Industria, diversificación y empleo, los tres pilares del plan económico de Arce

Los sectores de hidrocarburos, minería, siderúrgica y recursos evaporíticos son el centro del plan de industrialización, así como el desarrollo de la economía naranja y el trabajo digno para jóvenes y mujeres.
miércoles, 21 de octubre de 2020 · 00:04

Página Siete / La Paz

Industrialización de las materias primas, como los hidrocarburos, minerales y el litio, la diversificación productiva y el fortalecimiento del empleo son tres de los principales pilares del plan económico del virtual presidente Luis Arce Catacora, según el  proyecto presentado por el candidato del Movimiento Al Socialismo.

“Es necesario acelerar el proceso de industrialización de nuestras materias primas, impulsando los proyectos de cambio de la matriz energética, industrialización de nuestros recursos evaporíticos e hidrocarburíferos, para conformar una industria básica en el país: química, siderúrgica y petroquímica; además, se necesita una política de sustitución de importaciones, de diversificación e incremento de los volúmenes de exportación, con la intención de fortalecer la generación de divisas y empleo”, señala el plan.

Según el programa de gobierno, durante los 14 años en el poder del MAS, se pudo avanzar en la industrialización de los recursos naturales, citando por ejemplo la construcción de las plantas separadoras de líquidos, la planta de urea y amoniaco, y el proyecto de la planta de propileno y polipropileno, así como otros proyectos como la siderúrgica del Mutún y las plantas de industrialización de los recursos evaporíticos en los salares de Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes.

“En el siguiente quinquenio se desarrollará la química básica en el país, así como la generación de tecnología, que como se concibió la ciudadela tecnológica, contribuirán a un desarrollo industrial más acelerado y tecnificado”, explica el programa.

Este pilar se relaciona con la diversificación productiva, señalando que  de esta manera  el Estado desarrollará lo que una industria, la cual debe ser complementada con la industria liviana, que puede estar a cargo del sector privado, el Estado o empresas mixtas. 

Sobre este punto, se prevé apoyar a la industria naciente con incentivos, premios a la innovación, celeridad en la apertura y disminución de los trámites burocráticos, así como apoyo a los productores en las áreas de ciencia y tecnología, inocuidad alimentaria, procesos de exportación, importación de insumos, gobierno electrónico para tributación y obligaciones laborales. 

“El nuevo e inestable contexto internacional, los precios más bajos de las materias primas, requieren de la diversificación de la oferta exportable con productos de mayor valor agregado, y la ampliación de los mercados. Todo esto con el fin de reducir los impactos que pueda sufrir nuestra economía por futuros cambios en los términos de intercambio”, agrega.

Sobre el tercer pilar, el empleo, el plan indica que es necesario propiciar la generación de empleos de calidad para jóvenes y mujeres, en condiciones estables y con esquemas de aseguramiento social de corto y largo plazo. 

Asimismo, el plan acota que en necesario promover los emprendimientos de las industrias digitales y promover la economía naranja, así como el desarrollo de de incentivos para mejorar la productividad de nuestro ecosistema empresarial. 

“Por tanto, la ampliación de los programas actuales de generación de empleo para jóvenes debe articularse a iniciativas y políticas de apoyo a emprendimientos innovadores. Estas intervenciones funcionarán bajo esquemas de capital semilla, fondos concursables, capitalización privada o crédito. Se debe complementar las acciones con programas de pasantías y servicio civil en el sector público para jóvenes”.

Estas iniciativas deberán cumplir con un doble propósito. Por un lado, generar procesos de   profesionalización y, por el otro, abrir oportunidades de empleo a través de incentivos e información clara sobre la disponibilidad de espacios laborales. 

El plan también señala que es necesario la equidad entre trabajadores y trabajadoras, a través de planes de inclusión laboral, mejora de condiciones y equidad salarial para las mujeres.

“No se debe dejar de lado el empoderamiento económico de las mujeres: éstas recibirán incentivos para ampliar su incorporación al mundo laboral y entrarán en esquemas de protección social en los cuales se conciliarán las responsabilidades familiares con las actividades económicas. La liberación de las mujeres de la doble carga laboral puede lograrse a través de la promoción de la corresponsabilidad en las tareas del cuidado, guarderías y otros servicios de apoyo a las jefas de hogar en hogares monoparentales”.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

13
89