Mypes: la venta de ropa usada causa pérdida de $us 100 MM

Un estudio realizado en 2006 muestra que la importación de prendería a medio uso llegaba a 8.000 toneladas anuales; un experto estima que ahora llega a 12.000.
miércoles, 24 de julio de 2019 · 00:25

Manuel Filomeno /  La Paz

La importación y comercialización de ropa usada genera pérdidas de al menos 100 millones de dólares anuales, según estimaciones de la Confederación Nacional de Micro y Pequeños Empresarios (Conamype), además de que es la causa principal del cierre de las unidades productivas en el país.

“La importación y venta de ropa usada afecta al país y a nosotros. Bolivia pierde más de 100 millones de dólares al internar la ropa usada, creo que eso es una gran pérdida para nuestro país, no lo podemos permitir a esta altura, todos los bolivianos”, dijo a Página Siete el presidente de Conamype, Germán Canaviri.

De acuerdo con el economista y experto en comercio internacional, Gonzalo Vidaurre, hasta la prohibición de la importación de ropa usada, a mediados de 2006, el volumen de fardos de prendas que ingresaba al país rondaba las 8.000 toneladas anuales, sin embargo, en la actualidad la internación de ropa a medio uso habría superado las 12.000 toneladas anuales.

Respecto al cálculo de los microempresarios, el economista indicó que no se aleja de la realidad, ya que antes de la prohibición de la importación de ropa usada por el Estado, la actividad ya movía una cifra millonaria.

“Hasta antes de la prohibición de la importación de la prendería usada, ésta se calculaba en alrededor de 40 millones de dólares; ajustando la inflación y el posible aumento de la importación ilegal, ahora podría llegar tranquilamente a los 100 millones de dólares”, estimó el experto.

A este monto, según Vidaurre, se debe sumar el daño al Estado por la falta de pago de aranceles, ya que la mercadería ingresa por la vía del contrabando, la cual llegaría a unos 40 millones de dólares adicionales.

“La prendería es el rubro que más aranceles paga, cerca del 40%, por lo que el ingreso ilegal de ropa usada generaría un daño económico al Estado de 40 millones de dólares adicionales a lo que dicen los microempresarios”, agregó el economista.

Desde hace unos días, los vendedores de prendería a medio uso se movilizan en demanda de la modificación del Decreto Supremo 28761 de 2006, por el cual se prohibió la importación y comercialización de ropa usada.

Asimismo, los ropavejeros demandan que se les deje tributar y se haga una carnetización al sector para limitar su crecimiento.

La ministra de Desarrollo Productivo, Nélida Sifuentes, cerró ayer la posibilidad de que el Gobierno levante la prohibición de la importación de ropa usada.

 Asimismo, indicó que los únicos puntos sobre los que el Gobierno dialogará con el sector son los contenidos en el acta de entendimiento que fue firmada el pasado 12 de julio.

Los puntos de esta acta son: identificar acciones para la conversión del sector; la identificación de iniciativas para la generación de empleos, y el establecimiento de controles para evitar la proliferación del sector.
 

 

5
11

Otras Noticias