Regulación financiera marginó a prestatarios chicos desde 2014

El número de demandantes de crédito bajó de 135 mil a 30.000. Los pequeños requerían entre $us 500 y $us 10.000, pero se priorizan montos de $us 1 millón.
domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:04

Candido Tancara / La Paz

 La nueva Ley de Servicios Financieros obligó a  los bancos a colocar los créditos productivos y vivienda social hasta el 60% de su cartera  con el propósito de cambiar el enfoque de la matriz productiva. Cinco años después (2019) esta medida marginó a los pequeños prestatarios.

Estos   tienen menores posibilidades de acceso a un crédito y favoreció a los grandes acreedores con el consecuente sobreendeudamiento. “Hasta 2013 el sistema bancario recibía, insertaba en el círculo de la actividad bancaria a nuevos prestatarios y en promedio por año ingresaban  135 mil nuevos prestatarios. ¿Qué pasa a partir de 2014? (Desde que) rige la nueva regulación el número de prestatarios cae a 30.000  prestatarios por año”, sostuvo el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos.

Recordó que hasta  2013 el crédito promedio en la banca era de 9.300 dólares. Eso significa que las micro y pequeñas empresa accedían desde los 500 dólares hasta 1.000, 10.000 dólares (en moneda boliviana) promedio de 9.000 dólares. 

“De esa manera la gente con menores posibilidades de acceso, con demandas más chicas de crédito, se han visto marginadas”, añadió.

Sin embargo, creció el número de prestatarios grandes o que solicitan créditos en millones de dólares. “Hasta 2013 el 26% de los créditos eran mayores al millón de dólares,  con la regulación 2019 ese 26% se incrementó  hoy a 35% de los créditos con mayor a un millón de dólares”, añadió.

Villalobos sostiene que esta situación aumentó el volumen del crédito o concentración en un solo sector y en contra del aumento del número de prestatarios. “Este hecho disparó en el sistema la concentración crediticia (dando) señales de sobreendeudamiento (en un solo sector). Al no crecer el número de prestatarios significa que la banca ha venido prestando a las mismas empresas, a los mismos  prestatarios créditos que en promedio eran más altos”, anotó.

“Es ahí donde se percibe (que) la cartera de los bancos ha crecido significativamente a tasas del 13%, por año (desde 2014), pero ha crecido concentrando el crédito cada vez en menos prestatarios; entonces,  los balances de los bancos se tornan más riesgosos, hay concentración del crédito a raíz de menor cantidad de prestatario”, remarcó.

El ejecutivo de la Asoban alertó de otro efecto negativo de la nueva regulación vigente hace cinco años referido a la caída de la contribución del sector productivo al crecimiento de la economía nacional. “Qué pasa desde 2014, cuando se impone la nueva regulación a la banca, se colocan más recursos al sector productivo, pero la participación y contribución del sector productivo decae y resulta que desde 2014 hasta  2019 esa participación, que era mayor al 50%, hacia   2019 está en el orden del 40 y 45%; hemos vuelto a los nivel de 2004 y 2005”, dijo.

Villalobos sostuvo que después del fin de los altos precios de las materias primas, la economía del país ha vuelto a lo que era antes de hace 14 años. “Hemos vivido un periodo de bonanza, un efecto precio de las materias primas que han favorecido a las arcas del Estado, pero  hemos retornado a niveles (anteriores). Ese es un efecto del comportamiento de la cartera de créditos  en la banca”, añadió.

La banca obtuvo 304 millones de dólares de utilidades durante  2019, que significan  39 millones de dólares más que en 2018, pese al año electoral y el último trimestre bloqueado por la crisis política. Este crecimiento de la banca en 13%, en términos monetarios, fue similar  a  2016 aunque entonces porcentualmente la expansión fue  de 15,3%.

Villalobos anticipó que este año  las utilidades del sector no tendrán un crecimiento del 13% como el año anterior “ni 8% ni 7%”  debido a que “es previsible que este crecimiento se vea afectado” por las condiciones económicas que están cambiando. 

Sin embargo, el secretario ejecutivo de Asoban manifestó que  “la banca ha venido capitalizándose sistemáticamente en todos estos años en los que ha generado este nivel de utilidades que se observa e incrementó su patrimonio de 1.300 a 2.400 millones de dólares”.

La nueva ley del sector puso topes a las tasas de interés.

Asoban: “El ahorro generalizado del público se ha visto afectado”

En los últimos cinco años se ha afrontado un periodo de desaceleración en la economía y en general los ingresos del país se han visto afectados, y el ahorro generalizado del público se vio afectado”, dijo el secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos.

Como una consecuencia de la disminución de los ingresos del país, en los últimos cinco años, “los depósitos hacia fines de 2019 apenas alcanzaron un crecimiento del 1% y la cartera durante 2019 creció al 7%”, dijo el ejecutivo.

 Dijo que “la tendencia constante de la cartera de crédito de 2019 y los últimos cinco años creció en 13%, por año, y los depósitos no han acompañado precisamente ese esfuerzo de expansión crediticia y los depósitos han tenido un crecimiento más modesto en los últimos años, crecieron 8%” en promedio.

El ejecutivo manifestó que “se ha quebrado un poco el acompañamiento que debe haber entre depósito y cartera”. “El rol de la banca es la intermediación,  los ahorros del público no han crecido de acuerdo con las expectativas;  es más, las cuentas de ahorro y corriente no han crecido y este crecimiento modesto del 1% se atribuye a los depósitos de plazo fijo, son los que de alguna manera han compensado ese estancamiento”, subrayó.

Villalobos explicó que “ese crecimiento marginal de los depósitos, cada vez más depende del ahorro institucional. “Las cuentas de ahorro, de 7.600 millones de dólares, hacía fines de noviembre (de 2019) se redujeron a 6.800 millones de dólares; significa que hubo una reducción en el ahorro y liquidez de bancos de 800 millones de dólares”, dijo.  Sin embargo, destacó que  en los últimos meses empezó la recuperación del ahorro.

 

 

12