Bolivia importa toda la ropa que usa; 24% llega de China

De acuerdo con el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, desde 2011 el país pasó de ser exportador de prendas a presentar una relación comercial negativa.
miércoles, 31 de julio de 2019 · 00:04

Página Siete  /  La Paz

Bolivia pasó de exportadora de prendas de vestir a ser una importadora neta; el 24% de la ropa que ingresa al mercado nacional proviene de China, de acuerdo con los registros del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Hasta 2015, Bolivia exportaba 51 millones de dólares en prendas de vestir e importaba por un valor de 14 millones de dólares; mientras que el año pasado, las compras del exterior sumaron 43 millones y las ventas alcanzaron los ocho millones de dólares, según reporte de la institución, sobre la base de la información tomada de las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Bolivia pasó de ser un país exportador de prendas de vestir a ser un importador neto, las compras superaron a las ventas desde 2011, cuando se registró el primer déficit comercial del sector, ensanchándose la brecha en los siguientes años”, comunicó el IBCE, en su reporte.

Los años con mayores déficit en el comercio exterior de prendería fueron 2015 y 2016, cuando la diferencia negativa entre importaciones y exportaciones superó los 40 millones de dólares.

Asimismo, a mayo de 2019, las importaciones de ropa de Bolivia fueron casi ocho veces superiores a las exportaciones, al dejar un saldo comercial negativo de casi 16 millones de dólares.

En esos términos, el año pasado China fue el principal proveedora de ropa para Bolivia, cuya participación llegó al 24% del total de las importaciones del sector –lo que significó compras de unos 10 millones de dólares–, seguida por Brasil y Colombia.

Asimismo, las importaciones de prendas de vestir pagaron el año pasado gravámenes de casi nueve millones de dólares. En tanto que a mayo de este año, estos llegaron a los cuatro millones de dólares. Los años en los que se pagó mayores derechos de importación fueron 2013 y 2014, gestiones en que las compras exteriores de prendas de vestir pagaron 19 millones de dólares.

El caso de la ropa usada

La semana pasada, el  presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), Germán Canaviri, señaló que la importación de ropa usada, prohibida en el país desde 2006, mueve al menos 100 millones de dólares por año, lo que causa daños a la industria nacional, que debe competir en desventaja contra esas prendas.

Por su parte,   el economista especializado en comercio internacional, Gonzalo Vidaurre, indicó que  hasta la prohibición de la importación de ropa usada, a mediados de 2006, el volumen de fardos de prendas que ingresaba al país rondaba las 8.000 toneladas anuales, sin embargo, en la actualidad, la internación de ropa a medio uso habría superado las 12.000 toneladas anuales.

Vidaurre agregó que al ingresar por vías ilegales al país, la ropa “americana” no paga aranceles ni gravámenes por importación, lo que representa un daño al Estado de al menos 40 millones de dólares anuales.

Hace unos días, los comerciantes dedicados a la venta de ropa usada se movilizaron para demandar que se modifique el decreto 28761, por el cual se prohíbe la importación y comercialización de ropa usada.

Los ropavejeros, quienes según sus dirigentes superan los 250 mil, piden que se autorice la internación de ropa usada  temporalmente y se detengan los decomisos de su mercadería por parte del Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando.

Los ropavejeros prometen  facturar

  •   Compromiso Los vendedores de ropa usada demandan la legalización de su sector y el cese de los decomisos y posterior destrucción de su mercadería. Además, señalaron que quieren tributar y someterse a un proceso de carnetización para limitar el crecimiento del sector, ya que en la actualidad están activos al menos 250 mil vendedores que se dedican a la venta de ropa usada.
  • Respuesta Sobre esta posibilidad, la ministra de Desarrollo Productivo, Nélida Sifuentes,  indicó que ese tema debe ser estudiado por el Ministerio de Economía;  sin embargo, adelantó que es poco probable que el pedido sea tomado en cuenta, ya que la propuesta sólo es un intento de “confundir a la población” y recordó que una actividad ilegal no puede facturar.
7
16

Otras Noticias