Por la baja producción de gas, exigen exportar otros productos

En lo que va del año, el nivel extraído alcanzó un promedio de 42 MMmcd, volumen situado muy por debajo del registrado en 2014, cuando superaba los 60 MMmcd.
martes, 25 de junio de 2019 · 00:04

Página Siete /La Paz

Ante la caída de la producción de gas, que en promedio está en 42 millones de metros cúbicos/día (MMmcd)  y que en 2014 sobrepasó los 60 MMmcd, expertos sugieren elaborar una proyección del comercio exterior e incorporar productos, como los alimentos y la manufactura, con valor agregado.

 En lo que va de este mes, el promedio entregado se situó en 43,46 MMmcd, de los cuales 17,56 MMmcd llegaron al mercado argentino, 12,72 MMmcd a Brasil  y 16,22 MMmcd abastecieron el mercado interno.

En el caso de Argentina, está en un nivel de 17,56 MMmcd, en virtud de la segunda adenda, suscrita en febrero pasado, que señala que en la época de invierno se debe enviar entre 16 y 18 millones de metros cúbicos/día. 

Antes de la firma de ese documento, que tiene vigencia de dos años, se debía entregar no menos de 24 MMmcd. En el caso de Brasil, el contrato especifica un máximo de 30,08 MMmcd y un mínimo de 24 MMmcd.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, afirmó que con estos registros es importante hacer una proyección de lo que será el comercio exterior del país e  incorporar nuevos productos, con valor agregado.

“Para esto tenemos que analizar nuestras potencialidades y definir para lo que realmente podemos ser competitivos. Desde el IBCE hemos manifestado que para evitar que este déficit comercial se torne estructural, habida cuenta que éste sería el quinto año que estamos en un desbalance externo, hay que implementar   dos tipos de políticas: una  de promoción selectiva  y otra de sustitución competitiva de importaciones”, sugirió.

Sobre la segunda propuesta mencionó que se apuesta a la producción de  biocombustibles con el fin de sustituir la importación de diésel y gasolina, que el año pasado supuso erogar 1.200 millones de dólares.

 En el caso de los alimentos, comparó que exportar grano de soya no es lo mismo que vender aceites refinados o insumos.

Entre otro de los productos que se pueden desarrollar, por ejemplo en el occidente, están el tarhui o el pito de cañahua.

“Todo esto  ayudará a mejorar la posición de la balanza comercial en la exportación de servicios, alimentos u otros, con miras a disminuir este desbalance que hace que el PIB  (producto interno bruto) crezca menos y, por otra parte, que nos reste divisas de las reservas que salen del Banco Central de Bolivia”, afirmó.

Asimismo, mencionó que se requiere trabajar en un tema que está pendiente en la agenda pública y que se denomina productividad y competitividad.

“Hemos abogado tanto por la biotecnología, si en el país hubiera libre exportación,  libre acceso a la biotecnología, seguro que en el sector soya no hubiera llegado al problema que actualmente tenemos”, recordó.

Los expertos Francesco Zaratti, José Gabriel Espinoza, Mauricio Medinacelli y Juan Carlos Núñez (director de la Fundación Jubileo) analizaron el tema “¿ De qué vamos a vivir?  El futuro de las exportaciones de Bolivia”.

Los especialistas coincidieron el domingo en el programa El Pentágono, de TVU,  que este año otra vez habrá un déficit en la balanza comercial nacional  debido a que el país depende de las exportaciones del sector extractivo.

Núñez apuntó que se debe apostar por las exportaciones tradicionales, porque son las que generan fuentes de empleo.

Para Zaratti  se deben  incrementar las ventas al exterior por rubro  y se tiene que analizar cuáles son los productos que pueden subir y qué pueden   bajar, porque en la actualidad el dinero que recibe el país por los envíos son menores a lo que se gasta por la importación.

 

Punto de vista
Alejandro Arana Economista


Dependemos del volumen vendido

Se debe acelerar la inversión en la exploración hidrocarburífera, puesto que será muy difícil conseguir nuevos contratos de largo plazo y de grandes volúmenes si no se cuenta con un nivel que sea aceptable de reservas certificadas.

 Además debemos incrementar la producción actual, ya que en ocasiones no nos permite siquiera cumplir de manera oportuna con los actuales contratos de gas vigentes.

 En términos generales, debemos entender que el desarrollo y crecimiento a largo plazo de un país con una economía pequeña como la nuestra depende de las exportaciones y no del mercado interno.

En ese contexto, hay que potenciar aquellas áreas donde tenemos ventajas comparativas respecto a otros países y donde podemos lograr mayores beneficios del comercio.

 Hoy en día  dichas áreas siguen siendo la minería, hidrocarburos y el sector agrícola- ganadero, que son intensivos en mano de obra no calificada y tierra, con recursos que tenemos en abundancia.

 Para tal efecto es fundamental una política permanente y de Estado, de promoción en el exterior para abrir nuevos mercados, asimismo, mejorar la competitividad, que permita la fluctuación del tipo de cambio, elimine todas las restricciones a las exportaciones, permita el uso de la biotecnología y dé seguridad jurídica para la tenencia de la tierra.

 Sobre todo, que reduzca la burocracia y corrupción en todos las instituciones gubernamentales que extorsionan al pequeño y gran empresario.

19
3

Otras Noticias