Pdvsa llegó a Bolivia con Evo y tras fracasos dejó de operar

Desde que llegó al país, se planificó que la petrolera estatal venezolana concentre sus labores en 12 áreas, pero sólo exploró dos, las cuales resultaron negativas.
viernes, 10 de enero de 2020 · 00:04

Lidia Mamani / La Paz

La empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) llegó en 2006 a Bolivia  de la mano del expresidente Evo Morales, cuyo objetivo era desarrollar en el país proyectos de exploración, producción, refinación, cadenas de distribución, procesamiento e industrialización de hidrocarburos, debido a la amplia experiencia que tenía en su país  como gran productor de petróleo.

Las buenas relaciones entre Morales y el extinto mandatario venezolano Hugo Chávez hicieron que Pdvsa abra una sucursal en Bolivia en el primer año de gestión del gobierno del MAS, como emblema de cooperación entre ambos países socialistas.


Para ese cometido, en 2006 se suscribió el acuerdo denominado Cooperación en el Sector Energético, que fue rubricado por los dos exmandatarios.

Luego, mediante el Decreto Supremo 29189, de julio de 2007, se  autorizó la conformación de la Sociedad de Economía Mixta YPFB-Petroandina SAM,  que incorporó a YPFB Corporación y Pdvsa Bolivia SA, cuyo objetivo era explorar y explotar hidrocarburos en áreas reservadas y adjudicadas a la petrolera estatal.

Asimismo, mediante el Decreto Supremo 29130, de mayo de 2007, se ratificó el acuerdo y se dispuso que para cumplir el mandato    la   sociedad debía impulsar actividades   de   exploración   en   busca de yacimientos de hidrocarburos e inicios de explotación, cuya producción debía ser transferida a YPFB.

La conformación de la sociedad fue distribuida en un 60% para YPFB y 40% para Pdvsa, según el decreto supremo.

Asimismo, en 2008  la petrolera nacional informó que  mediante Resolución de Directorio de YPFB 043/2007 y 007/2008, a Pdvsa se le asignaron  12 áreas reservadas para ejercer actividades de exploración y explotación.

Desde entonces, en  julio de 2008 se concretaron dos contratos de exploración y explotación entre YPFB y YPFB Petroandina SAM, para las áreas Lliquimuni, en el norte del departamento de La Paz, y Timboy, en Tarija (foto). En ambos casos, pese a estar vigente, por una u otra razón  las exploraciones demoraron y no se volvió a mencionar nunca más la situación de las otras zonas.

Los fracasos y la paralización

Desde 2011, Petroandina -filial que resultó de la unión entre YPFB y la venezolana Pdvsa- ya anunciaba la perforación de dos pozos exploratorios petroleros en La Paz y Tarija, pero la obra recién comenzó a inicios de  2013.

Ese año se dijo que iba a ser histórico por el inicio de labores en el norte paceño, porque  los paceños iban a recibir regalías e inversiones, y que el país sería autosuficiente con la producción de petróleo, el mayor carburante importado y para el que se destina grandes partidas de dinero.

Sin embargo, ese fue el inicio de una sociedad fallida, que  llegó a su fin con la muerte del expresidente Chávez, en marzo de 2013, lo que provocó que  Petróleos Venezuela suspenda de forma temporal sus inversiones en exploración de nuevos campos de gas y petróleo en Bolivia.

Por esos días se comunicó que Pdvsa daría paso a su socia boliviana para que invierta en los campos que le fueron adjudicados mediante los decretos.

Para el desarrollo de las áreas se programó una inversión de casi 900 millones de dólares, de los cuales entre 2008 y 2013 sólo se habían destinado 108 millones de la moneda extranjera. Hasta 2016 se conoce que el monto no superó los 180 millones dólares, destinados tanto para Lliquimuni como para  Timboy.

La segunda mala noticia se dio en marzo de 2015, cuando en Tarija se admitió que  el pozo Timboy X2 no tuvo un hallazgo con valor comercial de hidrocarburos y resultó ser un fracaso.

 Una situación similar se registró en marzo de 2016 con el pozo  Lliquimuni, cuando  el entonces presidente de YPFB, Guillermo Achá, indicó que las operaciones del proyecto de perforación exploratoria  culminaron con el hallazgo de  volúmenes hidrocarburíferos  “no comerciales”, es decir que el proyecto de búsqueda de crudo no fue exitoso.

Las expectativas fueron alentadas por estudios preliminares realizados en 2011 por Petroandina, que hablaba de la posibilidad de hallar unos 50 millones barriles de crudo y un billón de pies cúbicos de gas natural.

En esa fecha, la Fundación Jubileo opinó que en su momento se debió definir mejores criterios al seleccionar a la empresa Petróleos de Venezuela.

Después de los fracasos, no se volvió a escuchar de la empresa mixta  ni de nuevas operaciones por llevar a cabo en el país. En sus oficinas en la ciudad de La Paz tan sólo quedaron unos cuantos funcionarios de la compañía.

 Matrícula de Pdvsa expiró en 2018

La matrícula de funcionamiento de la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) expiró en la gestión 2018, de acuerdo con el registro de la página electrónica de Fundempresa.

La información disponible muestra que la firma se registró para hacer trabajos de producción, refinación, transporte y comercialización de hidrocarburos, servicio de inspección, técnica nacional e internacional de hidrocarburos.

Como contacto tiene a María Palacios, quien fue aprehendida el miércoles  cuando intentaba salir del país con 100 mil dólares, en un vuelo a Argentina, con escala en Santa Cruz.

Al respecto, el Ministerio Público abrió una investigación de todas las actividades de Pdvsa en Bolivia, luego de la detención de la supuesta funcionaria.

 

17
1