¿Cuáles son y qué hacen las 5 startups bolivianas que están entre las 25 mejores de la región?

Pese a la falta de condiciones en el país, los bolivianos apuestan por sus ideas y demuestran que es posible generar empresas con soluciones tecnológicas.
lunes, 25 de octubre de 2021 · 05:16

Leny Chuquimia / La Paz

Cinco startups bolivianas de base tecnológica se han ubicado entre los 25 emprendimientos semifinalistas  del Incae Entrepreneur Award Latinoamérica. Esta competencia busca premiar a los negocios  disruptivos, que ahora entrarán en una etapa de  una aceleración de empresa que definirá quiénes llegarán a ser finalistas.

Las startups bolivianas -Mobi, Minkedu, Medicinets, Tech Solution y Facia-  competirán con otros 20 emprendimientos de    Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Panamá     y Perú que se desarrollan en varios rubros de industria.

“Incae es una de las escuelas de negocios más importantes  de Latinoamérica. Es como estar en la Copa América de Fútbol, y que ahí tengamos un equipo fuerte y de forma constante es una gran alegría.  A pesar de estar  jugando   en un ecosistema precario,  con cancha mala, sin financiamiento y muchas veces sin entrenador. Pese a todo  competimos  al máximo nivel”, señaló Manuel Laredo, quien es emprendedor social boliviano y fundador de la empresa circular Pisos Mamut, la primera  boliviana en ganar esta competencia durante la edición 2019.

Desde entonces, en cada versión, un nuevo conglomerado de  empresas nacionales se destaca entre los semifinalistas, finalistas y ganadores. Pese a lo difícil que es emprender en Bolivia.

“Es demasiado difícil. A nosotros nos costó mucho, son ya cuatro años de batalla. No existen los apoyos   del Gobierno o las instituciones públicas y eso dificulta bastante. Hemos tenido la oportunidad de estar como finalistas y participantes en muchas incubadoras de empresas y en nuestra experiencia hemos visto que hace mucha falta políticas reales que ayuden al surgimiento de estas empresas en temas tecnológicos, que es futuro”, señaló el director ejecutivo de Facia, una de las semifinalistas, Hugo Córdoba.

El CEO de Medicinets, Erick Valverde, coincidió  en que el emprender en el país tiene un grado muy alto de complejidad para las startups, sobre todo cuando están en un  nivel inicial, en el que necesitan apoyo.

“Las condiciones laborales e impositivas tiene las mismas características de cualquier otra empresa o compañía, pese a que las startups tienen muy poco personal, equipo o capital. Partimos con más ideas que presupuestos y los bancos son muy tradicionales, apuestan por el retorno del dinero”, dijo. 

Los Incae award no es solo hacer una evaluación de empresas de triple impacto, sino de todos los modelos de  negocios que existen en la región. Al entrar en la competencia como semifinalistas  los emprendimientos ingresan a una aceleradora en la que reciben formación en innovación, marketing, finanzas, modelos de negocio y estrategias de crecimiento.

En una segunda etapa   recibirán mentorías, en las que los expertos guiarán el planteamiento e implementación de las  estrategias de crecimiento, por un plazo de dos meses. En la tercera etapa se seleccionará  a los que podrán  presentar su plan de negocios frente a un jurado.

“Es un privilegio que en una escuela de negocios tan prestigiosa se esté hablando de  modelos de negocios desde Bolivia hacia el mundo”, indicó Laredo.

Asimismo, iniciativas como Startups Bolivia brinda su equipo de voluntarios y asesores para la estructuración de proyectos innovadores que puedan ser presentados en conjunto con la CNI, para la obtención de financiamiento que beneficie a ambas comunidades, becas educativas y otras iniciativas que puedan ser de utilidad para la industria.

El equipo de Statups Bolivia, que trabaja con la CNI.
Foto: Archivo
Los cuatro negocios bolivianos finalistas de 2020
Desde 2019, cuando Mamut fue uno de los primeros emprendimientos bolivianos en tomar los primeros sitiales del Incae, la presencia de Bolivia se ha hecho más importante. Es la muestra de que pese  a las dificultades   para levantar un negocio en el país, el talento y las ideas no tienen límites.
En la versión 2020, seis emprendimientos tecnológicos bolivianos clasificaron entre los 25 semifinalistas: Orkidea Andina y Drones y Tecnología SRL de La Paz; Quantum Motors y GreenPrint de Cochabamba; Miyaigo SRL de Santa Cruz y Mijo Shoji, empresaria boliviana que con su StartUp Moodbit representó a EEUU.
De estas empresas, Quantum Motors, que trabaja en electromovilidad; Miyaigo, que provee servicios de Delivery en cinco países de la región; Orkidea Andina, que trabaja en modelos de biotecnología para proveer alimentos de alta gama; MoodBit, que utiliza inteligencia artificial para medir el bienestar de los trabajadores, clasificaron  para las finales. Competieron con otros emprendimientos de Chile, Ecuador, Costa Rica y Guatemala.
Bolivia fue el  país que tuvo la mayor cantidad de finalistas.

 

 

Tech Solutions, una oportunidad
Tech Solutions es uno de los semifinalistas. Se enfoca en proyectos y servicios en ciencia, tecnología e ingeniería, con varias líneas de trabajo.
 La empresa conformada por un equipo de jóvenes profesionales se creó hace cuatro años, pero fue durante  la pandemia, la misma que generó  una crisis en varias empresas,  que decidieron aprovechar su talento y tomar un  impulso.
“Hicimos un proyecto en el Hospital Obrero. Trabajamos en soluciones tecnológicas para la sala  de gases medicinales y otras necesidades relacionadas al covid”, dijo Christian  Tusco Zegarra, ingeniero mecatrónico de Tech Solutions.
Pero antes de ello su camino fue cuesta arriba, por la falta de políticas gubernamentales de apoyo a las empresas que están desarrollando tecnología dentro del país.  “Se prefiere importar tecnología que el boliviano puede producir”.
Pero hoy la situación para ellos ha cambiado. Sus clientes confían en el equipo de trabajo y que son capaces de dar todo tipo de soluciones en ingeniería.
Pero todo esto es fruto de un arduo trabajo para establecerse en el mercado como un equipo muy joven.
“Por eso  al conocer la convocatoria del Incae, tomamos esta oportunidad como una puerta para mostrar hacia afuera nuestras actividades. Aplicamos y tras las evaluaciones logramos calificar entre los 25 semifinalistas. Ahora ya estamos aprendiendo bastante, por ejemplo   a  usar nuestros conocimientos de manera óptima”, manifestó Tusco. Para  Tech Solution, esta es una oportunidad de oro. 
La startup  ofrece todo tipo de soluciones.
 Foto: Tech Solutions

 

 

Medicinets, digitalizando los servicios de salud

“Medicinets es una aplicación móvil, en realidad un marketplace para todos los consumidores, en la que se puede generar desde citas médicas hasta comprar servicios y productos de salud. Es decir,   un paciente puede comprar desde una receta hasta un laboratorio a domicilio”, indicó el CEO de Medicinets, Erick Valverde.
Pero no solo beneficia a los consumidores o pacientes, sino también a todos  los  proveedores de los servicios, porque -clínicas, farmacias, laboratorios, etc.- pueden ofertar también a través de   una aplicación. Para lo médicos se tiene otra app   en la que también se cuenta con herramientas  para tener a mano el historial médico de los pacientes.
“Estar entre los semifinalistas es bastante importante para nosotros porque a través de este programa podemos conocer a otros emprendedores, ampliar nuestra red no solo a nivel local, sino de región. Nos están incrementando nuestras habilidades”, sostuvo.
Su startup es una de las pioneras en el rubro de las soluciones orientadas a la salud dentro el país. “El problema de salud es común en la región, no solo en Bolivia,  y nosotros queremos ser la súper app de soluciones para toda la región”.

 

Facia,  seguridad en Bolivia y en México
El equipo  que trabaja en las herramientas de  Facia.
Foto: Facia
Facia es una subsidiaria y  lleva operando en el país unos cuatro años. Esta startup, dedicada al desarrollo y la investigación de inteligencia artificial, está enfocada a la seguridad comunitaria y familiar.
Para ello ofrece una serie de herramientas que son proporcionadas mediante una aplicación móvil.
“Nosotros hemos sido pioneros en incursionar en este ámbito. Hay que tomar en cuenta que 42 de las ciudades más peligrosas del mundo se encuentran en Latinoamérica, nuestra región, esa ha sido la inspiración de nuestro proyecto”, dijo el director ejecutivo de Facia, Hugo Córdoba.
Entre las herramientas que brinda Facia está un botón de o pánico para los usuarios; la posibilidad de que éstos puedan registrar a sus familiares y poder hacer un seguimiento -en tiempo real- de su movimiento por medio de los servicios de geolocalización.
La  aplicación también puede enviar notificaciones, por ejemplo, cuando uno de los familiares se encuentra en una zona peligrosa o de alto riesgo. Este proceso se lleva a cabo por medio de algoritmos de inteligencia artificial.
Los usuarios también pueden realizar reportes de cualquier tipo de incidente en barrio, ciudad o región.
“También  tenemos herramientas de reconocimiento facial de personas, para que  cuando yo registre a mi familia también pueda hacerlo con sus datos biométricos. Eso va ha coadyuvar  que en algún caso de desaparición podamos reportar al familiar desaparecido y con ayuda de las autoridades y la comunidad se pueda identificar a la persona. Es algo muy útil en caso de trata, secuestros o escape de adolescentes”, explicó Córdoba.
Pero no solo se limita a la seguridad de la familia humana. Ya se cuenta con la misma herramienta para el reconocimiento facial de las mascotas. Con ella también se podrá ayudar en el caso de los extravíos con una simple foto.
Ya en febrero ganaron un concurso en Europa y planean su expansión a este continente.
Actualmente operan en Bolivia, pero ofrecen servicios    también en México.

 

Minkedu, revolucionando la educación
Minkedu  busca aumentar la calidad de la educación.
Foto: Minkedu
Minkedu es uno de los primeros EdTech bolivianos. Aún no  cumplió el año   de operaciones,  pero ya muestra su gran potencial.
La startup consiste en una plataforma de aprendizaje en línea dedicada a dar soluciones y fortalecer  la  calidad de la educación en el aula o el hogar, en distintas áreas  y niveles de enseñanza. Cuenta con herramientas  para los educadores y para los padres.
“En Minkedu conectamos nuevas experiencias de enseñanza para el hogar y el aula, espacios de formación, rutas de aprendizaje en línea, educadores y recursos. Somos una comunidad que te acompaña y ayuda a fortalecer tu pasión por la enseñanza”, señala su sitio web.
Se estima que sólo hasta agosto lograron beneficiar a más de  2.500 padres, madres, tutores y educadores.
No es la primera vez  que representa al país en una aceleradora como lo es Incae. Desde su creación  pasó por varios procesos de pre-incubación dentro del país.
El pasado 19 de julio recibió su  primer premio internacional en la convocatoria realizada por el  CCSI. Se coronó como el primer lugar entre 125 emprendimientos de toda la región. Como premio recibió   un financiamiento de 25.000 dólares y  formación en la Escuela de Negocios de la Universidad de Baylor.
“El financiamiento nos llega en el mejor momento porque nos permitirá fortalecer nuestro trabajo y demostrar que podemos transformar la educación latinoamericana desde Bolivia”, afirmó entonces  Janeth Mendoza, cofundadora de Minkedu.

 

Mobi,  la vanguardia de la energía limpia
Otra startup boliviana que se coronó como semifinalista es Mobi. Este emprendimiento tecnológico se va consolidando  como  punta  de lanza para el uso de energía limpia en Bolivia.
Con el lema “inspira el cambio”, Mobi trabaja en el  desarrollo de un  ecosistema de transporte limpio. La base está en el uso de  movilidades eléctricas compartidas que cambien la forma de moverse dentro de las  ciudades.
“Nosotros hemos fabricado transporte eléctrico  acá en Bolivia, pero no es para la venta, sino para el uso de servicio. Lo que uno hace es descargarse la aplicación móvil y a través de ella acceder a varios tipos de    transportes como scooters, bicicletas, motocicletas”, indicó el CEO de Mobi, Ariel Revollo, en su stand de la Expocruz.
Esta aplicación funciona con recargas de crédito para poder usar los vehículos, que  ya funcionan en Equipetrol, en  Santa Cruz. El costo es bastante bajo, pues es de apenas 20 centavos por  minuto de uso.  La modalidad  hace que no se cree  un vehículo por  persona, sino para decenas, bajando  la huella de carbono.
Pero  no solo produce las unidades de transporte, sino que también desarrolla las primeras baterías inteligentes del país, denominadas Mo-Bat. Todo esto se complementará con la aplicación móvil totalmente amigable para los usuarios.
Esta apuesta por  la fabricación y desarrollo  dentro del país también busca  aprovechar la ubicación estratégica de Bolivia en el centro de Sudamérica para generar  el cambio en toda la región.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos