Industria perdió 70.000 empleos y ve inviable un aumento salarial

Según la CNI, el año pasado la inflación fue inferior al 1% y los trabajadores no perdieron el poder adquisitivo de sus salarios. Muchas industrias están en crisis.
viernes, 26 de febrero de 2021 · 05:00

Página Siete/ La Paz

La industria perdió 70.000 empleos el año pasado producto de la crisis económica derivada del  pandemia de coronavirus y asegura que las empresas no están en condiciones de cumplir con un aumento salarial este año.

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) celebró ayer sus  90 años de vida  institucional en un año en el que uno de los principales desafíos es la reactivación.

El presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, informó que en 2020 la tasa de inflación acumulada fue  de solo 0,67%, es decir inferior al 1%, por lo que el salario de los trabajadores no ha perdido poder  adquisitivo.

Esto en un escenario donde la economía cayó en 11%. “En esas circunstancias, teniendo una economía en crisis y el salario que no ha perdido valor no tiene sentido  un incremento salarial”, puntualizó.

La industria considera que en estas circunstancias es necesario primero generar las condiciones para la que la economía se reactive y cuando eso suceda se podrá analizar un aumento de los salarios a los trabajadores.

Según el presidente de la CNI la crisis derivada de  la pandemia de coronavirus ha provocado desempleo que de acuerdo con los datos oficiales llega al 11%.

Añadió que la industria  ha perdido 70.000 empleos.

Para la CNI en la medida que la economía no despegue,  va a ser difícil reincorporar a todas las personas que por la pandemia se han quedado sin una fuente de trabajo.

Blazicevic indicó que la industria precisa que se reactive la demanda porque en este momento la gente no tiene dinero para comprar aquello que  las empresas producen.

“Se debe encontrar  mecanismos para transferirle dinero a las familias y crear demanda para que sea el  motor que reactive a la industria. El Gobierno debe generar  condiciones  para un clima empresarial más favorable,  atraer inversión extranjera directa, inversión nacional”, añadió el presidente de la CNI.

 Además el Gobierno debe dar señales de que busca reactivar el aparato productivo.

De acuerdo con Blazicevic aún  existen muchos sectores que no alcanzan a trabajar plenamente luego de la cuarentena rígida del año pasado y la demanda bajó.

El turismo se encuentra en agonía, la  hotelería arrastra una severa crisis al igual que   industria manufacturera.

Blazicevic sostuvo que debido a la pandemia  los  bolivianos han cambiado sus patrones de consumo. Ahora, la población privilegia la adquisición de productos esenciales, medicamentos y alimentos.

Pero ha dejado de comprar bienes duraderos como muebles, metalmecánica y otros, y esa situación agrava la crisis de las industrias dedicadas a esta actividad productiva.

 A la crítica situación económica,  la CNI ve con preocupación el incremento del contrabando, que sólo en el caso de las bebidas se ha incrementado en 38%.

“Como se ha  dejado  de devaluar  por  10 años hemos perdido competitividad y los países vecinos nos están inundando con sus productos”, lamentó Blazicevic.

La industria ve señales negativas en algunas medidas del Gobierno como el Impuesto a la Grandes Fortunas, que limita la llegada de inversiones o las restricciones a las exportaciones de productos agroindustriales.

El presidente de la CNI considera que se debería trabajar con el sector en generar incentivos.

La CNI cumple 90 años y el sector aporta con el 16% del PIB

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) cumplió 90 años de vida institucional promoviendo el desarrollo del sector industrial y siendo el motor de la reactivación.

El presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, destacó  que en este tiempo la entidad contribuyó con su trabajo al desarrollo de Bolivia y fue protagonista de cambios trascendentales.

En la actualidad el sector industrial aporta el 16% del producto interno bruto (PIB) y contribuye con el 17% de las recaudaciones de impuestos nacionales y emplea al 9,1% de la población ocupada.

El sector representa el 32% de las exportaciones, demanda el 18% del crédito bancario y participa con el 10% de la inversión privada total.

Concentra el 11% de las empresas formales y consume el 51% del gas natural y el 25% de  la energía eléctrica.

El presidente de la CNI señaló que el futuro de la industria en Bolivia estriba en realizar un salto cualitativo y pasar del actual coeficiente de industrialización de 16% a 25% hacia el año 2030.

También la CNI  apunta el transito hacía la industria 4.0 que fortalezca la productividad, las cadenas de valor local y la inserción internacional con productos de alto valor agregado con el sello Hecho en Bolivia. “El principal desafío de la industria es incrementar sus productividad para ser más competitivos en el contexto nacional e internacional”, dijo Blazicevic.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
1

Otras Noticias