropecuario 6,95%,  establecimientos financieros 5,39%, comercio 4,62% e industria manufacturera 4,22%, entre otros.

“El sector  agropecuario tuvo una incidencia de 0,89 puntos porcentuales en el PIB, establecimientos financieros 0,70 puntos e industria manufacturera 0,69 puntos”, precisó.

Según Farjat,  al tercer trimestre de 2018 los cultivos tuvieron buenos rendimientos a pesar del estrés hídrico por la excesiva lluvia de principios de año y focos de sequía entre junio y agosto, principalmente en Santa Cruz.

 Por ejemplo, la producción de  maíz creció 17,92%; arroz, 12,24%;  papa, 7,98%, y la soya, 5,58%. 

Farjat  resaltó que el cultivo que mayor impacto tuvo en el crecimiento del PIB  fue el de la caña de azúcar que creció en 22,77%, ya que a partir de 2018 se siembra y procesa para la elaboración de alcohol etílico y alcohol anhidro, principalmente.


Según el reporte del INE, la única actividad que registró una tasa negativa de 1,78%  fue petróleo crudo y gas natural, que se explica por la irregular demanda de gas natural por parte de Brasil y Argentina.

En cambio los productos pecuarios presentaron un buen desempeño en la avicultura y el ganado bovino, principalmente  por las inversiones privadas en la crianza para  la exportación.

La industria manufacturera también registró un crecimiento de 4,22% y la industria química  24,18%, explicada principalmente por la úrea que alcanzó una producción de 90.263 toneladas métricas y el alcohol anhidro con una producción de alrededor de nueve millones de litros.

Este último se utiliza  como aditivo para aumentar el octanaje de la “gasolina especial” (conocida como súper etanol 92).

El director del INE, además, ponderó el crecimiento sostenido de la industria de alimentos que logró cubrir el mercado interno y exportar productos derivados de soya, azúcar,  castaña, café y quinua, entre otros. La producción de minerales no metálicos creció  6,76%.

La actividad de  los establecimientos financieros se expandió en 5,39%  impulsada por la Ley de Servicios Financieros que promueve un   mayor acceso a créditos productivos y de vivienda de interés social que aumentaron  en 27,08% en el periodo de análisis.

Farjat  explicó que los sectores extractivos, que dependen en gran parte del sector externo, tuvieron un comportamiento irregular en los últimos años.

En cambio, los sectores no extractivos, intensivos en mano de obra, y dependientes esencialmente de la demanda interna presentaron un crecimiento constante. 

“Este hecho que demuestra que la estabilidad y el crecimiento de la economía boliviana se explican principalmente por el dinamismo del mercado interno. Los datos muestran que la economía boliviana es estable y continúa creciendo”, explicó la autoridad.

El Gobierno en el Presupuesto General del Estado 2019  proyecta un crecimiento de 4,7%, similar al estimado para el anterior año. 
 

 

1
5