Ejecución de empresas estatales llegó a 63,5% y cuatro concentran recursos

YPFB, ENDE, la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) y la Gestora Pública de la Seguridad Social controlan el 87% del presupuesto asignado a 29 empresas del Estado en 2020.
lunes, 17 de mayo de 2021 · 05:04

Página Siete/ La Paz

La ejecución presupuestaria de 29 empresas estatales alcanzó un 63,5% en 2020. Cuatro compañías, encabezadas por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB),  concentran el 87% del presupuesto nacional.

De acuerdo con el  reporte de ejecución presupuestaria del Sistema de Gestión Pública (Sigep) con  relación al gasto, las firmas estatales  llegaron a gastar un 63,5% de asignación.

El economista Jimmy Osorio explicó que las  29 empresas llegaron a ejecutar un total de 55.178 millones de bolivianos.

El reporte de ejecución presupuestaria del Sigep, correspondiente a 2020,  da cuenta que  las 29 empresas estratégicas nacionales  llegaron a percibir un total de 52.754 millones de bolivianos, monto que representa el 60,7% de los 86.892 millones de bolivianos  del presupuesto total inscrito para el año pasado. 

  Osorio señaló que YPFB tiene una participación del 70,2% del total del presupuesto de las empresas nacionales estratégicas. “Este grado de asignación presupuestaria muestra, en términos globales, que el modelo económico empresarial estatal asienta sus bases en el sector extractivo petrolífero” precisó. 

A YPFB le siguen, en grado de participación presupuestaria, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), la Gestora de la Seguridad Pública Social y la Corporación Minera de  Bolivia (Comibol). “Sumando la participación de las empresas más importantes, en términos presupuestarios, se determina que el 87,2% del presupuesto de todas las empresas nacionales  es administrado por las cuatro empresas indicadas”, subrayó Osorio.

Eso significa, dijo,  que el éxito o fracaso del modelo empresarial boliviano  depende del rendimiento de cuatro empresas,  tres de ellas productivas y una de servicios. “El resto de las empresas nacionales es marginal, es decir que sus rendimientos o fracasos financieros no tendrán mayor incidencia en las finanzas nacionales”, puntualizó. 

Con respecto a la ejecución de los recursos,  existe una fuerte variación, pues hay empresas como Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) y la Agencia  Boliviana Espacial (ABE), que ejecutaron un 95,4% y 82,8% respectivamente.

“En  contraste a éstas se registran niveles de ejecución de menos del 10%, en empresas como la Empresa de Servicios Aéreos Bolivianos, la Empresa Pública Nacional Estratégica de Yacimientos de Litio Bolivianos, la Empresa Siderúrgica del Mutún y la Empresa Pública  Quipus”, señaló Osorio.

El experto sostuvo que a pesar de la pandemia el modelo empresarial estatal no sufrió severas alteraciones, puesto que asienta sus bases en cuatro empresas que no tuvieron fluctuaciones importantes en sus ingresos, entre ellas YPFB, Comibol y ENDE, dedicadas al sector productivo primario y secundario y la Gestora en   servicios de intermediación financiera.

“En estos cuatro casos la pausa fiscal derivada del confinamiento no tuvo un fuerte impacto en sus finanzas, puesto que, en el caso de YPFB,  esta empresa no dejó de producir ni exportar gas ni otros derivados de petróleo; en el caso de ENDE no bajó sus niveles de generación ni de distribución y en relación con la  Gestora Pública, ésta siguió recibiendo los aportes del sector laboral formal”, remarcó Osorio.

El resto de las empresas que tuvieron que estar paralizadas por la pandemia  no incidieron en el desempeño empresarial nacional.  En 2019 se registró un 67,2% de ejecución presupuestaria y para 2020 se registró un 63,5% de ejecución.

Inversión de YPFB
 

Para este año YPFB pretende ejecutar una inversión de 788 millones de dólares. 

De este valor, el 85% está a cargo de la estatal, de manera directa, mediante sus empresas filiales y subsidiarias. Del 15% restante se encargan las empresas que operan campos de producción y exploración.

 El año pasado la renta petrolera  disminuyó de 2.347 a 1.623 millones de dólares en  relación con  2019.

 YPFB atribuyó el descenso de los ingresos a la caída del precio de exportación de gas natural, los menores volúmenes requeridos por Brasil y  la pandemia de la Covid-19.

 

Este año la estatal petrolera pretende incrementar la renta petrolera  y anuncio que sus ingresos crecerán en 35% en comparación al año pasado.

Esto significa  más de 1.900 millones de dólares para reactivar la economía  mediante la asignación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), regalías y otros impuestos que YPFB aporta al Estado.
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

44
54

Otras Noticias