Empresarios piden acelerar plan, Cadeco reclama deudas impagas

Representantes de la Cámara Nacional de Comercio (CNC) y la Cainco señalaron que es necesario trabajar en la reglamentación del programa del Gobierno.
viernes, 26 de junio de 2020 · 00:04

Manuel Filomeno /  La Paz

Empresarios piden al Gobierno acelerar la puesta en marcha del Plan de Reactivación de Empleo, el cual busca preservar al menos 4,5 millones de puestos de trabajo en todo el país. Por su parte, los constructores señalan que antes de hablar de reactivación el Gobierno debe priorizar el pago de los cerca de 2.000 millones de bolivianos que adeuda al sector por concepto de planillas impagas.

 “Las medidas (del Plan de Reactivación de Empleo) a tomarse no pueden esperar a otro gobierno, tenemos que tomar las medidas ahora, la sociedad tiene que seguir adelante, tenemos que pensar que estas medidas lleguen lo más pronto posible, para lo cual pedimos un diálogo con el Gobierno para instrumentar las mismas. Lo importante es que lleguen a la brevedad posible y reactiven la oferta y la demanda”, señaló el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Industrias, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Fernando Hurtado, señaló que el plan del Gobierno va en una buena dirección, pero que ahora se debe trabajar en la reglamentación del mismo.

“Vemos que se está apuntando a ciertos sectores privados que están deprimidos y más afectados por la pandemia, la minería, la construcción y el sector turismo, se va en la dirección correcta. Ahora se tiene que trabajar en la reglamentación con la mayor celeridad y también trabajar en que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) destrabe los créditos internacionales que están actualmente en el Parlamento”, señaló.

El miércoles, el Gobierno aprobó el nuevo programa nacional de Reactivación del Empleo para enfrentar los efectos del coronavirus (Covid-19), con el cual prevé la preservación de al menos tres millones de fuentes laborales, para el cual se destinó inicialmente un presupuesto de 16.000 millones de bolivianos y se prevé usar los recursos originalmente asignados al proyecto de la planta de propileno y polipropileno. 

Para usar los recursos destinados a esta planta, el Gobierno presentó un proyecto de ley   a la ALP.

Según el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, con estas medidas se reactivarán aquellos sectores que fueron más golpeados por la  Covid-19, se dará oportunidad a los sectores y regiones más afectadas y eso será posible con la inyección de recursos provenientes del Tesoro General de la Nación (TGN), créditos internacionales y emisión de bonos.

Deuda con los constructores
 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Constructores (Cadeco) de La Paz, Luis Bustillos, señaló que para el sector constructor lo principal es que el Gobierno les pague la deuda de más de 2.000 millones de bolivianos a los constructores y recién podrá hablarse de la reactivación económica del sector.

“Primero tenemos que hablar de que existe un endeudamiento de obras concluidas de 2.000 millones de bolivianos, eso es lo primero que hay que resolver, segundo, tenemos que resolver los recursos para los proyectos que están en ejecución, que como sabemos las entidades contratantes están sin recursos y, tercero, hay que reactivar la inversión pública”, sostuvo.

Bustillos aseguró que al momento el Gobierno aún no paga lo que se deuda al sector constructor del país y que sin el pago de la deuda,  que asciende a más de 2.000 millones de bolivianos, no se puede hablar de reactivación económica para el sector, asegurando que una vez se cumpla ello, recién se podrá reactivar el rubro más importante para la economía del país que es el de construcción.

El representante de los constructores agregó que  el sector necesitaría al momento una inyección económica de más de 1.000 millones de dólares, los cuales incluirían la deuda del sector y otros montos económicos que se necesitan para reactivar la oferta y la demanda en el mercado interno boliviano.
 

 Plan de  reactivación del empleo

  • Objetivos  Con el plan presentado por el Gobierno se espera lograr la reactivación del movimiento económico, lo que permitirá mayor consumo de productos nacionales y servicios; además de preservar al menos tres millones de trabajos. Para la fase inicial del plan se han destinado 16.000 millones de bolivianos y se espera que en las siguiente fases el presupuesto suba a 30.000 millones de bolivianos
  • Fondos El plan prevé la creación de cuatro fondos de garantía que facilitarán y garantizarán el acceso a créditos de  micros, pequeñas y medianas empresas. Entre ellos el Fondo de Reactivación (FORE), el Fondo de Garantía Sectorial (Fogasec), el  Fondo de Afianzamiento (FA-BDP)  y el Fondo de Garantía de Vivienda Social y Solidaria (Fogaviss).

CNC proyecta una recesión del PIB de al menos -6%

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Rolando Kempff, señaló que  según el cálculo de la institución que preside  el Producto Interno Bruto (PIB) del país decrecerá en al menos -6% por la recesión mundial a causa de la pandemia del coronavirus.

 “Por esta  recesión que tenemos en el país, vemos que vamos a tener un decremento del PIB de 6%, es decir que este año no vamos a crecer, vamos a decrecer, esto es un impacto muy fuerte, muy complicado para el sector empresarial, muy complicado para todos los sectores”, señaló.

 Según Kempff, el Gobierno ha estado tomando medidas adecuadas para amortiguar la caída de la economía, sin embargo, son necesarios mayores esfuerzos. 

“El Gobierno ha dado paliativos meses atrás con la cuarentena, donde ha puesto los bonos , la reprogramación de deudas, la planilla de sueldos y todo eso ha conllevado a un 2,8% del PIB, creemos que la inyección, tanto para la oferta como para la demanda, es muy importante ampliarla, es decir que las medidas que se están tomando en la fecha son muy importantes, pero es necesario ampliarlas”, agregó.

El presidente de la CNC acotó que el plan de reactivación de empleo significará, en su primera fase, una inyección de cerca del 6% del PIB, es decir 2.300 millones de dólares, pero que es necesario ampliar este plan para que llegue al 10% del PIB.

El miércoles, el ministro de Economía, José Luis Parada, estimó que el PIB del país se contraerá en 5,9% hasta fin de año, a consecuencia de los efectos negativos de la pandemia.