Con crédito de $us 7.000 MM se superaría umbral recomendado

Los organismos multilaterales como el BID, Banco Mundial y el FMI recomiendan que el ratio Deuda/PIB no supere el 40%, la CAF marca el umbral en 50%.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:04

Lidia Mamani  /  La Paz
Los 7.000 millones de dólares en créditos, que el Gobierno gestiona con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y  el Banco Mundial (BM), dispararán la deuda externa hasta un 46% del Producto Interno Bruto (PIB). Según expertos, el umbral no debería pasar del 40% como tope, como calculan dos organismos internacionales, aunque la CAF recomienda hasta un máximo del 50%.

A junio de este año, de acuerdo con el Informe de Política Monetaria (IPM) 2020 del Banco Central de Bolivia (BCB), el saldo de la deuda externa pública de Bolivia sumó 11.300 millones de dólares, monto que significa el 28,4% del PIB (ver gráfica).

El Banco Mundial y el FMI recomiendan que el umbral entre la deuda externa y el PIB no debe superar el 40%,  mientras que la CAF define un máximo de hasta un 50%.

El economista Jimmy Osorio explicó que, si los 11.300 millones de dólares representan 28,4%, de los 40.000 millones que es el PIB, entonces con los 7.000 millones, la deuda puede subir a 18.300 millones y el porcentaje del umbral llegar a 46%.

Aunque si a ese monto se suma la deuda interna, alrededor de 11,2 millones de dólares, y los 7.000 millones, el porcentaje puede superar el 74% del total del PIB proyectado.

“Cuando un país está altamente endeudado, baja su calificación de riesgo, es decir que los países y organismos multilaterales modifican sus condiciones antes de otorgar créditos a un país endeudado, lo que conlleva a que no sea atractivo para la inversión extranjera directa, y por ende también no es atractivo para la transferencia tecnológica ni la generación de empleo. En síntesis, el endeudarse demasiado tiene muchas implicaciones”, analizó Osorio.

Consideró que, para no correr esos riesgos, lo que se tiene que hacer en situaciones de ajuste económico, es la reducción del gasto público, se debe mejorar la inversión pública, tanto en monto como en rendimientos, y se debe aplicar políticas fiscales eficientes, como condonaciones impositivas o refinanciamientos.

Para René Martínez, investigador de la Fundación Jubileo,  el monto que se anuncia de los 7.000 millones de dólares es bastante alto. Para acceder a un préstamo como tal, habrá que analizar varios elementos como las condiciones del crédito, además que esté acompañado de un plan económico.

“Con este monto se puede señalar que se superará el umbral del 40% de sostenibilidad de la deuda externa, que es el límite máximo recomendado, se puede llegar al 43%. Es importante recomendar que los créditos que se gestionan  estén acompañados de un plan económico y que se analice el destino, porque no puede ir para proyectos que no tengan retorno económico, como sucedió en anteriores años”, consideró Martínez.

Según el economista Germán Molina, Bolivia requiere recursos frescos para financiar el Presupuesto General del Estado 2021 (PGE), que irán a proyectos de inversión, de salud, de infraestructura, entre otros,   que servirán para reactivar la economía.

“Bolivia tiene aún un margen para seguir endeudándose. Ya el FMI ha señalado a todos los países que  no es momento de reducir el gasto fiscal y que pueden recurrir al endeudamiento externo por la pandemia de la Covid-19. Al recurrir a estos créditos de 7.000 millones se está asumiendo una medida preventiva, porque el nuevo Gobierno hasta que asuma, si es que hay segunda vuelta, pasarán por lo menos tres meses, por tanto, se tienen que hacer las gestiones”, indicó Molina.

Mencionó que las recaudaciones de impuestos y otros ingresos han caído bastante, por lo que ya no se cuenta con recursos nuevos;  entonces,  si se tiene una oportunidad de acceder a esos préstamos, hay que tomarla, ya que más adelante los organismos internacionales pueden cambiar de idea.

El ministro de Economía  Branko Marinkovic reiteró ayer que Bolivia necesita alrededor de 7.000 millones de dólares para  2021 y otros 7.000 millones para  2022, dos años que serán difíciles.

“A partir de eso, creo que la economía no va a necesitar inyección de afuera y vamos a poder generar nuestros propios recursos”, afirmó en contacto con los periodistas.

En su criterio, se necesitarán muchas gestiones para conseguir ese financiamiento,  que se puede dar si se presenta un plan de reactivación serio.

 

 


   

4
10