Pese a anuncio, suspenden el primer vuelo La Paz-Apolo

La DGAC envió una carta a la FAB, en la que señala que está “preocupada”, ya que con este tipo de vuelos se puede poner en riesgo a toda la aeronáutica en Bolivia.
martes, 28 de mayo de 2019 · 00:04

Página Siete / La Paz

Pese al anuncio de la Gobernación de La Paz, de que el 27 de mayo iba a partir el primer “vuelo de integración social” La Paz-Apolo-Ixiamas, la Dirección General de Aeonáutica Civil (DGAC) negó ayer el permiso para llevar a cabo el viaje.

“La autoridad aeronáutica manifiesta su preocupación, considerando que el Estado boliviano ya ha sido observado por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) por realizar vuelos civiles con matrículas militares”, señala una parte de la carta enviada por la DGAC al comandante general de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) .

El periodista de Radio TV Apolo, Édgar Toro,  explicó a Página Siete que el documento de la dirección aeronáutica hace referencia a que está “muy preocupada” por dos observaciones.

“En el documento se señala que en octubre tendrán una auditoría internacional y que de hacerse ese vuelo (La Paz-Apolo) se estaría poniendo en riesgo la aeronáutica en Bolivia a través de la OACI. El gran error es que en algún medio  se informó que el vuelo se iba a hacer por el TAM, pero nunca se dijo  eso, sino que iba a hacerlo  la FAB”, afirmó.

La Ley 2902 de la DGAC señala que  dicha institución no tiene competencia para prohibir vuelos militares, tan sólo civiles.

Esta situación fue discutida el viernes entre la subgobernadora de Ixiamas, los representantes de la DGAC y  autoridades de Apolo, pero no se llegó a nada concreto debido a que representantes de la FAB no asistieron a la reunión, por lo que los vuelos fueron postergados sin fecha.

La anterior semana, el gobernador Félix Patzi anunció que el 27 de mayo,  en homenaje al Día de la Madre, se inaugurarían los vuelos hacia el norte paceño. El costo de los pasajes iba a ser   de 450 bolivianos para la ruta La Paz-Ixiamas y de  400 bolivianos con escala en Apolo.

Al respecto,  Édgar Ramos, director de Comunicacion de Gobernación, apuntó al Gobierno por la postergación y agregó que este hecho es un “boicot”.

“Al impedir vuelos militares de servicio social en los aeropuertos de Ixiamas y Apolo, provincias Iturralde y Tamayo, el Gobierno incurrió en un cuarto boicot al desarrollo del departamento. Antes fueron el Pacto Fiscal, el Campo Ferial de El Alto y el Hospital de Clínicas”, denunció el funcionario.

Ramos apuntó que los vuelos de integración no comerciales tenían el fin de salvaguardar vidas humanas en lugares de difícil acceso por tierra, pero la DGAC, dependiente  del Ministerio de Obras Públicas, se opuso a llevar a cabo los viajes.

La subgobernadora de la provincia Iturralde, Paola Guerra, cuestionó que el  camino a Apolo tiene un mantenimiento deficiente y son frecuentes los accidentes por el estado de la ruta.

A principios de 2017, el asfaltado de la vía San Buenaventura-Ixiamas fue abandonado por la empresa española Corsan Corvián. Ambas rutas están a cargo de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).

Este medio se comunicó ayer con el Ministerio de Obras Públicas, donde informaron que autoridades del Viceministerio de Transporte sostenían una reunión para tratar el tema.

 

Reporte sobre el aeropuerto

En julio de 2018, la Gobernación paceña entregó de forma oficial el aeropuerto de Apolo. En el evento, un avión del TAM transportó a autoridades departamentales hasta el lugar.

En esa fecha se dijo que la terminal aérea permitirá promocionar la actividad turística de esa región, que es uno de los ingresos al Parque Nacional Madidi.

La obra demandó una inversión de 49,3 millones de bolivianos, monto que fue financiado por la Gobernación, con 96%, y la Alcaldía de Apolo, con 4%.
 

 

3
8

Otras Noticias