Un bloque de la termoeléctrica cubrirá la demanda de Argentina

El ministro Rafael Alarcón señaló que se exportarán entre 80 y 120 MW de energía hasta el norte argentino, para generar hasta $us 30 millones de ingresos.
sábado, 10 de agosto de 2019 · 00:49

Manuel Filomeno / Yacuiba

 Las enormes turbinas giran sobre las cabezas de los curiosos lugareños que miran con asombro cómo todo el complejo se ilumina como un gigantesco árbol de Navidad. Son ocho turbinas a gas natural y cuatro a vapor; aprovechando el escape de las primeras, conforman un ciclo combinado de cuatro bloques (dos turbinas a gas y una a vapor cada bloque).

La noche del jueves, luego de un acto marcado por las consignas políticas, el presidente Evo Morales inauguró la segunda fase de la Termoeléctrica del Sur, en Yaguacua, a 37 kilómetros de Yacuiba, y anunció que desde esa planta saldrá la energía que abastecerá al norte argentino en los siguientes meses.

“Un solo bloque de esta planta, que tiene cuatro, puede cumplir con los compromisos de exportación de energía al norte argentino; 120 megavatios (MW) de potencia saldrán de un bloque, para viajar a través de nuestra línea de transmisión hasta Argentina”, dijo el Presidente.

Uno de los operarios de la termoeléctrica de Yaguacua.

Ahora mismo, la energía no puede viajar hasta el país vecino; una línea de transmisión debe ser finalizada en el territorio argentino y faltan negociaciones complementarias al acuerdo de oportunidad, firmado por Bolivia y Argentina en 2015, el cual establece, en promedio, una demanda de entre 80 y 120 MW y que generará ingresos de hasta 30 millones de dólares anuales.

“Pensamos interconectarnos a la subestación Tartagal, que está a 110 kilómetros de la Termoeléctrica del Sur. Se necesita una línea de transmisión que implica 40 kilómetros en territorio nacional ya construidos y 70 kilómetros en territorio argentino, que debido a la legislación argentina ha tomado más tiempo del previsto”, precisó el ministro de Energía, Rafael Alarcón, quien participó  en el acto.

La autoridad estimó que dentro de dos meses como máximo se concluirá la línea de interconexión. “Hemos firmado un acuerdo de oportunidad en 2015, por el cual se inyectará entre 80 y 120 megavatios, que es lo que se hará en una primera fase”, resaltó.

El Presidente recorre la planta junto  con  otras autoridades.

La demanda del mercado interno llegó a 1.511 MW y el sistema interconectado cerrará este año con 3.200 MW de oferta. “Se tiene electricidad suficiente para cualquier proyecto energético y excedentes suficientes”, dijo.

La planta costó 465 millones de dólares y alimentará al Sistema Interconectado Nacional con 480 MW, aunque ahora sólo opera al 50% de su capacidad, ya que la mitad de los bloques están en un proceso de calibración para hacer los ciclos combinados.

“Esta planta nos garantiza energía eléctrica en 20%, base importante para la inversión y generación de industrias”, opinó el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery.

 

 

13
10