Papeleos y cobros de la ASP-B en Arica perjudican a bolivianos

Empresarios que usan ese puerto chileno para internar mercadería al país sostienen que el trabajo que cumple la estatal no facilita el comercio exterior.
domingo, 26 de mayo de 2019 · 00:12

Página Siete / La Paz

 Papeleos y cobros –que muchos consideran excesivos– por parte de la Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B) en el puerto de Arica, Chile, afectan al transporte pesado y a las empresas exportadoras e importadoras que operan en el lugar.

“Ahora, la carga laboral para el manejo de contenedores ha disminuido y la información es más efectiva en Arica, pero ni así podemos encontrar una rapidez en la atención que hace la ASP-B, porque el papeleo que hace burocratiza el despacho de la carga boliviana”, manifestó a Página Siete el representante del transporte pesado internacional, Gustavo Rivadeneira.

El transportista sostuvo que los trámites deberían llevarse a cabo en un sistema informático que esté actualizado “y no como sucede ahora, que es obsoleto y que se cuelga. No tenemos más opción que  presentar un trámite de forma manual”, reclamó.

Como ejemplo mencionó que la ASP-B no facilita la liberación de los trámites como la emisión del número de matriz, para proceder a la planificación logística cuando un buque llega a puerto con la mercadería, lo que ocasiona que el importador, aunque pague por el servicio y quiera retirar su cargamento, no pueda hacerlo de inmediato.

El representante del transporte pesado internacional señaló que pese a que la carga disminuyó en el puerto de Arica –porque ahora una parte se interna por el puerto Ilo, en Perú, y otra por el puerto chileno de Iquique– no hay mejora en la atención que da la administración nacional.

Sobre las tarifas que cobra la administradora boliviana de puertos, un empresario dedicado a la importación y exportación, quien prefirió no ser identificado, afirmó que el trabajo que cumple en la actualidad la ASP-B es sólo de “cobrador”.

Los cobros que hace la ASP-B

Se sabe que la empresa que administra el puerto de Arica cobra 31,24 dólares a la ASP-B por cargar o descargar un contenedor de 20 pies. Pero la administradora boliviana, por ese mismo cargamento, cobra a los empresarios bolivianos 119,92 dólares.

Para la carga o descarga de un contenedor de 40 pies, la concesionaria chilena que administra Arica cobra 32,54 dólares, pero la ASP-B entrega el contenedor por 146,17 dólares. En ambos casos el cobro al cliente es inmediato, pero el pago que hace la oficina nacional al puerto chileno puede demorar hasta dos meses.

“La ASP-B es una traba para el comercio exterior boliviano porque coloca barreras, es un intermediario autoritario de la carga y hace que los costos de importación sean más altos”, manifestó el empresario consultado.

Otro mencionó que “se tiene que desburocratizar la ASP-B, entidad que debería tener personal con vocación de servicio, tarifas que justifiquen su presencia en Arica y  menor rotación de personal porque perjudica el desempeño de la institución”.

La ASP-B es el agente aduanero acreditado por el Gobierno en los puertos de Arica y Antofagasta, en Chile, para el tránsito de mercadería de y hacia Bolivia.

En Perú está acreditado en Ilo y Matarani. En el primer caso, en marzo, el dirigente de los operadores portuarios, Florentino Soto, declaró que su sector estaba molesto por el daño que causa la ASP-B sobre el encarecimiento de la carga boliviana que debía llegar a Ilo, pues les restaba competividad frente a Matarani.

La oficina dice que cobra lo mismo que en otros puertos

Página Siete se comunicó la anterior semana con la Administradora de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B), para conocer su versión sobre los reclamos presentados por los usuarios de los servicios de la terminal de Arica, en Chile.

El gerente ejecutivo de esa oficina estatal, David Sánchez, indicó vía telefónica que las preguntas debían ser presentadas al comunicador de la ASP-B, que hasta el cierre de la presente edición no respondió las consultas.

Sin embargo, en octubre de 2016, el gerente de la administradora portuaria explicó que las tarifas que cobra esa instancia estatal están vigentes desde 2005 y no sufrieron incremento.

“Nosotros tenemos unas tarifas que las conoce el importador y el exportador desde hace varios años, y  esas tarifas desde 2005 no se ha incrementado para el exportador y el importador boliviano”, manifestó Sánchez.

El responsable de la ASP-B detalló en esa ocasión que por un container de 20 pies, el cobro que hace la empresa asciende a 119 dólares, monto que incluye los servicios de custodia y fiscalización en el puerto de Arica.

Agregó que ese precio es similar a todas las tarifas comerciales que se cobra en puertos marítimos de cualquier país, ya que debe financiar el salario de funcionarios y la apertura de agencias en distintas regiones para “simplificar” los trámites de los importadores y exportadores.

Sánchez acotó que del total de las ganancias que recaudan, 70% se entrega a la Terminal Puerto de Arica, un 20% cubre los salarios y sólo queda un 10% de remanente para la empresa.

La mercadería

Objetivos Entre las metas previstas por la ASP-B para este año se menciona “mover un total de carga de 1.797.419 toneladas métricas”, de las cuales 1.747.069 toneladas corresponden al puerto de Arica y el resto (50.350) a otros puertos, según su informe de rendición de cuentas 2019.

Tareas en la hidrovía

Alcances Para este año, la ASP-B tiene planificadas tareas en el puerto multipropósito estatal de la Hidrovía Paraguay-Paraná. Estará a cargo de las plataformas logísticas, la elaboración de informes técnicos iniciales, análisis y generación de información estadística portuaria de la zona.

Puertos acreditados

Operación En el mismo informe oficial se menciona que los puertos en los que la ASP-P llevará a cabo sus actividades sobre las costas del Pacífico son los de Arica y Antofagasta, en Chile; e Ilo y Matarani, en Perú. En el Atlántico: Puerto Busch, Villeta, Rosario, Nueva Palmira y Montevideo.

El puerto principal

Movimiento De acuerdo con las estadísticas de movimiento de carga de contenedores de despacho de importación, en 2018 por Arica se contabilizó 41.072 carguíos, de los que los despachos directos (20 y 40 pies) sumaron 1.881, y los despachos indirectos sobrepasaron los 39.191 cargas.

4
37