Las semillas y transgénicos dividen a Bolivia entre quienes apoyan y rechazan

Por un lado los defensores de la ecología advierten un mayor riesgo la salud de los bolivianos. Mientras que los productores de Santa Cruz apuntan a mejorar la competitividad.
domingo, 10 de mayo de 2020 · 00:08

Página Siete / La Paz

La semillas genéticamente modificadas y los transgénicos dividen a Bolivia, por un lado a los que apoyan esta medida que impulsa el Gobierno y por el otro lado a los que rechazan como las organizaciones medioambientalistas e incluso el partido político de Comunidad Ciudadana (CC) cuestionó que un tema "delicado" se haya aprobado por un gobierno transitorio y sin consultar.

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) afirmó que la decisión del Gobierno fue acertada, que permitirá a los productores, principalmente pequeños, mejorar su productividad y competitividad.

Entretanto, la Federación Departamental de Productores de Leche (Fedeple) de Santa Cruz manifestó su satisfacción por la aprobación del Decreto Supremo 4232, que autoriza al Comité Nacional de Bioseguridad establecer procedimientos abreviados para la evaluación en campo de semillas de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, genéticamente modificadas en sus diferentes eventos, que son destinadas al abastecimiento del consumo interno y externo.

El presidente de Fedeple, Klaus Frerking, señaló que la medida permitirá mejorar la eficiencia de la agropecuaria nacional. "La producción de leche depende de cultivos forrajeros como los granos, que actualmente tienen altos costos y bajos rendimientos productivos. Con la aplicación de la biotecnología en el campo vamos a poder superar el atraso tecnológico en el que se encuentra nuestro país y mejorar la competitividad e inversión en Bolivia, en beneficio de toda la población", señala un comunicado de prensa.

Por su parte, la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) afirmó que la medida motivará la producción agrícola y permitirá una mayor competitividad en las distintas cadenas y complejos agroalimentarios.

"Los que trabajamos la tierra nos encontramos rezagados respecto a los avances en la biotecnología. Su implementación permitirá acercarnos a niveles de productividad de países vecinos, donde utilizan a esta tecnología desde hace más de 15 años", señala parte del pronunciamiento del sector.

El viernes, de manera sorpresiva, la presidenta Jeanine Añez aprobó el Decreto Supremo 4232, que da vía libre para que en Bolivia se trabaje con semillas transgénicas de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, que con procesos abreviados aplicará nuevos eventos, en contraposición a lo establecido en la Constitución Política del Estado.

Mientras que por el otro lado, la ONG Productividad Biósfera y Medio Ambiente (Probioma) cuestionó que la presidenta Jeanine Áñez al aprobar esos transgénicos, pone en mayor riesgo la salud de los bolivianos, saltándose las evaluaciones científicas necesarias para el ingreso de dichos cultivos y destinados para el consumo humano.

"Este decreto sólo favorece a las grandes industrias químicas dueñas de estas tecnologías y de las semillas; con esta disposición, pretende liquidar la ya deteriorada seguridad y soberanía alimentaria de los bolivianos”, manifiesta el comunicado de la entidad.

Resalta que el país es el centro varietal del maíz porque posee más de 77 variedades de maíz, que son la fuente de alimentos para los más de 11 millones de habitantes que hay en el país, pero que el mismo se pone en riesgo de contaminación con un grano transgénico y asociado a los agroquímicos.

"Es importante mencionar que Bolivia está entre los 10 países más ricos en biodiversidad y recursos genéticos del mundo".

Entretanto, el partido político CC manifestó su preocupación por la decisión gubernamental y dijo que no es aceptable que un gobierno transitorio tome decisiones sobre un tema ambiental de alta complejidad política y sensibilidad social, que tendrá consecuencias de mediano y largo plazo.

"La justificación para la aprobación del Decreto 4232 es inconsistente, porque la introducción acelerada de cultivos transgénicos no resolverá en lo inmediato las necesidades de alimentación que tienen los sectores populares, que se están sacrificando en esta cuarentena. Algunos procesos del cultivo de variedades transgénicas, pueden tener impactos negativos en la salud humana y en el medioambiente", advierte en el documento.

Aconseja que una evaluación seria y responsable de cualquier organismo genéticamente modificado, debe ajustarse a protocolos definidos en convenios internacionales que requieren pruebas decampo, análisis de laboratorio y estudios socio-ambientales, en el caso de que se apruebe la introducción de una de estas variedades propuestas.

"La aprobación en periodo electoral de decretos de tanta trascendencia para nuestro futuro, como pretende la candidata de JUNTOS (Jeanine Añez), es inaceptable tanto desde el punto de vista político como ético", concluye la declaración de CC. 

Tras hacerse pública la disposición y el rechazo de ecologistas y otros sectores, el ministro de Desarrollo Productivo, Óscar Ortiz, justificó que la medida puede ser una respuesta "importante" para fomentar mayor productividad, fortalecer la seguridad alimentaria boliviana y generar mayores ingresos por las exportaciones.

No obstante, también aclaró que aún no hay autorización para la producción de nuevas variedades de productos genéticamente modificados. 

“Todavía no hay una autorización de una variedad específica. Lo que ha habido es una autorización para que se pueda desarrollar mediante un procedimiento abreviado todo el proceso de análisis de estudio, que llevaría a las autorizaciones específicas de cada evento, de cada semilla, en cuanto a productos que autoriza el DS 4232”, afirmó la autoridad.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

67
34