Con la ley en el limbo, propietarios e inquilinos negocian como pueden

A pesar de que la norma no ha entrado en vigencia, algunos arrendatarios y arrendadores han encontrado maneras de solucionar sus problemas pacíficamente, aunque también se han presentado conflictos.
viernes, 25 de septiembre de 2020 · 09:49

Manuel Filomeno / La Paz

Con la Ley que disponía la condonación del 50% de los alquileres para los inquilinos  y el descuento del 50% de algunos impuestos para los propietarios en el limbo, muchos de ellos llegaron a acuerdos que incluyen desde trueques hasta el diferimiento del pago de los arriendos para  superar la crisis que generó la pandemia de la Covid-19.

“El tiempo pasa y las deudas por mi alquiler se fueron sumando, así que el dueño y yo nos sentamos a negociar y acordamos que algunos de los muebles que compré para el departamento ahora son de mi casero, a cambio de dos meses de alquiler”, cuenta Renato Puente, un inquilino de la zona de Sopocachi.

El inquilino relata que él y su familia esperaban con ansias la aprobación de la Ley Especial de Alquileres para  resolver las deudas que habían contraído con el propietario durante los primeros dos meses de cuarentena;  sin embargo, al no aprobarse esta, tuvieron que negociar.

 “Al dueño de casa le gustó mi juego de comedor y otro mueble de la casa y me propuso condonarme dos meses de alquiler si le dejaba esos muebles al dejar el departamento”, señaló.

También se truecan servicios a cambio de la condonación de, al menos parte, de los cánones de alquiler por los meses de la pandemia.

“Soy mecánico y alquilo el local de mi taller. Durante los primeros tres meses de cuarentena no tuve trabajo y me atrasé con el alquiler esperando que se aprobara la ley. El dueño del local también esperó a que se aprobara la norma pero nada, así que acordamos que yo   trajera su auto y el de su hijo a la mecánica cuando quisiera y yo le daría servicio técnico gratuito. De ser necesarios los  repuestos el los pagaría, pero no cobraría por mi trabajo hasta que  la deuda estuviera saldada”, comenta Fermín Carrasco.

Fermín dice que el dueño y él acordaron un precio por “consulta” en  el taller, el cual se iría descontando de la deuda por los meses de alquiler;  sin embargo, hasta el momento el dueño del local donde funciona su taller sólo lo ha visitado una vez.

“Es en parte iguales un alivio y un problema, porque no sé por cuánto tiempo seguiré pagando esa deuda con trabajo y pero al mismo tiempo no estoy ganando lo suficiente como para pagarle esos meses de alquiler”, señala.

Otros inquilinos cuentan que a pesar de que la ley no tiene vigencia, lograron acordar descuentos retroactivos por los meses de alquiler que debían, bajo la condición de renovar los contratos que tenían con los arrendadores o renunciar a las garantías que habían pagado y que esperaban recuperar al entregar el domicilio.

“El dueño de casa nos rebajó el alquiler de 2.800 bolivianos a 2.100 bolivianos, con la condición de que si salía la ley no nos acogeríamos  a ella y que renovemos el contrato por un año más. Nos dijo que hacía esto porque temía que si nos íbamos después no iba a poder alquilar el departamento”, comenta Julia Salazar, una inquilina.

Otra modalidad en la que los propietarios han resuelto el problema de la falta de pago de alquileres ha sido el diferimiento de  los alquileres y el establecimiento de planes de pago para aligerar la carga sobre los inquilinos o al menos, posponerla.

“Con mis cuatro inquilinos acordamos que los alquileres de abril, mayo y junio se iban a diferir. Como mis departamentos son pequeños y los alquileres no son muy altos,  es algo que podemos hacer. Ellos han estado pagando su alquiler a partir de junio y ya en septiembre uno ha podido amortizar parte de la deuda que tenía de los anteriores meses y me dice que con su aguinaldo terminará de pagarme el alquiler. En el caso de los otros hay un compromiso y yo creo que hasta el próximo año pagarán”, relata Mario Bernal, un propietario.

El dueño indicó que, para asegurar el pago de los alquileres diferidos, se firmaron compromisos notariados con los inquilinos.

Conflictos

No obstante, debido a la situación de la ley, en otros casos los inquilinos y propietarios no han podido alcanzar acuerdos, llegando a generar conflictos, abusos y, en algunos casos, desalojos.

“Mi inquilino me debe alquileres desde marzo. A pesar de que está trabajando normalmente, no ha pagado ni un solo peso y él sólo dice que por la ley no lo puedo botar. Si es así ahora que no hay ley, no sé cómo será cuando finalmente la aprueben. Yo ya estoy viendo la manera de desalojarlo”, explicó un propietario que prefirió mantener su nombre en reserva.

Por su parte, inquilinos denunciaron que los propietarios de los inmuebles en los que habitan son inflexibles y no quieren negociar los alquileres y llegan  a realizar cortes de servicios o cerrando las casas con candado  e impidiendo la libre circulación de sus inquilinos hasta que paguen o abandonen las propiedades.

Lo que dice la ley y  su situación actual

  • Acuerdo   Si después de la aprobación de la ley de reducción de alquileres el propietario y el inquilino no llegan a un acuerdo de forma coercitiva,  se dispone la rebaja del 50% del monto del alquiler con regulación de un juez de materia civil.
  • Impuestos   La ley  dispone que para acceder a la condonación del 50% del pago del Impuesto al Valor Agregado (RC-IVA) emergente por la cancelación de alquileres, el propietario deberá presentar ante el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN)  un documento o acta de conciliación entre las partes.
  • Situación A pesar de haber sido promulgada por la presidenta del Senado Eva Copa a finales de agosto, la ley de alquileres no ha entrado en vigencia al no haber sido publicada en la Gaceta Oficial. De acuerdo con el Gobierno, esta no será publicada debido a que Copa  estaría con  resoluciones contrarias a la Constitución  e incumplimiento de deberes, al no regirse a las normas y respetar los plazos establecidos.

 

 


   

16
5

Otras Noticias