Despachantes de Aduana estiman que exportaciones cerrarán en $us 10.500 millones

LA CNDA solicitó  la inclusión del sector privado en el Comité Nacional de Facilitación del Comercio y pidió revisar los resultados y efectos de la actual política arancelaria.
miércoles, 29 de diciembre de 2021 · 23:47

Marco Belmonte / Página Siete Digital

La Cámara Nacional de Despachantes de Aduana (CNDA) proyecta que este año las exportaciones bolivianas cerrarán en 10.500 millones de dólares con un crecimiento explicado solo por el valor.

El presidente de la CNDA, Antonio Rocha, al realizar una evaluación de la gestión, explicó que la inflación de los precios de las materias primas a nivel global elevan el valor del comercio mundial (24%) al doble que el volumen (12%).

La OMC estima que hasta fines de 2021 se consolidara el incremento del volumen del comercio mundial en 10,5%.

Rocha señaló que en Bolivia hasta fines de 2021 se estima  que las exportaciones lleguen a 10.500 millones de dólares mientras que las importaciones podrían alcanzar los 9.000 millones.

De esta manera se crecería en un 50% en las ventas externas y un 29% en las compras, con un superávit comercial cercano a los 1.500 millones de dólares.

También puede leer: IBCE sugiere 4 medidas para que PIB crezca en 7%

Explicó que el impacto de los precios de las materias primas agrícolas y los minerales en las exportaciones es determinante.

Mientras el valor se estima crecerá en un 50%, el volumen solo crecerá en 10%, esto implica que no es que exportamos mucho más, sino, que tomamos provecho de la inflación global de las materias primas”, puntualizó.

Según la CND, una medida contrapuesta a la normativa multilateral es la relacionada a la prohibición o restricción de exportaciones.

Estas medidas establecen cupos de exportación para productos como azúcar, aceites y harinas de oleaginosas, carnes de bovino, todos de producción excedentaria en Bolivia.

En el sector oleaginosas la totalidad de la demanda interna se cubre con el 30% de la producción.

Agregó que la mayoría de las exportaciones de los referidos productos están condicionadas a “certificados de abastecimiento interno a precio justo”, un mecanismo que obliga al productor a vender sus productos de forma subsidiada en el mercado interno a fin de mantener baja la inflación.

También puede leer: Diego von Vacano: “Sería un error dar exclusividad a un solo país en proyectos de litio”

Según Rocha la institucionalidad y la transparencia en los órganos del Gobierno vinculados al comercio exterior son elementos clave de la facilitación del comercio, tanto en la difusión de las regulaciones como en la socialización y consenso antes de su puesta en vigencia. En particular las normas que emiten el Senasag, Agemed, Dirección General de Aeronáutica Civil, Ibmetro, ABT.

Añadió que el Ministerio de Economía y la Aduana Nacional deben extremar esfuerzos para que el arancel nacional se actualice con todas los requisitos y regulaciones que exige cada partida arancelaria, además de proporcionar la debida alerta en el sistema aduanero SUMA.

LA CNDA solicitó  la inclusión del sector privado en el Comité Nacional de Facilitación del Comercio y pidió revisar los resultados y efectos de la actual política arancelaria y la elevación de los costos de acceso al mercado y su repercusión sobre las inversiones en los casos de bienes de capital afectados por el ICE, además de su impacto en el incremento del comercio informal.

Contrabando

Rocha reconoció los esfuerzos de la Aduana Nacional y el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando que han permitido la incautación de cerca de 100 millones de dólares, que representa el mayor valor retenido en los últimos 10 años de mercadería ilícita.

Sin embargo, dijo que esto es insuficiente ya que la  mayoría de las estimaciones del contrabando en Bolivia, realizadas por entidades privadas dan cuenta de una proporción cercana al 20% de las importaciones formales.

Esto se puede constatar en los mercados informales de productos de contrabando y en los 250.000 vehículos indocumentados que existen el país.

“Se estima que el contrabando anual de mercancías oscila entre 1.500 y 1.800 millones de dólares, lo que representa un sacrificio fiscal en renta aduanera de unos 450 millones de dólares anuales”, remarcó.

Los sectores más afectados por el contrabando son el sector agroalimentario (harina, maíz, trigo, semillas), el industrial manufacturero (bebidas, confecciones, calzados, muebles, mobiliario) y el sector comercio (vehículos, partes y piezas, electrónicos, línea blanca).

Para la CNDA el aumento de la formalidad y reducción del contrabando pasa en gran parte por eliminar las restricciones no arancelarias y los sobre costos a la importación (autorizaciones previas, premisos sanitarios previos al embarque,  incluyendo prohibiciones camufladas en requisitos sanitarios (azúcar, grano de soya, semillas transgénicas).

También se debe establecer regulaciones y procedimientos que faciliten el comercio electrónico y el despacho de menor cuantía, asegurando su transparencia respecto al valor mínimo declarado y por ende la aplicación de la franquicia o los tributos que correspondan.

Además es indispensable, de acuerdo con Rocha, que se impulse  una reforma de la Ley General de Aduana acorde con la era de la digitalización de los documentos y procedimientos aduaneros y el Ecomerce. (MB).

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos