Crecida de ríos amenaza a 300 mil cabezas de ganado en Beni

martes, 23 de febrero de 2021 · 05:04

Página Siete /  La Paz

La crecida de los ríos en el departamento de Beni, principalmente en Mamoré, amenaza a 300 mil cabezas de ganado vacuno y a la fecha ya afectó a 850 propiedades, informó ayer el tesorero de la Federación de Ganaderos de Beni (Fegabeni), Herlan Ojopi.

“Son 850 propiedades que han sido afectadas y más de 300 mil cabezas de ganado afectadas también por las crecidas de ríos  a causa de las lluvias. Se hacen las movilizaciones del ganado  a zonas altas para salvaguardar los animales que hay dentro y fuera del departamento como Santa Cruz, donde ya se trasladaron 40.000 cabezas, pero ahora el bloqueo afecta  la libre locomoción”, precisó.

Los  predios más afectados por las crecidas de los caudales están ubicados en las provincias de Moxos, Marbán, Cercado y parte de  Yacuma,  y se teme que  en los siguientes días el avance del turbión golpee a otras propiedades.

“No tenemos datos específicos de la afectación económica ni pérdida de cabezas de ganado  ocasionadas por el desborde del río Mamoré, que es el mayor,  y que se refleja en los demás caudales. Estamos haciendo la cuantificación”, añadió.

En la evaluación de pérdidas se debe tomar en cuenta  el pago extra a personal  para  movilizar a las reses, contratación de camiones, caballos, enflaquecimiento de los  animales,  aborto, pasto podrido  por la inundación, entre otros costos.

Ojopi sostuvo que el sector ganadero demanda acceso a los recursos del fideicomiso de 911 millones de bolivianos para atender esta emergencia, pero no puede hacerlo porque tributa en  el  Régimen Agropecuario Unificado (RAU).

 El sector genera divisas para el país por la exportación de carne y abastece el mercado nacional.

El hato ganadero de Beni llega a los tres millones de cabezas de ganado. Cada año desde el departamento se envían al país 500 mil  cabezas.

 La producción de carne asciende a 70.000 toneladas métrica por año. 

Beni abastece el 30% de la demanda nacional de carne, de acuerdo con los datos oficiales de Fegabeni.

 

Las familias afectadas

Entretanto, el director del Centro de Operaciones de Emergencia Departamental de Beni (COED), Julio Galarza, informó que a causa de las lluvias tres municipios se han declarado en emergencia: San Ignacio, Trinidad y Loreto. En este último hay 1.154 familias afectadas.

En  Trinidad en  Loma Suárez,  hay 252 familias perjudicadas,  en Puerto Ballivián 130 familias, Puerto Almacén 240 familias, Puerto Varador 380 familias  y Puerto Esmeralda 65 familias,  que suman  1.067 familias afectadas por las inundaciones. 

“En total son más de 2.200 familias afectadas, principalmente personas de la tercera edad, niños y jóvenes. En damnificados hay más de 1.100 familias, que han sido atendidas con alimentación y carpas, agua potable y vituallas”, señaló Galarza.

Mencionó que no se puede hablar de viviendas afectadas o perdidas, porque en años anteriores se hicieron  anillos de protección, principalmente, en Trinidad, San Ramón, San Joaquín, San Borja, San Javier, Santa Ana de Yacuma y Rurrenabaque.

Muchas familias  dejan sus casas para ubicarse en lugares altos, pero luego de la temporada de  lluvia retornan a sus predios.

La  afectación que se registra este año no es significativa en relación con  otros años , como en  2008 o 2014, cuando hubo grandes inundaciones.

 Según Galarza, a la fecha ya se han registrado dos choques de aguas provenientes de Cochabamba y La Paz,  y para los siguientes días se prevé el tercer golpe   que afectará a  regiones como San Javier, Santa Ana de Yacuma, Rurrenabaque y otras.

Pobladores de la comunidad Copacabana y de  Puerto Ballivián, cerca del río Ibare, en Beni, expresaron en un recorrido realizado por Bolivisión, que perdieron sus pertenencias por las inundaciones  y que tuvieron que ser  socorridos con lo que pudieron salvar.

 

“He  perdido todo mi chaco y saqué lo que pude. Tengo 68 años de edad, hay mucha tristeza de perder por todo lo que uno tanto trabaja. Ya no da ganas de volver a trabajar sabiendo que se  lo va a perder”, manifestó una comunaria.

Mientras que María Elena, otra pobladora relató: “El agua se entró a la casa. Hemos sacado lo que hemos podido, vivimos 12 personas aquí, ya no se puede colocar nada más”. Defensa Civil ya llevó ayuda.

 

 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Valorar noticia