Discurso del embajador británico en Bolivia, Jeff Glekin

domingo, 9 de junio de 2019 · 00:04

¡Deja de actuar como un niño! 

¿Por qué es eso un insulto?

Es la inocencia del niño y la falta de respeto por la convención la que puede gritarle al emperador que no tiene ropa. La valentía de niñas como Malala Yousafzai, que pueden enfrentarse a los talibanes por el derecho a tener educación, es una inspiración.  Los niños de hoy en día ven claramente que mi generación les ha fallado cuando se trata de proteger a nuestro planeta la destrucción que provoca el cambio climático, y están actuando en todo el mundo para pedir cuentas por ello a los adultos.

Los niños también tienen una habilidad especial para enseñarnos.  Cuando juegan tienen un sentido inherente de lo que es justo, y cuando miramos la política a través de los ojos de un niño, también sabemos lo que está bien y lo que está mal.  Necesitamos redescubrir esto con urgencia.

Los niños también nos ofrecen una salida, porque no guardan rencores. Debemos aprender de ellos cómo reconciliar nuestras diferencias mediante la acción para rectificar nuestras diferencias y ser amigos nuevamente.

Mi propia hija Ito me enseña. Fue ella la que me dijo “Daddy, no desperdicies el agua, debemos salvar el planeta”. Y es mi hijo Enzo, quien cuando juega al fútbol con pasión y alma me enseña que nunca debo rendirme y que siempre debo entregarme por completo en todo lo que emprendo.

Este año elegí a los niños como nuestro tema para celebrar el cumpleaños de Su Majestad la Reina. Qué mejor manera de hacerlo, cuando la Familia Real está celebrando por el nacimiento del primogénito del Príncipe Harry.

El Reino Unido ha contribuido enormemente a cómo vemos la niñez, desde las obras de Charles Dickens y Beatrix Potter hasta los personajes que han dado forma a la infancia de muchos de nosotros, como el osito Paddington, Alicia en el País de las Maravillas, Peppa Pig y Harry Potter. Podemos aprender muchas cosas de los niños. Por ejemplo,  ríen en promedio unas 300 veces al día, en comparación a sólo 20 de los adultos.

Nosotros, como padres, gobiernos y miembros de la sociedad, tenemos la mayor de las responsabilidades. Como dijo Kofi Annan: “No hay deber más importante que asegurar que los derechos de los niños sean respetados, que su bienestar sea protegido, que sus vidas estén libres de miedo y que puedan crecer en paz”. Podemos hacerlo mejor en este sentido. Mil millones de niños en todo el mundo viven en condiciones de pobreza. 22.000 niños mueren cada día debido a la pobreza.

Aunque la pobreza daña a todos los seres humanos, amenaza a los niños. Casi la mitad de la población que vive en extrema pobreza en el mundo es menor a 18 años.

La pobreza infantil es un asunto que confronta a todas las sociedades. Por eso debemos unirnos globalmente para luchar contra ella, y también contra las redes internacionales de trata y tráfico, que tienen a los niños y niñas entre sus principales víctimas. Una obligación de los adultos es preservar para los niños el planeta que les estamos dejando. Hay mucho por hacer en este campo y todos tenemos un papel que jugar.  Por ejemplo, en la Embajada estamos apoyando los esfuerzos de autoridades y sociedad civil para combatir el tráfico ilegal de vida silvestre, en especial el jaguar. Un proyecto para proteger al oso andino ha recibido importante financiamiento de la iniciativa Darwin del Reino Unido.

La educación también es muy importante para niños y adultos. Nosotros apoyamos en esto ofreciendo a los jóvenes profesionales bolivianos la oportunidad de estudiar posgrados en universidades británicas, con la beca Chevening. También hemos facilitado cursos de inglés para personal de la Cancillería, y hemos apoyado un estudio sobre la demanda para la enseñanza del idioma inglés en Bolivia. Parte de nuestro legado para los niños también deberían ser sociedades libres, en las cuales se preservan los valores de respeto a los derechos humanos y la democracia.

 En este punto no puedo dejar de referirme a la importancia de este año para la historia de Bolivia. Como parte de la comunidad internacional, no podemos involucrarnos en las elecciones de un país, pero podemos apoyar el proceso para velar porque las elecciones sean libres y justas. Un aporte nuestro en ese sentido ha sido el apoyo en la organización de un taller dirigido a periodistas para identificar las noticias falsas y combatir la desinformación. Esto es algo muy importante y necesario en un ambiente electoral, y nos complace que la plataforma Bolivia Verifica hubiera iniciado su trabajo en este campo.

Como saben todos los niños aquí presentes, y como lo cantaron los Beatles, no se puede lograr nada sin la ayuda de los amigos. Por eso quiero agradecer hoy a los amigos que han hecho posible esta estupenda celebración del cumpleaños de Su Majestad la Reina Isabel II en La Paz. Quiero destacar especialmente a Shell Bolivia, Eximbol, DyM con Chivas y también a la empresa de Turismo Crillón Tours.  Apreciamos de gran manera el apoyo que nos han dado el estudio jurídico Aguirre Quintanilla Soria Nishisawa, Consultores de Seguros SA, G4S, Marconsult, Sinchi Wayra y Cambridge College.

Y no puedo dejar de agradecer a la Unidad Educativa Gran Bretaña de El Alto, que nos ha prestado su coro hoy. Posteriormente a este acto vamos a hacer el sorteo de las rifas que ustedes han comprado y el dinero se entregará al colegio para ayudar con su infraestructura.  Muchas gracias también a Nidia Doria Medina por prestarnos los disfraces que estamos utilizando hoy. También quiero agradecer a mi equipo de la Embajada, porque realmente tengo el trabajo más fácil del mundo. Yo soy jefe de un equipo maravilloso, y ellos han logrado este evento sin mucho apoyo y con toda su pasión y su energía con que siempre hacen las cosas.

Mi agradecimiento también para nuestros amigos de AESA Ratings, Lazo de la Vega Abogados, Delizia, Santa Cruz International School, Salar Amazon Tours, La República, Prost, Colloky,  Urban Rush, Adventure Downtown  y Loki Hostel.

Hace apenas cuatro meses que estoy en Bolivia como Embajador del Reino Unido, y espero lograr muchas cosas para fortalecer las relaciones entre nuestros países, entre ellas las comerciales. Me gustaría ver que las cifras de comercio bilateral se dupliquen.

Al margen de lo que suceda con el Brexit, quiero continuar trabajando con mis colegas de la Unión Europea y con todo el cuerpo diplomático.

Hoy celebramos con los niños como protagonistas porque se los debemos. Dada la forma en que hemos actuado, dañando a nuestro planeta, fracasando en enfrentar el cambio climático, permitiendo la hambruna, la pobreza y el conflicto, tal vez sería mejor decir: “deja de comportarte como un adulto”. Tenemos tanto que celebrar sobre la niñez. Tenemos mucho que aprender. Entonces, la próxima vez que pensemos en llamar la atención a alguien por su conducta infantil, tal vez deberíamos pensarlo dos veces.  Y por mi parte, si alguien me dice que me estoy portando como niño, lo tomaré como un halago.

Les invito a brindar conmigo por Bolivia, por el Reino Unido, y por los niños y niñas de todo el mundo.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

192
95