Gobierno recomienda devaluar pero deja decisión a su sucesor

Según el Ministro de Economía, el tipo de cambio fijo genera un desfase que perjudica a las exportaciones nacionales, por lo que es necesario un ajuste.
viernes, 16 de octubre de 2020 · 00:04

Página Siete  /  La Paz

El Gobierno recomienda devaluar la moneda de manera controlada, pero deja la decisión a su sucesor. Así lo manifestó ayer el ministro de Economía, Branko Marinkovic.

“Tenemos un desfase y  es algo que va a tener que tocar el próximo gobierno. Ese desfase  es el tipo de cambio. Nos estamos volviendo poco competitivos porque nuestra moneda está muy fuerte, así que vamos a tener que devaluar en algún momento, de manera controlada, pero hay que hacerlo, de otra manera corremos el riesgo de convertirnos en un país netamente importador”, señaló la autoridad en diálogo con la prensa.

Según Marinkovic, por su tipo de cambio, los productos bolivianos no pueden competir con otros producidos en países vecinos como Argentina o Brasil, por lo que de no realizarse un ajuste, se corre el riesgo de que el país sólo pueda vender al exterior materias primas, sin valor agregado.

“La producción de Brasil y Argentina está entrando a los mercados con precios muy bajos, por eso tenemos que ver de ajustar, de devaluar un poco para poder darle un respiro a nuestro sector exportador, sin embargo, ese es un tema que nosotros no vamos a tocar, hay que hilar muy fino para ver cómo equilibrar esas cuentas”, agregó la autoridad.

Por su parte, el nuevo presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Agustín Saavedra, garantizó la estabilidad de la cotización del boliviano frente al dólar.

“No venimos a descubrir la pólvora ni pretendemos crear un sinónimo de ella, simplemente queremos ser buenos administradores en este momento de continuidad. Es un tiempo de transición y no se considerará en ningún momento la palabra devaluación. Tampoco la palabra dolarización (...) ni ningún manejo dispendioso de las reservas internacionales”, afirmó la nueva autoridad del ente emisor.

Saavedra agregó  que su gestión se centrará en la misión del BCB, que consiste en mantener la estabilidad de la  moneda, con el fin de contribuir el desarrollo económico y social, y el crecimiento del país.

“Tenemos como visión mantener la estabilidad, (...) pero una estabilidad dinámica y con crecimiento. Somos conscientes de que estamos atravesando una crisis universal de proporciones tremendas”, manifestó.

Reactivación de la economía

Marinkovic señaló que el próximo gobierno tendrá varias tareas pendientes para lograr la reactivación de la economía y que la actual gestión está tratando de sentar las bases para que  se lleve a cabo.

Por ejemplo, el Ministro de Economía señaló que es necesario achicar el aparato estatal, ya que esta demanda 4.000 millones de bolivianos mensuales sólo en pago de planillas, monto que se duplica en diciembre por el pago de los aguinaldos.

“Sobre el tema de la reactivación, ésta tendrá que ser un tema de muchas decisiones para el próximo gobierno, uno respecto al achicamiento del estado por que la situación actual es insostenible, con los ingresos que tenemos no es posible. Tenemos un Estado gigantesco, pagamos todos los meses  4.000 millones de bolivianos solamente en sueldos en Bolivia, que en diciembre se complica por el pago de aguinaldos, llegando a los 8.000 millones de bolivianos, eso es algo realmente insostenible. No es fácil manejar todo esto, pero se está haciendo todo lo necesario”, señaló.

Por otra parte, la autoridad indicó que es necesario incentivar  la inversión petrolera y crear alianzas estratégicas para inyectar recursos a la economía. 

“Es necesario incentivar la inversión petrolera, lamentablemente eso demora bastante y vamos a tener que ser muy creativos para que el Banco Central y la banca privada trabajen juntos para inyectar recursos”, puntualizó.
 

Estrepitosa caída del PIB  de -11,11%; contracción en varios sectores

Al primer semestre de 2020, el Producto Interno Bruto (PIB) del país registró un decrecimiento de -11,11% debido a los efectos directamente relacionados a la pandemia de la Covid-19 que afectó a todas las economías del mundo.

Los únicos tres sectores de la economía que registraron crecimiento durante los primeros seis meses del año fueron las comunicaciones, con un crecimiento del 6,1%, principalmente por el incremento de conexiones de internet fijo, los servicios de la administración pública, con crecimiento del 1,5%, y la actividad agropecuaria, que registró una expansión del 1,5%.

El resto de los sectores presentaron contracción en su crecimiento debido a las medidas de confinamiento y a la crisis generada por la cuarentena.

Esto se ve reflejado en el decrecimiento del sector de la construcción, que registró una contracción de -50,9%, mientras que la actividad minera cayó en -38,6% y los servicios de transporte en -17,5%.

“En el caso de construcción, las obras públicas y privadas se paralizaron totalmente en el mes de abril y, parcialmente, en los meses de mayo y junio. Por su parte, el sector Minerales Metálicos y No Metálicos se vio fuertemente afectado por la pausa en la producción de plomo, plata y zinc desde fines de marzo hasta mediados de mayo, con lo cual la actividad cayó de forma acumulada en 38,56% al segundo trimestre del año”, señala el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

 

 

 

 


   

27
81