Amaszonas vuela a Chimoré, la ruta abandonada por BOA

La aerolínea privada inauguró ayer sus viajes al trópico de Cochabamba. En las agencias de turismo dicen que los pasajeros prefieren ir a ese sitio por tierra.
sábado, 17 de agosto de 2019 · 00:04

Manuel Filomeno /  La Paz

La aerolínea Amaszonas inauguró ayer sus vuelos al  aeropuerto Soberanía, del municipio de Chimoré, del trópico de Cochabamba, ruta que fue abandonada a finales del mes pasado por la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BOA).

“Vamos a poner nuestro hombro para que los precios en este destino se mantengan económicos, para que la gente pueda venir aquí a hacer turismo, a hacer deporte, hay tantas cosas que se pueden hacer aquí que realmente estamos orgullosos de empezar a desarrollar este destino turísticamente”, dijo el gerente de Amaszonas, Sergio de Urioste.

De acuerdo con el ejecutivo de la línea aérea, Amaszonas volará a Chimoré desde Santa Cruz y Cochabamba, con conexiones a La Paz dos veces a la semana, los viernes y domingos a las 16:00, con un costo que oscila los 200 bolivianos, pero la empresa no descarta ampliar frecuencias.

“Nosotros nos especializamos en las rutas turísticas, empezamos a volar a Rurrenabaque con sólo una frecuencia semanal hace casi 20 años, y ahora hemos llegado a tener siete, hasta ocho vuelos al día. Aquí estamos comenzando con dos vuelos semanales, pero estoy seguro que poco a poco, con el esfuerzo de todos, vamos a ir ampliando las frecuencias y vamos a tener vuelos diarios”, manifestó.

 De Urioste agregó que si bien en una primera instancia este nuevo destino tiene un carácter turístico, en un futuro se espera también que beneficie al comercio exterior, a la salud y el transporte de la población del trópico del departamento valluno.

Por su parte, el presidente Evo Morales, presente en el arribo del primer vuelo,  pidió a la población local un buen trato para los turistas nacionales y extranjeros que arribarán a esa región.

“Mi pedido a la población, mucha amabilidad, hospitalidad, a turistas pasajeros que vengan”, manifestó, a poco del arribo del avión de Amaszonas.

Además, Morales pidió a los trabajadores del aeropuerto que lleven a cabo sus labores con “mucha responsabilidad y puntualidad (...). También desde acá demostrar cariño, afecto a los que visitan. Hay que administrar (el aeropuerto) como si fuera nuestro”, agregó.

  BOA abandonó la ruta

El pasado 29 de julio, la estatal BOA anunció la suspensión temporal de sus tres frecuencias hacia Chimoré, al indicar que las naves que operaban la ruta se encontraban en mantenimiento.

Sin embargo, de acuerdo con varios operadores de turismo en La Paz consultados por este medio, la ruta -que era cubierta por BOA con tres frecuencias- no es atractiva para los turistas, que prefieren viajar al Chapare por tierra desde Cochabamba o Santa Cruz. Una situación similar ocurre con Copacabana, cuyos visitantes visitan por carretera.

Terminal aérea

  • Construcción El aeropuerto Soberanía, de Chimoré, fue entregado en 2015. La pista de aterrizaje tiene una longitud de 4.000 metros, con un ancho de 47 metros, el área de plataforma es de 240 metros de longitud por 100 metros de ancho.
  • Infraestructura La terminal aérea consta de un edificio de pasajeros, casetas de peaje y control, edificio de salvamento y extinción de incendios, edificio terminal de carga, torre de control, bloque técnico y central eléctrica. 
  • Costo La inversión destinada a la obra asciende a 240.521.400   bolivianos. Entre las obras complementarias se encuentran las vías de iluminación interna, camino perimetral, área de parqueo y señalización, entre otros.

La DGAC y Boeing hacen seguimiento a naves estatales

De acuerdo con la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), tanto la autoridad, como el fabricante Boeing hacen seguimiento a los aviones que opera Boliviana de Aviación.

En respuesta a un cuestionario que Página Siete envió a la DGAC, se informó que el martes 13 de agosto se llevó a cabo una reunión tripartita entre el fabricante, la autoridad y la aerolínea, con el objeto de analizar los recientes incidentes reportados.

“El martes 13 de agosto del presente, la DGAC, el fabricante Boeing y Boliviana de Aviación tuvieron una videoconferencia para analizar de manera conjunta e identificar la causa raíz de algunos reportajes e incidentes suscitados recientemente”, comunicó la DGAC por escrito.

 La autoridad agregó que los detalles de la reunión se encuentran en análisis por diferentes instancias, con el objetivo de identificar las causas de los incidentes y brindar mayor seguridad a los pasajeros de la línea aérea que depende del Estado.

El pasado martes, el presidente Evo Morales  pidió  disculpas por los numerosos incidentes protagonizados por Boliviana de Aviación, por los aviones “avanzados” y por la falta de pilotos de la aerolínea, que -admitió- presenta un “problema estructural” que tiene que ser solucionado.

“Algunos aviones en leasing están ya un poco avanzados, ya hemos planificado cómo cambiar, tenemos que mejorar. Yo quiero pedir a nombre de la empresa estatal disculpas, tenemos que superar, se presenta  este tipo de problemas”, manifestó.

En su criterio, BOA tiene que asumir las responsabilidades de los incidentes registrados dentro y fuera del país, por lo que ahora se trabaja en ese tema.

Anuncian que Avianca dejará de volar a Santa Cruz

La línea aérea colombiana Avianca dejará de volar de Lima (Perú) a Santa Cruz, junto con otros destinos de baja rentabilidad para la empresa, de acuerdo con declaraciones de fuentes cercanas a la empresa.

Con base en información del sector aeronáutico, se sabe que desde diciembre Avianca también dejará de operar vuelos directos desde Lima a las ciudades de La Habana (Cuba), Cali, Medellín (Colombia) y Santa Cruz.

 Un comunicado de la empresa, además, señala que el plan de rescate de la empresa supondrá la reducción de la flota de aviones, la venta de activos no estratégicos y la optimización de la rentabilidad operacional, la cual supone la cancelación de 25 rutas y la reducción de frecuencias en los mercados de Centroamérica, Norteamérica y Perú.

“El ajuste de la red es una de las principales acciones implementadas en lo que va del año. Las modificaciones se dieron para servir a aquellas con mayor demanda y mejor desempeño. Por esta razón, se cancelaron 25 rutas y se redujeron frecuencias. Los ajustes tuvieron lugar principalmente en los mercados de Centroamérica, Norteamérica y Perú,  buscando así ubicar los recursos en rutas más rentables”.

En la actualidad, la empresa enfrenta un complicado panorama; durante el segundo trimestre del año,  sus pérdidas llegaron a 408 millones de dólares, cifra que implicó un aumento en ese ítem de más de 11 veces con respecto al primer trimestre del 2018, cuando tuvo un saldo en rojo de 35,5 millones de dólares.

Esta situación llevó a que la compañía reporte pérdidas acumuladas que llegan a 475,9 millones de dólares en el primer semestre del año, casi 15 veces la pérdida que tuvo entre enero y junio del año pasado y fuera declarada en default por la calificadora S&P el mes pasado.

 

2
8

Otras Noticias