Claros empleó en Sabsa a ocho familiares y direccionó contratos

El exgerente de la empresa puso a trabajar en la firma estatal a su suegro, tres cuñados, las esposas de dos de sus primos y hasta a dos de sus ahijados.
miércoles, 08 de enero de 2020 · 01:28

Manuel Filomeno/ La Paz

El exgerente de Servicios de Aeropuertos  Bolivianos SA (Sabsa) Milton Claros contrató a ocho de sus familiares para ocupar cargos en la empresa estatal, reveló  a Página Siete el actual gerente de la institución, Roberto Cortez, quien además señaló que una investigación dio cuenta de que el 61% de los contratos firmados por Sabsa fueron entregados de manera directa.

 “Hemos detectado varios casos en los que funcionarios dependientes de Sabsa tenían relación de parentesco con autoridades de Estado o del mismo gerente general de la empresa. En este último caso hemos detectado a ocho personas con parentesco con el señor Claros. Había casos en los que estaba el suegro trabajando, el cuñado como encargado de transparencia, relaciones de ese tipo”, dijo Cortez en entrevista con este medio.

Claros puso a trabajar en Sabsa a su suegro, a sus tres cuñados y a dos de las esposas de sus primos, además de dos de sus ahijados.

 Asimismo, dio trabajo en esa empresa a la hija de un exministro del gobierno del MAS y a la hermana del asistente que tenía el expresidente Evo Morales.

Estas personas percibían sueldos  de entre 4.000 y 10.000 bolivianos, según un informe del Ministerio de Obras Públicas.

Cortez señaló, además, que la investigación que se lleva a cabo en Sabsa detectó también un incremento sustancial en la planilla a partir del momento en el que la empresa fue nacionalizada.

“Hasta 2012, antes de la nacionalización de Sabsa, la empresa contaba con 415 empleados, entre personal operativo y administrativo. En octubre de 2019, el personal había llegado a los 858 trabajadores sin explicación alguna, sobre todo porque los mayores incrementos se dieron en el área administrativa”, señaló.

Respecto al incremento en términos monetarios, la planilla pasó de costar 53,1 millones de bolivianos anuales, en 2012, a 124,9 millones de la moneda nacional, tuvo un incremento del 124%.

Asimismo, se detectó que sólo entre febrero y octubre del año pasado se contrataron a 70 personas, entre las cuales figuraban familiares de autoridades del anterior gobierno y de altos ejecutivos de la empresa, cuyos sueldos significaron un gasto adicional de 500 mil bolivianos.

“Sólo el año pasado, hijos de ministros y exministros, ahijados, familia política de personas relacionadas al régimen de Evo Morales ingresaron a trabajar a Sabsa, son 70 trabajadores, los cuales suponemos que ingresaron por el tema del año electoral y que significaron un incremento en la planilla de cerca de medio millón de bolivianos”, agregó el gerente de la compañía.

Las contrataciones directas

Otra de las irregularidades identificadas en Sabsa se refiere al tema de las contrataciones.

Entre 2013 y 2019, la administradora de los tres principales aeropuertos del país invirtió al menos 412 millones de bolivianos en proyectos de infraestructura, de los cuales el 61% fue adjudicado de manera directa.

“El 61% de estas adjudicaciones se hicieron de manera directa o por invitación directa. En este grupo se observan adjudicaciones recurrentes a grupos de empresas, invitaciones recurrentes a las mismas empresas en distintos procesos de contratación, invitaciones a empresas inexistentes o ‘fantasmas’, entre otras irregularidades”, apuntó.

En el proceso de fiscalización, Cortez agregó que se detectaron obras que fueron ejecutadas sin que exista un contrato, sin orden de trabajo y sin fiscales de obra.

El exgerente incluso contrató empresas sin experiencia específica en aeronáutica, “a pesar de que el requisito figuraba en el Documento Base de Contratación”, acotó el funcionario.

 El gerente de Sabsa comentó que todas esas obras ahora se encuentran en proceso de auditoría, con el fin de identificar responsabilidades e iniciar procesos a los responsables.

 

Sabsa no se nacionalizó por 3 acciones

El gerente de Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa), Roberto Cortez, señaló que sólo tres acciones valuadas en 100 bolivianos cada una evitaron que la empresa termine nacionalizada.

  “En 2013, Bolivia, luego de un arbitraje con la empresa española Abertis,  pagó  160 millones de bolivianos por 66.374 acciones de Sabsa y asumió todos sus pasivos, sin embargo, no compró tres acciones con un valor de 100 bolivianos cada una, lo que evitó que la empresa se nacionalizara”, afirmó el funcionario.

Cortez agregó que esta operación parece haberse realizado para evitar que la empresa fuera fiscalizada como una empresa estatal y de esa manera “escudarse” en su naturaleza de privada.

“Como con otras empresas públicas, el gobierno olvidó comprar las tres acciones para que Sabsa mantenga su naturaleza jurídica y no tener que rendir cuentas frente a sus fiscalizadores”, acotó.

 

 

2
156

Otras Noticias