Proyecto del 10% para salud no prevé recursos del PGE y delega obligaciones

La propuesta de norma excluye al Presupuesto General del Estado y dicta que las gobernaciones, alcaldías y gobiernos indígenas reserven el 10% a los servicios médicos, aunque los tres superan ese margen.
lunes, 2 de marzo de 2020 · 00:22

Fernando García T. / La Paz

El “Proyecto de Ley del 10% para la Salud” no prevé el otorgamiento de recursos del Presupuesto General del Estado (PGE) para mejorar los servicios médicos públicos, además de que transfiere la responsabilidad de cumplir con ese porcentaje a los gobiernos departamentales, municipales e indígenas.

“La presente ley tiene por objeto establecer como porcentaje mínimo de aportación para el subsector público de salud perteneciente al Sistema Público de Salud (SPS), el 10% de los presupuestos de cada uno de los niveles de gobierno, identificando las fuentes de recursos, regulando su distribución entre el subsector público perteneciente al SPS y la gestión del Servicio Territorial de Salud (STS) en la jurisdicción nacional”, dice el artículo 1 del documento.

Desde el título: “Proyecto de Ley del 10% para la Salud”, la propuesta que está en análisis dejó de incorporar el “10% del Presupuesto General del Estado para la salud”, y según un experto, el contenido de la norma deja más dudas que certezas.

“Lo  más relevante del artículo 1 es la asignación del 10% de los presupuestos de cada nivel de gobierno con relación a su totalidad. Además, establece que se deberán identificar las fuentes de los recursos, aunque este aspecto no debería tener relevancia, puesto que ya se definió en un principio como aspecto imperativo la asignación del 10% del total de sus presupuestos”, indicó el analista Jimmy Osorio.

El presupuesto total de 2020 para los diferentes niveles de gobierno es de 262.099 millones de bolivianos, de los cuales la asignación actual al sector de la salud es de 12.068 millones.

En la actualidad, los gobiernos departamentales, municipales e indígenas no sólo cumplen con la premisa de destinar el 10% de sus presupuestos a los servicios médicos, sino que en todos los casos superan ese porcentaje.

Los cuatro niveles de gobierno   asignan a la salud un presupuesto del 4,6% del PGE, y conforme a lo establecido en el artículo 1 del proyecto de ley, se deberá alcanzar los 26.210 millones de bolivianos de presupuesto para ese sector, monto que representa el 10% de cada nivel.

El nivel departamental en la actualidad consigna el 46% de su presupuesto a la salud, es decir que tendría un saldo de 994 millones de bolivianos. Algo parecido sucede con el nivel municipal, que para 2020 asignó 14,9% de su presupuesto a los servicios médicos públicos; de ajustarse al 10% conforme al proyecto, llegará a tener un remanente de 2.082 millones de bolivianos.

Por último, los Gobiernos Autónomos Indígenas Originarios Campesinos (Gaioc) tienen un presupuesto de 44 millones de bolivianos, de los que el 28,4% (12 millones de bolivianos) los destinan al sector de la salud.

“El problema se da en el  nivel central, ya que actualmente consigna un 1,9% de su presupuesto al sector salud y, de aplicarse el proyecto de ley, tendrá que reasignar 18.746 millones de bolivianos al sector”, apuntó Osorio.

El nivel central del  gobierno tiene para este año un presupuesto de 231.297 millones de bolivianos, de los que tienen reservados 4.384 millones para la salud, un monto que representa el 1,9% de su presupuesto.

Con el proyecto de ley planteado, su aporte del 10% de su presupuesto destinado a los servicios médicos del sistema público hará que el monto crezca hasta los 23.130 millones de bolivianos, lo que le deja un saldo por cubrir de 18.746 millones.

Al reasignar recursos y restar los remanentes de los otros tres niveles del Estado, el faltante para llegar al 10% del presupuesto central es de 14.142 millones.

Contradicciones con el TGN

El artículo 4 del proyecto señala que “a partir de la vigencia de la presente ley, el Tesoro General del Estado, los Tesoros Departamentales, Municipales y de las Autonomías Indígena Originario Campesinas destinará como mínimo el 10% de sus respectivos presupuestos a favor del subsector público de salud...”.

Para Osorio, este artículo contradice al primero. “En el artículo 1 se establece como porcentaje mínimo de cada nivel de gobierno un 10% de sus presupuestos; en cambio, en el artículo 4 ya no se habla del nivel de gobierno central sino que se establece el 10% del Tesoro General de la Nación (TGN), dejando de lado el presupuesto del resto de las entidades que conforman el nivel central, como las empresas públicas y entidades descentralizadas autárquicas, que si bien aportan al erario nacional, administran sus propios recursos y sus presupuestos incrementan el total del presupuesto del nivel central”, explicó el analista.

El presupuesto del TGN y del resto de los niveles del Estado llega a 119.152 millones de bolivianos, de los cuales la asignación presupuestaria actual de los cuatro niveles al sector salud es de 12.068 millones, que representan un 10,1% de la asignación.

Como sucede en el caso del PGE, los niveles departamentales, municipales e indígenas superan la asignación del 10% de sus presupuestos de tesoro para la salud. Pero no sucede lo mismo con el nivel central, que de sus 88.350 millones de bolivianos de presupuesto del TGN destina el 5% (4.384 millones de bolivianows) a la salud, por lo que tiene un saldo por cubrir de 4.451 millones.

“Después de revisar más de una vez el Proyecto de Ley del 10% para la Salud quedan más dudas que certezas. Al principio habla de un 10% del PGE y luego se refiere  al 10% del Tesoro General del TGN, reemplazando al nivel central. Lo que sí queda claro es que el 10% al que se refiere el proyecto no es en ningún caso el 10% del Presupuesto General del Estado”, manifestó el autor del análisis del documento.

La FAM dice que ya cumple con el 10% y pide socializar la ley

La Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM), a través de su presidente  Ávaro Ruiz García, quien es alcalde de la municipalidad de Uriondo (Tarija), aseguró que ya cumple con la asignación del 10% de sus presupuestos para los servicios de salud, por lo que pidió que el contenido del “Proyecto de Ley del 10% para la Salud” sea socializado.

“En general, un 90% de los gobiernos municipales siempre han destinado más del 10% de sus presupuestos a la salud (...). Sería importante que el Proyecto de Ley del 10% para la Salud sea socializado, que en el Parlamento haya una postura de que podamos analizar y debatir el tema de las asignaciones y competencias con los diferentes niveles del Estado, para ver cada uno cuánto aporta”, sostuvo Ruiz García.

La autoridad señaló que a lo largo de varios años los gobiernos municipales destinaron 10% de sus presupuestos para infraestructura, equipamiento y contratación de personal.

“La salud no es un tema de porcentajes, no es un tema de sólo aumentar recursos, hay otras variables mucho mas importantes como la salud preventiva que nos permitirían mejorar mucho más nuestro sistema de salud”, manifestó a Página Siete.

Sobre las competencias, el titular de la FAM afirmó que la mejora de los servicios públicos de medicina incluye no sólo recursos económicos, sino humanos.

“Hay que ver cómo van a financiar este programa los otros niveles del Estado, el departamental y central para mejorar el sistema que no sólo involucra el tema de recursos, sino también la administración del personal. Hay ítems de los TGN departamentales y contratos municipales que buscan mejorar la salud”, dijo.

Ruiz García agregó que el sector al que representa está a la espera de que las autoridades del Gobierno  lo  convoque  para analizar el proyecto de ley.

“Estamos dispuestos a sentarnos y ajustar lo que haya que ajustar en el proyecto de ley para que la implementación del SUS y la ley siga avanzando. Tengo la esperanza de que el Parlamento nos convoque al diálogo”.

Punto de vista
Padre Mateo, impulsor del 10% del PGE para salud
10% del PGE a la salud es la idea

El Proyecto del 10% para la salud se presentó tres veces desde 2017 hasta ahora. Como es un tema de financiación, aquí la clave son las fuentes.

De todas maneras, los cambios fundamentales vienen en el reglamento, pero la idea general se ha mantenido en el proyecto de ley. Ya en la etapa de reglamentación se podrá  incluir mayores detalles sobre el tema de financiación.

Pero la idea más clara y más sencilla que hay que desarrollar en la norma es que se mantenga el espíritu, que el 10% del PGE sea destinado a salud, esa es la idea más básica y elemental y que no admite discusión.

En el tratamiento debe especificarse que el 10% del presupuesto debe abarcar a todos los niveles: el nivel central, las gobernaciones, municipios y   las autonomías indígenas.

Eso es elemental, esto compete a todos los niveles del Estado, porque cada uno tiene su presupuesto, pero ese 10% corresponde a los presupuestos específicos de cada uno de los niveles que tiene el Estado.

Los tres niveles deben asignar el 10% de sus presupuestos a salud porque cada uno tiene competencias diferentes.

Debe quedar muy claro que la asignación debe ser del 10% para cada nivel del Estado.

Es necesario hacer una reingeniería económica que deben hacer los tres niveles del Estado. Si el Gobierno destina el 10% como mínimo, quiere decir que las gobernaciones y los municipios van a recibir la plata que les corresponde y no van a tener que gastar en ítems, esto es una gran ventaja.

Las promesas de asignar mayor presupuesto a la salud pública

  • Cuestionarios A fines de enero, Página Siete envió un cuestionario al Ministerio de Economía, para que explique si se prevé asignar el 10% del PGE a la salud y cuáles iban a ser las fuentes de financiamiento. Asimismo, el miércoles 26 de febrero se envió un segundo cuestionario relativo al proyecto de ley que está en análisis. En ambos casos, funcionarios de esa cartera afirmaron que ninguna autoridad había autorizado enviar las respuestas.
  • Cálculo Con el 10% del Presupuesto General del Estado (PGE) que la presidenta Jeanine Añez comprometió para el sector de la salud, el Gobierno tendría que asignar 28.224 millones de bolivianos a los servicios públicos de medicina.
  • Compromiso Incrementar los recursos para mejorar los servicios médicos públicos es una medida que el Gobierno decidió tomar, aunque sin aclarar las fuentes de financiamiento para aumentar los recursos a ese sector.
  • Recursos Desde hace varios años el promedio de asignación presupuestaria para la salud se situó en alrededor del 5%. En 2019 llegó al 7,5%, por la implementación del Sistema Único de Salud (SUS).
4
33