La crisis argentina impacta en las remesas enviadas a Bolivia

Los migrantes bolivianos afirman que es un mal momento para establecerse en el país vecino, en busca de trabajo, ya que las condiciones “no están dadas”.
martes, 23 de abril de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

La crisis económica de Argentina impacta en las remesas que envían los migrantes bolivianos. Los compatriotas que viven en el país vecino relatan que el tipo de cambio afecta incluso a sus ahorros.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, explicó a Página Siete que las remesas de los trabajadores bolivianos en el exterior son una fuente importante de ingresos de divisas para la economía boliviana.

 Y si se las considera una “exportación de servicios”, las remesas pueden llegar a ocupar  el tercer lugar como fuente de ingresos de dólares al país, luego de la minería e hidrocarburos.

“La remesas en 2018 sumaron 1.370 millones de dólares, de los que 144 millones vinieron de Argentina, el tercer mayor origen luego de España y Estados Unidos. Lamentablemente, las cosas van cambiando, la crisis que enfrenta Argentina, donde  muchos compatriotas viajaron por años en busca de oportunidades de trabajo, ahora afecta al nivel de remesas (enviadas) desde el vecino país”, evaluó el experto.

A febrero de 2019, el volumen de recursos percibidos desde el país vecino cayó en 43%, es decir, de 28 millones de dólares   pasó a 16 millones, comparado con  un periodo similar de 2018. Las causas son la contracción económica: Argentina es el quinto aportante y ya no el tercero, precisó.

“Es previsible que si el dólar sigue subiendo, la recesión económica no cede y la inflación continúa, los pesos argentinos que ganan nuestros compatriotas provocará que compren cada vez menos dólares”, anticipó.

 Incluso dijo que el fenómeno repercutirá en la disminución del empleo, principalmente en los sectores como construcción, confecciones, comercio, agricultura y servicios, y  provocará un mayor retorno de migrantes a Bolivia.

Al primer bimestre de este año, las remesas reportadas por el Banco Central de Bolivia (BCB) llegaron a 219,4 millones de dólares; de esa cifra, sólo un 7,5% provino de los residentes bolivianos en Buenos Aires, la capital argentina, además de otras ciudades del territorio vecino (ver infografía).

En el mismo periodo de 2018, el valor de estos recursos había  sumado 210,4 millones de dólares, pero el dinero enviado de Argentina tenía una participación de 13,5% parecido al de 2017.

En 2015 las remesas desde esa nación llegaron a un 9,4%, al año siguiente se situaron en 12,1%, y ya en la gestión 2017 se calcularon en un 13,1%.

Los testimonios

Lourdes Espinal, una boliviana que trabaja en Argentina desde hace años, de profesión contadora, contó a Página Siete que la situación económica del país está complicada y el poder adquisitivo disminuyó.

 “Si un compatriota quiere venir a Argentina, ya no están dadas las condiciones como para generar un ahorro y sustentar a su familia como sucedía en anteriores años, hay gente que retorna al país. Con el tipo de cambio fluctuante,  se hace difícil  ahorrar en dólares y tener disponibilidad de fondos para luego enviar recursos a Bolivia”, contó la coterránea.

Mencionó que muchos bolivianos fueron para ser empleados en el sector textil y agricultura, pero son los más afectados; mientras que otros, de tener su propio emprendimiento como un taller de costura,   pasaron a ser empleados, con tal de obtener un ingreso.

David Choque, otro migrante boliviano, ya no soportó la crisis económica argentina. Tenía un negocio de comida, con sus ingresos  compró una casa e incluso estudió administración, pero como muchos retornó al país.

 “Las caídas de las remesas se dieron por el tipo de cambio, ya no era sostenible y es cuando decidí volver al país. No veo conveniente en este momento que un boliviano se vaya a Argentina, porque la situación está muy crítica e incluso el Gobierno aprobó políticas migratorias muy fuertes”, manifestó Choque.

Las causas de la crisis argentina

Una moneda que se devalúa, la inflación en subida y fuerte riesgo de una recesión son algunos de los factores identificados por la BBC.

El año pasado fue nefasto para la economía argentina y para su moneda nacional, el peso.

Casi todas las monedas de los mercados emergentes cayeron debido al alza de las tasas de interés en Estados Unidos, que empujaron a los inversionistas a mover su dinero a otros destinos.

Asimismo, una vez más, Argentina acudió al Fondo Monetario Internacional (FMI) para que lo rescate. El organismo acordó prestarle 50.000 millones de dólares, si aplica sus políticas.

Fue así que los recursos llegaron con una serie de condiciones que incluyeron la aplicación de fuertes medidas de austeridad.

De forma paralela, el Banco Central Argentino elevó las tasas de interés considerablemente, en un esfuerzo por estabilizar el peso y mantener la inflación bajo control, lo que se reflejó en el mercado.

Se trata de una subida dolorosa para los consumidores y empresas que necesitan crédito para seguir en funciones.

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

3
8

Otras Noticias