Experto: Ingreso de medicamentos subió por la Covid

domingo, 16 de mayo de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

El economista e investigador Gonzalo Mario Vidaurre afirmó que el contrabando  y la adulteración de medicamentos no se han detenido desde la investigación que realizó en 2018. Por el contrario, se han incrementado por la pandemia de la Covid-19.

“El contrabando y la adulteración de medicamentos no se han detenido y continúan siendo un problema de salud pública, más aún con la pandemia de la Covid-19, en la que la gente recurre a cualquier producto médico con o sin información para solucionar alguno de sus problemas de salud”, indicó Vidaurre.

A pedido del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el economista realizó en 2018 el estudio titulado El Negocio de la Muerte, comercio informal de medicamentos en Bolivia, cuyo objetivo era mostrar la problemática del comercio informal de medicamentos en ciudades que son capitales como La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra, donde se  identificó  gran cantidad de lugares de venta de fármacos de manera libre y sin control.

“Con la  investigación se ha confirmado que un medicamento no es un bien más, como cualquier otro producto (..). Lamentablemente los medicamentos  falsos no cumplen este requisito y, en consecuencia, son peligrosos para la salud. En el mejor de los casos, un producto falsificado no tiene ningún efecto terapéutico;  en el peor, puede causar la muerte al paciente”, señala en la parte de presentación del documento publicado por el IBCE.

Denota que el contrabando y falsificación de medicamentos es un tema “altamente sensible”, ya que las acciones emprendidas por las empresas, los organismos de  fiscalización y las aduanas suelen ser insuficientes debido a su creciente magnitud. 

Con base en el último registro, en 2017, en   las incautaciones de medicamentos de contrabando por   la Aduana Nacional  se cuantificaron  30,3 toneladas, pero no hay  reportes de 2018 y 2019.

Vidaurre sostuvo que con el estudio de 2018 se había sugerido a las entidades gubernamentales implementar cuatro medidas, con el fin de desincentivar este tipo de actividades ilícitas como son  el contrabando y la falsificación: trazabilidad y hologramas para cada producto farmacéutico, destinado al consumo humano.

Se propuso el fortalecimiento de la supervisión, que contempla mayor responsabilidad; educación del consumidor, cuyo fin es que sepa identificar los productos fraudulentos;  y la utilización de tecnología para conocer el medicamento.  “De los cuatro sólo se implementó el fortalecimiento, pero aún falta por hacer. Si bien observé una actitud más proactiva de Agemed, que con el informe ha fortalecido su esquema, pero no es  suficiente, sino que las acciones deben ser continuas”, dijo Vidaurre.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

45
49

Otras Noticias