FAO considera inviable y fatal la producción de biocombustibles

Theodor Friedrich advirtió que la producción de los carburantes de base vegetal podría generar la degradación de la tierra y mayor afectación a áreas forestales.
miércoles, 17 de abril de 2019 · 00:04

Manuel Filomeno /  La Paz

El representante para Bolivia  de la Organización de las Naciones Unidas para la  Alimentación y la Agricultura (FAO), Theodor Friedrich, aseguró ayer que la producción de biocombustibles no es viable porque afectará  la seguridad alimentaria y el medioambiente.

“El biocombustible para nosotros realmente no es una opción viable, cuando tratamos de atender el tema de seguridad alimentaria, tampoco es muy viable producir combustible de una planta, porque la conversión energética de una planta no es favorable”, señaló  Friedrich

Indicó que “sería más inteligente” usar la energía solar a través de paneles solares y destinar la tierra y el agua a la producción de alimentos u otros productos como fibras que son más difíciles de producir sintéticamente. 
 
El representante de la FAO advirtió que las consecuencias de habilitar tierras para la producción de cultivos destinados a la elaboración de  biocombustibles podría generar la degradación del medioambiente, una mayor afectación de las áreas forestales y agravar los efectos del  cambio climático, además de reducir las tierras disponibles para el cultivo de alimentos.

“Esa es una decisión fatal; no ayuda a la alimentación del país, no ayuda al medioambiente, no ayuda al cambio climático, no creo que debería apostarse a eso”, afirmó.

 Friederich aseguró  que para la producción del biodiesel de la soya, probablemente se gastará la misma cantidad de diésel en los procesos de producción, por lo que no es una inversión inteligente, ya que los costos ambientales serán altos y no se justificarán con la producción del biocombustible.
 
“Probablemente van a gastar la misma cantidad de diésel para producir el biodiésel de la soya;  es decir, no vamos a ganar ni un litro de combustible, pero vamos a contaminar más el medioambiente”, alertó.

Por su parte, el diputado oficialista David Ramos indicó que la apreciación de Friederich es equivocada, ya que la producción de azúcar, soya y sorgo para la producción de biocombustibles no pondrá en riesgo la seguridad alimentaria y que el uso de estos “combustibles verdes” ayudará a reducir los gases de efecto invernadero.

“La apreciación del señor Friederich está equivocada. El Gobierno apuesta a los biocombustibles porque son más limpios y ayudarán a reducir los efectos del calentamiento global; por otra parte, es falso que estos productos vayan a tener un efecto negativo en la seguridad alimentaria, porque su cultivo ha sido planificado y no habrá afectación a las tierras de cultivo de los alimentos”, explicó.

 En marzo del año pasado, el Gobierno y la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz (FEPSC) firmaron un acuerdo  para impulsar la producción de alcohol anhidro con el objetivo de ser mezclado como aditivo con la gasolina.

Posteriormente, el 1 de noviembre del año pasado se lanzó la gasolina Súper Etanol 92, que contiene un 12% de alcohol anhidro en su mezcla.

Ante esta realidad, organizaciones de defensa del medioambiente advirtieron que la producción de estos cultivos pondría en riesgo los ecosistemas de la Amazonia.

 

144
10

Otras Noticias