Petrobras negocia venta de campos de gas en Bolivia y acciones en GTB

La empresa estatal brasileña, que opera dos de los dos campos que hicieron historia en Bolivia, por su aporte energético, ingresó al país en 1996.
sábado, 8 de mayo de 2021 · 17:20

Página Siete Digital

Petrobras está en negociaciones para disponer de sus actividades de exploración y producción de gas que se realizan en San Alberto y Sábalo, en Bolivia; además de las acciones del gasoducto Gas Trans Boliviano (GTB). La información fue anticipada por el columnista Ancelmo Gois en su blog y confirmada por el diario brasileño O Globo.

En la publicación señala que, la intención de la empresa estatal brasileña es poner fin a todas las actividades en Argentina y Colombia.

En Bolivia, la producción de gas proviene principalmente de los campos San Alberto y Sábalo, donde Petrobras tiene una participación de 35% en los contratos de operación de servicios, que se operan principalmente para suministrar gas a Brasil y al mercado interno boliviano.

Hasta 2019, la producción del megacampo Sábalo, que data de la década de los 90, alcanzaba a 11,8 millones de metros cúbicos de gas por día (MMmcd), mientras que, San Alberto, descubierto en 1998 y que está en fase de agotamiento, fue de 2,3 MMmcd.

La semana pasada, la brasileña inició la fase vinculante por la venta de su participación de 51% en Transportadora Brasileira Gasoduto Bolivia-Brasil (TBG), que es propietaria y operadora del gasoducto Bolivia-Brasil en territorio brasileño, con una extensión de 2.593 kilómetros (km) y una capacidad de transporte de hasta 30 MMmcd.

Según una fuente, la empresa estatal se encuentra en negociaciones para vender, además de los campos de producción, las tres unidades procesadoras de gas natural (UPGN) que tiene en el país. Los planes también incluirían la venta del 11% de participación en GTB, responsable del lado boliviano del gasoducto Bolivia-Brasil, con una longitud de 557 km.

Este último, es uno de los principales canales de abastecimiento de gas para el estado de San Pablo, Brasil, el más industrializado y próspero del país, aunque la dependencia del combustible boliviano ha caído en los últimos años, en buena medida gracias a inversiones de la propia Petrobras.

El columnista Gois mencionó que Petrobras Bolivia, que cumplirá 25 años en este año, fue un gran sueño. Fue la primera subsidiaria integrada de Petrobras en el exterior en producir petróleo y gas, gasoductos, refinerías y gasolineras. El brasileño llegó a representar el 18% del PIB boliviano y el 24% de los impuestos recaudados en el país.

La empresa ingresó a Bolivia en 1996 y 2006, el gobierno del entonces presidente Evo Morales decretó la nacionalización de las reservas y activos petroleros en el país, lo que generó una disputa entre Petrobras y el gobierno del vecino país.

El programa de desinversión de Petrobras fue anunciado en 2015, como fórmula para enfrentar la elevada deuda de la empresa, la caída de los precios del crudo y las dificultades de captación, a lo cual se sumó el impacto del escándalo desatado en la compañía en 2014 por la vasta operación anticorrupción conocida como Lava Jato, según EFE.

El ambicioso plan, sin embargo, se paralizó en 2020 como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Las metas del plan de desinversiones de Petrobras para el período 2020-2024 apuntan a deshacerse de activos no estratégicos por entre 20.000 y 30.000 millones de dólares.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

53
67