Gas y petróleo: Gobierno anuncia el descubrimiento de dos reservorios

Se calcula que el pozo de petróleo aportará a la producción de líquidos unos 400 barriles por día y comenzará a producir desde el próximo mes. La exploración del yacimiento de gas concluirá en dos meses.
sábado, 7 de marzo de 2020 · 01:26

Lidia Mamani / La Paz

 El Gobierno anunció ayer el descubrimiento de dos pozos nuevos que inyectarán hidrocarburos a la producción del país. Se trata de Yarará, en Santa Cruz, que producirá petróleo desde el siguiente mes, y de Sipotindi, en Chuquisaca, que se espera  aporte gas dentro de unos dos meses.

“Sobre el campo de los hidrocarburos, instruí que se hagan nuevas inversiones y quiero anunciarles que en las últimas horas nuestra empresa nacional YPFB ha hecho dos hallazgos muy importantes para nuestro país”, anunció ayer la presidenta Jeanine Añez, luego de suscribir la octava adenda al contrato de compra-venta de gas entre la petrolera estatal y Petrobras, en representación de Brasil.

La mandataria afirmó que se descubrió un campo de gas en Chuquisaca, y un pozo de petróleo en Santa Cruz, que comenzará a producir desde abril.

El presidente de YPFB, Herland Soliz, precisó que el pozo de petróleo es el Yarará X1, ubicado en el municipio de Yapacaní, Santa Cruz. Para descubrir su potencial se perforó a más de 4.000 metros de profundidad.

“Se llegó a la profundidad necesaria;  de esta forma se realizaron las pruebas de producción a este pozo, que indican que tendrá una producción de 400 barriles por día (BPD). Estamos en trabajos de determinación para concluir y explotar el petróleo, y desde abril sumar a la producción nacional y subir las reservas de líquidos”, manifestó Soliz.

También explicó que en el departamento de Chuquisaca por estos días se perfora el pozo Sipotindi X-1, en Macharetí. En la zona ya se superaron los 6.300 metros de profundidad, aunque todavía faltan unos 300.

“En las últimas horas ya se ha medido lo que tenemos en el fondo de la superficie y hay presencia de gas natural. Estamos en la formación Huamampampa, misma formación geológica que es productora de hidrocarburos, de ahí sale la producción de los campos San Alberto, Incahuasi, San Antonio y Margarita. Quiere decir que estamos con muy buena esperanza, hay que esperar que llegue a la profundidad objetivo y de ahí realizar las pruebas de producción para saber cuánto de gas nos va a proporcionar este pozo y eso lo sabremos dentro de dos meses”, anticipó.

El titular de la petrolera pública enfatizó que ambos pozos -tanto el de petróleo como el de gas natural- son descubrimientos que corresponden a campos nuevos, en los que nunca antes se había entrado ni se habían desarrollado campos de producción.

El principal ejecutivo de YPFB dijo que los resultados reflejan la importancia de la inversión para la fase de exploración, que en este caso “es un trabajo exclusivamente hecho por YPFB”, en el que no hubo participación de ninguna operadora extranjera.

“No fue una empresa operadora, no fue una empresa extranjera, han sido los propios bolivianos perforando en nuestro territorio. Eso denota que ya los bolivianos tenemos la capacidad de llegar hasta la formación Huamampampa”, comentó.

Las reservas

El descubrimiento de los dos nuevos reservorios de gas y petróleo supone un alivio en medio del descenso de las reservas de hidrocarburos, opinó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, quien admitió que les preocupa la caída de las reservas de gas, que al 31 de diciembre de  2018 estaban en 8,95 trillones de pies cúbicos (TCF).

“Debemos trabajar en la recuperación y la reposición de nuestras reservas. Es un desafío que lo tiene el Estado boliviano y lo  encarará con mucha responsabilidad”, sostuvo la autoridad.

Zamora agregó que las reservas de gas en Bolivia “cayeron porque se nos ha ilusionado con políticas que no funcionaron y que destruyeron el negocio del gas”. Es por eso que, en su criterio, no es casual que hoy se disponga de menos hidrocarburos.

“De qué negocio podemos hablar si éste entró en decadencia, cuando todos conocemos que Bolivia tiene una riqueza incalculable en recursos hidrocarburíferos”, apuntó el  ministro.

No obstante, el experto en hidrocarburos Francesco Zaratti consideró que el reciente descubrimiento de petróleo es un “pequeño pozo” y que no resuelve en nada la situación de la producción que atraviesa el país.

Sobre el pozo de gas, manifestó que se trata sólo de un indicio y que habrá que esperar el resultado final de la exploración.

En la actualidad, la producción de gas natural se sitúa en un nivel de 54 millones de metros cúbicos día (MMMcd), a base de los datos entregados por YPFB a enero pasado. En tanto que la producción de líquidos cerró 2019 con 45.000 BPD.

 Los antecedentes de los pozos Yayará X-1 y Sipotindi X-1

El año pasado, la petrolera del Estado informó que el pozo Yarará X-1 se encuentra en la zona del Boomerang, sector de gran importancia porque en la actualidad allí producen los campos de Yapacaní, Sirari y Boquerón, entre otros.

Estos registros aumentan las probabilidades de finalizar con éxito las tareas exploratorias, para las cuales se destinó una inversión que superó los 50 millones de dólares.

Estos hallazgos permitirán reponer las actuales reservas hidrocarburíferas, que abastecen a los mercados interno y externo y, además, permitirán obtener una renta petrolera de 364,2 millones de dólares.

Sobre el pozo exploratorio Sipotindi X-1 (SIP X-1), las autoridades informaron que el prospecto implicó una inversión de 62,5 millones de dólares, y una inversión total, en caso de éxito, de 210 millones de dólares; recursos que serán cubiertos por YPFB.

Cuando comenzó su perforación, en caso de éxito comercial, se le estimó un aporte de 44,5 millones de pies cúbicos (MMpc) a la producción nacional de gas natural.

Tareas del sector

  •  Búsqueda El informe más reciente del Ministerio de Hidrocarburos señala que para este año las actividades exploratorias finalizarán con la ejecución de 12 pozos exploratorios (dos iniciados en 2018, tres  en 2019 y siete que comenzarán a ser perforados este año). Entre ellos están Sipotindi X-1, que comenzó en agosto de 2018, y Yarará X-1, iniciado en septiembre de 2019 y que comenzará a operar desde el próximo mes.
  • Inversión Además, para esta gestión se fijó una inversión total programada de 1.207 millones de dólares destinados al sector de hidrocarburos, de los cuales el 37% serán destinados a la fase de exploración, es decir que se entregarán 452 millones de dólares para esa tarea, y para explotación se destinarán 221 millones de dólares.
21
4