Tras seis años de déficit en alza, Gobierno prevé reducirlo a 6,6%

viernes, 07 de febrero de 2020 · 00:24

Manuel Filomeno  /  La Paz

Luego de seis años de déficit fiscal en alza, el Gobierno prevé reducirlo este año a 6,6% del Producto Interno Bruto (PIB), afirmó ayer el titular del Banco Central de Bolivia (BCB), Guillermo Aponte, en la firma del Programa Fiscal Financiero.

“El Programa Fiscal Financiero 2020   prevé continuar con la reducción del déficit fiscal, que en 2018 fue 8,1%; en 2019 bajó a 7,2% y en 2020 se prevé que descienda hasta 6,6%”, señaló.

Bolivia registra déficit fiscal desde 2014, cuando los gastos del Estado superaron a los ingresos como resultado del final del superciclo de precios de las materias primas y acabó con ocho años de superávits (2006-2013).

En 2014 el déficit fiscal cerró en 3,4%; en 2015 llegó a 6,9%; en 2016 se situó en 7,2%; en 2017 acabó en 7,8%; en 2018 registró un 8,1%, y en 2019 llegó a 7,2%.

El presidente del ente emisor destacó que la reducción del déficit fiscal permitirá el adecuado financiamiento de los proyectos estratégicos del Estado y la continuidad del pago de los bonos y cubrir los programas sociales.

“Esta reducción del déficit nos permite un adecuado financiamiento interno al sector público, crédito interno neto al sector no financiero y cambios en las reservas internacionales, coherentes con los requerimientos de la economía, pero respetando la incorporación de las políticas redistributivas y de vocación social a través de los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy y la Renta Dignidad”, manifestó.

Aponte apuntó que los mecanismos de corrección de los desequilibrios en las cuentas fiscales, iniciados a fines del año pasado, continuarán en 2020.

 “La política fiscal continuará ajustando el déficit, velando por la sostenibilidad fiscal y apoyando a la actividad económica con un balance adecuado entre el gasto corriente y el de capital que permita mantener un crecimiento económico sostenido y permita preservar los mecanismos de protección social”, afirmó.

En el mismo acto, el ministro de Economía, José Luis Parada, indicó que  el esfuerzo que hace el Gobierno busca dar certidumbre a los bolivianos, de que sus recursos van a ser administrados de una manera responsable.

“En años pasados veíamos que había algunos proyectos que no tenían un verdadero impacto social o económico y que eran cargados con déficit fiscal, sólo por su impacto político; ahora estamos siendo racionales”, dijo.

El ministro añadió que también se trabaja en la reducción del déficit comercial (la relación negativa entre lo que el país importa y exporta) con la liberación de las exportaciones de algunos productos y el avance hacia la liberación de la economía.

Crecimiento e inflación

El Programa Fiscal Financiero 2020 establece, entre otras proyecciones, un crecimiento del PIB nacional de 3,5% para la presente gestión, uno de los más altos de América Latina.

“El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, el Ministerio de Planificación del Desarrollo y el BCB acuerdan en el presente programa financiero 2020, el objetivo de crecimiento del PIB de 3,5% para 2020, en un rango entre 2,6 y 4%”, declaró el presidente del Banco Central.

Las autoridades encargadas de las finanzas del Estado que suscribieron el programa estimaron que la inflación acumulada para este año llegará al 3,4%.

Estos indicadores son menores a los presupuestados el año pasado por el anterior Gobierno, que estimaba un crecimiento del 4,5% (al tercer trimestre de 2019 el crecimiento fue de 2,86%) y una inflación del 4% (a fin de año el acumulado fue 1,47%).

Sin embargo, las previsiones de la actual administración se mantienen en la línea de lo pronosticado por los organismos internacionales de economía.

Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el crecimiento del PIB boliviano en 2020 será de 3,8%, mientras que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señaló que se situará entre 3% y 3,8%;  en tanto     el Banco Mundial proyectó una expansión del 3,6%.

 

32
70

Otras Noticias