BOA: Casso apunta a exgerente por supuesta contratación ilegal

Según el exgerente, la Gerencia de Operaciones, a través de una nota de requerimiento, fue la que solicitó la contratación de pilotos después de hacer convocatorias.
miércoles, 12 de febrero de 2020 · 00:04

Página Siete /La Paz

El exgerente de Boliviana de Aviación (BOA) Ronald Casso atribuyó ayer    al exgerente de Operaciones  Adolfo García    la supuesta contratación irregular de pilotos extranjeros, que se realizó desde  2014 hasta 2019, según la declaración que prestó ante la Fiscalía de Cochabamba.

Según el exgerente,  el estatuto de BOA establece que en el caso de sucursales en el exterior, el gerente general tiene la atribución de otorgar poderes en los que se establece las atribuciones y responsabilidades para el manejo administrativo de una sucursal en cada país.

“(...) Cumpliendo esta atribución, se otorgó un poder a Adolfo García  para que gestione la sucursal de BOA en Miami (EEUU) y de acuerdo al estatuto, contrae los bienes y servicios necesarios para el funcionamiento de la empresa. Es en esta calidad de apoderado y responsable de la sucursal Miami que él firma el contrato de provisión de pilotos (...)”, señala parte de la declaración que hizo   Casso.

 Afirmó que  la Gerencia de Operaciones, a través de una nota de requerimiento, fue la que solicitó la contratación de pilotos,  que fue autorizada  luego de que se hicieron convocatorias públicas en Bolivia, pero no se pudo conseguir personal “boliviano suficiente”.

  Sobre el pago, informó que era la Gerencia de Operaciones la encargada de dar conformidad del servicio y en Miami es donde se hacía el pago.
 

 La denuncia y salida

A fines de enero pasado, el gerente general de BOA, Juan Carlos Ossio, presentó  una denuncia formal en contra de exejecutivos de la empresa aérea estatal por los delitos de conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado, por ocasionar un daño económico a la compañía estatal.

Según la querella, el  daño económico alcanza a 5 millones de dólares por los contratos de 42 pilotos de nacionalidad cubana, colombiana y estadounidense, en contravención al artículo 64 de la Ley de Aeronáutica Civil.

  Esta última norma establece que el plazo para este tipo de contrataciones no debe superar los seis meses, renovable por una sola vez, previa demostración de la necesidad debidamente justificada, pero ese tiempo fue superado por  seis años, es decir desde 2014  hasta fines de 2019, para la cual se erogaron entre 32.000 y  40.000 dólares por mes.

Según el Ministerio de Obras Públicas, la empresa Aero Leasing Training Investiments Inc. (ALTI),  que intermediaba con  los pilotos extranjeros, fue la que se benefició de esa cobranza “millonaria”.

En los antecedentes sobre la contratación, señala que BOA inició sus operaciones en la ruta Madrid-Bolivia en diciembre de 2012, con aeronaves bajo la modalidad avión, tripulación, mantenimiento y seguro, por ello Casso decide incorporar aeronaves de largo alcance B767-300, con el fin de cubrir Madrid y Miami, esta última operaba con aeronaves B737-300, pero que debían hacer escala técnica en Panamá.

Entonces, con el fin de cumplir requisitos exigidos por la Autoridad Aeronáutica Boliviana, para certificar y operar las B767-300, en 2014  y ante la “supuesta inexistencia de pilotos bolivianos capacitados”, contratan a ALTI,  que fue hecha por Adolfo García, que en ese entonces era representante legal de BOA, señala la querella presentada en días pasados.

Este último, que luego pasó a ocupar  el cargo de gerente de Operaciones de BOA,  salió del país el pasado 30 de enero, según el reporte de la Dirección Distrital de Migración de Cochabamba.

En el documento precisa que el movimiento migratorio se realizó por la ruta de Puerto Suárez, en Santa Cruz, que conecta con el país vecino de Brasil y que para el mismo uso su pasaporte.

 

 

7
4

Otras Noticias