BCB: Crédito de FMI iba a costar $us 70 millones luego de 5 años

La entidad señala que el TGN asumió el costo de $us 24,3 millones que se pagaron al FMI por la devolución de los $us 327 millones que desembolsó al país.
martes, 2 de marzo de 2021 · 05:04

Página Siete / La Paz

El Banco Central de Bolivia (BCB) calcula que en cinco años el país hubiese tenido que devolver 70 millones de dólares por variación cambiaria  al Fondo Monetario Internacional (FMI) por los recursos canalizados en abril y que se devolvieron hace algunos días.

El instituto emisor,  en respuesta a un cuestionario enviado por Página Siete, explicó los costos en los que se incurrió y las “vulneraciones” que tuvo el desembolso de 327 millones de dólares autorizado por el FMI en favor de Bolivia en abril de 2020.

La entidad explicó que “el contrato de crédito con el FMI establece el monto de 240,1 millones de Derechos  Especiales de Giro (DEG)”. 

En el momento del desembolso, los DEG 240,1 millones eran equivalentes a  327 millones de dólares.

Sin embargo, al momento de la devolución esta cantidad ya era  equivalente  a 346,7 millones de dólares, que provocaron al país una   pérdida  19,6 millones de dólares por la variación cambiaria del DEG respecto al dólar.

“Eso explica que el cambio del DEG por unidad se haya situado en 1.366 dólares estadounidenses en el momento del desembolso al país, en abril de 2020, y que debido a su incremento a lo largo del año (1.442 dólares estadounidenses en los primeros meses de 2021), la deuda haya crecido alrededor del 6%”, puntualiza el BCB. 

La entidad indicó que en cinco años la variación del costo de este financiamiento estaba sujeto a la variación de este activo de reserva y que posee un alta volatilidad comparado con otros activos similares.

“Sin embargo, si se realiza la proyección a cinco años, con el valor actual del DEG, el costo financiero del crédito ascendería alrededor de 70 millones de dólares estadounidenses” remarcó el BCB al calcular el costo en cinco años por variación cambiaria de los DEG y sin contar con los intereses por acumularse.

Ilegalidad 

El BCB señala que el Estado decidió la devolución del crédito contraído con el FMI por incumplir lo establecido en los artículos 158 y 322 de la Constitución Política del Estado (CPE). El artículo 158 establece como funciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP:  “Aprobar la contratación de empréstitos que comprometan las rentas generales del Estado y autorizar a las universidades la contratación de empréstitos”).

El artículo 322 de la CPE señala por otra parte que  “La Asamblea Legislativa Plurinacional  autorizará la contratación de deuda pública cuando se demuestre la capacidad de generar ingresos para cubrir el capital y los intereses, y se justifiquen técnicamente las condiciones más ventajosas en las tasas, plazos, los montos y otras circunstancias”.

¿De dónde salieron los 24,3 millones de dólares para cancelar los intereses y la variación cambiaria?  Al respecto la entidad explica que en el marco de la Ley 1670 del BCB en su función de agente financiero, la institución procedió a la devolución de recursos cuyo origen fue el Tesoro General de la Nación.

La autorización

El 17 de abril de 2020 el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó la solicitud de asistencia financiera de emergencia de Bolivia de aproximadamente 327 millones de dólares (DEG 240,1 millones, 100% de la cuota) en virtud del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR).

La entidad informó entonces que los recursos eran  para ayudar al país a enfrentar necesidades de balanza de pagos derivadas de la Covid-19, respaldar los gastos médicos necesarios y medidas de ayuda para proteger el bienestar de la población.

Existe polémica porque para el Gobierno se trata de un crédito, aunque analistas sostienen que fue un intercambio de divisas.

Ente emisor dice que  hubo condicionalidades

El Banco Central de Bolivia (BCB) aseguró que el “crédito” del Fondo Monetario Internacional (FMI) establecía una serie de condiciones de orden macroeconómico a las que se comprometieron exautoridades. 

En fecha 10 de abril de 2020, José Luis Parada, del Ministerio de Economía,  y Guillermo Aponte, del BCB, remiten la Carta de Intención al FMI en la que  en el punto 7   se estipulan compromisos: “…. Estamos comprometidos a dejar asegurada una estabilidad macroeconómica ininterrumpida y evitaremos toda medida o política que pueda acentuar estas dificultades. Bolivia cumplirá con las disposiciones del Convenio Constitutivo del FMI – incluidas las relacionadas con la imposición o la intensificación de restricciones a la realización de pagos y las transferencia por las transacciones internacionales corrientes, o la institución de prácticas de tipos de cambio múltiples o la concentración de acuerdos de pago bilaterales que contravengan muestras obligaciones en virtud del artículo VII e implementará políticas públicas dentro de ese marco”.

 Asimismo aseguran que “su intención es evitar instituir restricciones comerciales por razones relacionadas con la balanza de pagos”.

La carta forma parte del informe sobre el país No 20/182 elaborado por el FMI.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

1
18

Otras Noticias