Presencia de tres petroleras está en riesgo, según expertos

En general la industria ha sido muy golpeada por la sobreoferta y la pandemia, en épocas como ésta, los inversores evalúan dónde colocarán su capital, señalan.
miércoles, 14 de octubre de 2020 · 00:04

Lidia Mamani /  La Paz

La presencia en Bolivia de algunas empresas petroleras como Pluspetrol, Petrobras y Shell, entre otras, está en riesgo porque después de un contexto internacional y el impacto de la pandemia de la Covid-19, ahora buscan concentrarse en otros países donde hay bajos impuestos, mayor producción y estabilidad jurídica, algo que no se evidencia en el país, consideraron tres expertos.

El exministro de Hidrocarburos  Álvaro Ríos  afirmó que ante el contexto internacional que se registra, en el que hay bajos precios del petróleo, estancado en 40 dólares el barril, y el impacto de la Covid-19, hizo que las petroleras a nivel global hayan reformulado sus proyectos y portafolio de inversión, con el cual deciden salir o quedarse en una determinada región.

“Se puede evidenciar que  en las páginas web de Shell y Petrobras ofrecen sus activos, al igual que la firma Total. Conocemos que Shell se desprenderá de varios activos en América Latina, no solamente en Bolivia, sino en Argentina, Perú y  Colombia, que irá saliendo, porque su directorio lo decidió”, analizó el experto en hidrocarburos.

Dijo que considera que  Shell decidió no seguir, porque tampoco ha continuado con la perforación del segundo pozo, en el bloque Huacareta, en Tarija, lo que demuestra que ya no se ve un interés en Bolivia.

No obstante, en julio pasado petrolera angloholandesa descartó que tenga la intención de irse. “En este momento, todavía vemos mucho potencial en el país”, afirmó el gerente general de Shell, Rik Sneep, en contacto con El Deber.


En el caso de Petrobras, no se ve un trabajo nuevo ni en el campo San Alberto ni en San Antonio, ambos en Tarija, y sus operaciones en Colpa-Caranda están paradas. En esa misma línea está Pluspetrol Bolivia que hace tiempo quiere vender sus activos en Bolivia, pero a la fecha no lo logra, según Ríos.

“Todo esto nos lleva a la conclusión que  estas grandes empresas están con la intención de irse y están revisando sus activos en Bolivia. ¿Qué significa revisar? Primero, frenar inversiones, segundo ver cómo se deshacen de sus activos o cómo los venden, que si bien no será inmediato puede ser dentro de uno o dos años, debido a que han priorizado otros mercados”, señaló.

En su criterio ante este panorama, si bien hace una década se tenía a varias empresas petroleras en el país, puede ser que en los próximos años vayamos viendo la salida de cada una, debido al contexto internacional y a las condiciones que hay en Bolivia, en el que hay mercados de gas reducidos, bajos precios y elevado sistema fiscal.

El expresidente de la Cámara Boliviana de Energía e Hidrocarburos (CBHE)  Carlos Delius  confirmó que se escucha que Petrobras tomó una decisión de ver la posibilidad de poner a la venta los activos que tiene en Bolivia, esto como parte del plan que tienen de concentrarse en exploración y explotación costa afuera en Brasil.

En el caso de Shell, que operaba los campos que compró de British Gas, los mismos están agotados, hizo un pozo exploratorio de gran profundidad sin éxito  y sólo se quedaron con su participación en el bloque Caipipendi.

“No lo he escuchado de buena fuente, pero parece lógico que pierdan interés. Lo de Pluspetrol es parecido, sus campos están en declinación y con el presente marco legal y fiscal que se tiene en Bolivia, hay lugares mucho más atractivos donde poner sus dólares. En general la industria ha sido muy golpeada por la crisis de sobreoferta y luego por la pandemia, hay menos dólares y lo que hacen los inversores en épocas como ésta es medir muy bien dónde colocarán su dinero”, evaluó Delius.

Para el analista Hugo del Granado, Petrobras está con ganas de irse realmente, está esperando que ingrese el próximo gobierno para tomar decisiones, porque hay compromisos que se los tiene que negociar.

Aunque también aclaró que  no se tiene un plazo sobre la salida de la petrolera, por tanto, es un tema que tomará un tiempo.

“El próximo gobierno tiene que alistar un equipo técnico que vaya a negociar con las petroleras, entender de qué se trata el negocio  y negociar para que la salida se dé en un tiempo prudencial y que sea en las mejores condiciones. Pero también, si se quiere mantener en el país a las empresas y atraer a otras, hay que cambiar las reglas de juego, enviar mensajes positivos, de estabilidad y ser más generoso”, sugirió Del Granado.

Las  consecuencias

  • Comprador  En la medida en que no haya nuevas inversiones en exploración de hidrocarburos, Bolivia corre el riesgo de convertirse en mayor importador de gasolina y diésel e incluso dentro de 10 años corre el riesgo de ser importador de gas natural.
  • Problemas  El próximo gobierno tiene que hacer cambios en YPFB, de lo contrario se tendrán “problemas” de dólares en el país con la mayor importación de combustibles. Tiene que tomar una acción de inmediato para que las petroleras continúen invirtiendo en el país y sean socias de la estatal petrolera, si no se advierte un panorama complejo, según Álvaro Ríos.

 

 


   

55
5

Otras Noticias