Anulan dos normas que permitían el uso de transgénicos

El Gobierno abrogó los decretos 4232, 4238 y el 4348, aprobados por Añez.
viernes, 23 de abril de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

El Gobierno abrogó los decretos supremos 4232, 4238 y 4348, que daban paso a la implementación de los transgénicos. Las tres normas fueron anuladas a través del Decreto Supremo 4490, aprobado ayer por el gabinete de ministros. La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) calificó la medida de retroceso para el sector productivo del país.

“Eliminamos el abuso del gobierno de facto anterior, que introdujo con un solo decreto y sin sonrojarse  toda la cadena de transgénicos en nuestro país, en trigo, maíz, en todo”, afirmó ayer el presidente Luis Arce, durante la inauguración de la Expo Feria de Nuestra Madre Tierra.

  En  mayo de 2020, el gobierno de Jeanine Añez  aprobó el Decreto Supremo 4232 que da vía libre para que  semillas transgénicas de maíz ingresen a Bolivia: caña de azúcar, algodón, trigo y soya. La norma buscaba acelerar los procedimientos en la producción de semillas destinadas al abastecimiento del mercado interno y comercialización externa, según exautoridades.

 En el mismo mes de ese año, mediante el Decreto Supremo 4238, se establecía   un plazo de hasta 40 días  para que  el Comité Nacional de Bioseguridad  apruebe los procedimientos abreviados.

Luego, en septiembre del mismo año, se promulgó el Decreto Supremo 4348, cuyo contenido central señalaba que  se iba a proceder a la identificación de zonas de cultivo para la coexistencia de las semillas nativas del maíz y las genéticamente modificadas.

En Bolivia  sólo se  autorizó la producción de un evento transgénico en soya, la soya RR1, resistente al herbicida glifosato, que está vigente en el país desde 2005.

 Las repercusiones

El presidente de  Anapo,  Fidel Flores, expresó su rechazo a la decisión del Gobierno y dijo que el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM),  viabilizaban el acceso a nuevos eventos de biotecnología para los cultivos de soya, maíz, trigo, algodón y caña de azúcar.

 “La decisión del Gobierno es un gran retroceso para el sector productivo del país, porque impide que miles de productores bolivianos puedan acceder a esta tecnología para mejorar su productividad y disminuir los riesgos de pérdidas productivas por efectos climáticos adversos, como la sequía y el ataque agresivo de plagas como el gusano cogollero en el cultivo de maíz”, indicó. 

Afirman que este tipo de medidas no son las señales adecuadas  para demostrar que existe la voluntad de generar mejores condiciones para el sector productivo.

El presidente de la CAO, Óscar Justiniano, afirmó que este tipo de decisiones afecta  la reactivación económica del país. 

“Necesitamos que el Gobierno reestructure cuanto antes el plan de reactivación. Nosotros teníamos planificado desarrollar una mayor cuantía de productividad por  hectárea, con semilla genéticamente modificada”, indicó.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
3

Otras Noticias