Analistas: Las pugnas en la CAF arriesgan su credibilidad

La lucha ideológica entre los países adheridos al Socialismo del Siglo XXI y otras naciones se trasladó al control de organismos internacionales, advierten.
jueves, 25 de marzo de 2021 · 05:04

Página Siete / La Paz

Las pugnas al interior de la CÁF Banco de Desarrollo de América Latina entre los llamados países que propugnan el Socialismo del Siglo XXI y otras naciones  arriesgan la credibilidad de una de las instituciones más importantes de la región, según analistas.

En las últimas horas el presidente de la CAF, Luis Carranza, renunció al cargo  y en su carta de alejamiento denuncia que el “último año hemos observado el interés de politizar la actuación de la CAF, lo cual sería muy negativo para el futuro de nuestra organización”. Explica que soportó una supuesta presión política argentina para nombrar a un técnico suyo como vicepresidente de Programa Países, un cargo al cual Carranza había propuesto al boliviano Bernardo Requena.

El analista internacional Álvaro del Pozo  opinó que cualquier Estado con una política exterior seria siempre aspira  a que sus funcionarios ocupen cargos en organismos internacionales. Eso es positivo siempre que se respete y valore la meritocracia.

 Sin embargo, dijo que  se percibe un cierto grado de politización y la lucha ideológica entre los países de línea socialista y aquellos de una línea más liberal que ahora salpica  a la entidad.

“Esa lucha ideológica esta afectando a organismos tan importantes como la CAF, donde antes bajo la conducción del boliviano Enrique García no se escuchaba ningún problema. Es una pena porque estaríamos visualizando en el mediano y largo plazo un descrédito de la CAF en desmedro de lo que fue su construcción al mando de García”, manifestó Del Pozo.

 Añadió que las instituciones de desarrollo que captan inversiones  dan créditos que se basan en la credibilidad, pero ahora la CAF se encuentra en discusiones domésticas que reflejan una debilidad institucional.

Del Pozo indicó que al interior de la CAF también deben investigarse las denuncias de acoso laboral que se hicieron antes.

La internacionalista Roxana Forteza opinó que  instituciones como la CAF son técnicas y su función va más allá de las cuestiones políticas, pero con las denuncias que se han conocido se mencionan  presiones de algunos países en la renuncia del presidente de la institución.  

 “La intromisión de países en las designaciones va en contrasentido de los que son los  organismos y terminan perjudicando, más que ayudar”, dijo.

 Los países, los ciudadanos y las empresas   necesitan de los créditos de la CAF, del apoyo a la integración caminera.

“Sería una pena que por presiones políticas  estos organismos terminen  mal utilizados y se puedan generar un descrédito. Eso es lo que pasó con instituciones como el ALBA, que fueron impulsadas por los países adheridos al Socialismo del Siglo XXI”, sostuvo la analista.

 

El  conflicto

  • Denuncia Carranza dice en su carta de renuncia que solicitó un voto de confianza para que respaldaran la designación de señor Bernardo Requena como vicepresidente de Programa Países, función que viene desempeñando interinamente desde hace 15 meses. “Pese a la argumentación presentada y al buen desempeño del señor Requena, el directorio decidió no respaldar su designación”, añadió.
  •   Presión “Esos directores por Argentina me solicitaron verbalmente y a través de mensajes escritos a principios de 2020 que designe como vicepresidente a una persona que no reunía las condiciones para el cargo”, agrega Carranza en la carta. El ejecutivo  reemplazó al boliviano Luis Enrique García (1991 - 2017).

 “Mantener  independencia de la CAF  ante politización es clave”

El presidente ejecutivo del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Luis Carranza, dimitió de su cargo para trasladar a los países que integran la organización la importancia de “mantener su independencia” frente a los intentos de “politizar” su gestión.

Así se expresó Carranza en una entrevista con la Agencia Efe en la que reconoció que la crisis desatada en el seno del organismo pudo deberse a sus políticas de “reestructuración” para hacerlo eficiente, a la imposición de medidas de austeridad y a un “choque cultural” entre políticas de gestión centradas en objetivos y las que sostienen otros intereses. Asimismo, Carranza apuntó que las acusaciones de despidos improcedentes, abusos laborales, excesos e incluso violencia y acoso laboral que ha recibido su gestión nace precisamente de esas reformas y provienen de personas que “no estuvieron de acuerdo con esta visión”.

“La razón fundamental es el intento de politizar la institución. En defensa de la institución y de su independencia y autonomía, es que tomo la decisión de dar un paso al costado. Es un mensaje claro que se envía a los países de lo importante que es en este tipo de instituciones mantener su independencia”, dijo al referirse a su renuncia.

Lograr que exista una sana competencia y a la vez cooperación entre los miembros de un equipo es la clave para el éxito de la institución y eso solo se logra si todos perciben neutralidad, transparencia y meritocracia.

“Y eso se intentó vulnerar con presiones para incorporar dentro de la vicepresidencia de programación de países a una persona que no tenía las condiciones necesarias para esa alta función”, preciso.

Agregó que en 2017 se inició un proceso de reestructuración que implicó un cambio de visión. En ese contexto muchos dieron un paso al costado dentro de un plan de retiro, que es normal en una organización como ésta y que ya se hizo en el pasado. Unos pocos casos decidieron judicializarlo. “Uno de estos casos es el que el de la señora Alejandra Claros, que renunció de forma voluntaria en 2019, hace denuncias internas que son canalizadas dentro de los esquemas propios de la organización y se procede a su desvinculación porque ella misma lo solicita. Un año después, ella lo judicializa”, dijo.

Se  tienen cuatro casos abiertos a nivel judicial, todos  tienen una vía ya establecida. (EFE).

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
13