El salar, la quinua y una cantera marcan al menos 5 conflictos entre Oruro y Potosí

El Gobierno señala que el caso de quema de domos no se trata de un conflicto de límites, puesto que la costra salina es una reserva fiscal.
lunes, 2 de agosto de 2021 · 15:12

Leny Chuquimia / La Paz

Desde hace unos 20 años, los departamentos de Potosí y Oruro mantuvieron al menos cinco conflictos importantes en  su  zona fronteriza; el salar   fue el motivo   en dos de ellos. Sólo en uno -la  centenaria pugna por tierras entre Qaqachacas, Laimes y Jucumanis- se logró relativa paz; mientras prevalecen los problemas por  canteras y cultivos.

El incidente  más reciente se desató por la instalación de un proyecto turístico en la parte norte del  salar que ambos departamentos reclaman. Las autoridades aseguran que el problema no es limítrofe , ya que se trata de una reserva fiscal bajo control estatal. 

Potosí envió una consulta sobre este punto al   Tribunal Constitucional; Oruro asegura que el terreno es parte de una tierra comunitaria de origen (TCO).

 Salar, la manzana de la discordia

El 23 de julio pasado,  comunarios potosinos quemaron los domos del emprendimiento turístico Kachi Loddge, que se  instaló en la costra salina  en 2018 y por el que ya había denuncias ante el entonces Ministerio de Culturas. 

Kachi Loddge se encontraba en el   norte del salar,  área que Potosí y Oruro reclaman como suya y por la cual se acusan de avasallamiento. Para los primeros es parte  del Salar de Uyuni; para los segundos  pertenece al   Salar de Thunupa. 

El emprendimiento  trabajó  con  comunidades  orureñas sin consultar a las  potosinas ni, como manda la ley, al Gobierno central. Pero detrás de lo que parece ser un conflicto limítrofe hay décadas de tensión por la tuición del salar. 

“Se ha establecido muy claramente que éste no es un conflicto territorial. Ambas gobernaciones han indicado que tienen claros sus límites. Además, no existe ningún proceso de conciliación  administrativa en  esa zona. Queda claro que lo que falta es una normativa que regule el aprovechamiento  turístico del salar. Esta  es una oportunidad  para  que el desarrollo no sea solo para un departamento, sino para toda la región”, señaló el viceministro de Autonomías, Álvaro Ruiz. 

 El pasado miércoles, el ministro encabezó una reunión con autoridades de  Oruro y Potosí. Tras  horas de debate, se acordó un acta de  entendimiento con 10 puntos, que a último momento  no se firmó, dejando el tema en  cuarto intermedio. Hay dos puntos de desacuerdo: el reconocimiento de que el   “Salar de Uyuni” es una unidad integral y que es una reserva fiscal no disponible.

También puede leer: Kachi Lodge y ¿la piromanía en el ADN de los bolivianos?

“Oruro no firmó. No quiere reconocer  al Salar de Uyuni y  no puedo permitir que se viole las normas que sí lo reconocen”, explicó el gobernador de Potosí, Jhonny Mamani.

Sostuvo que el desacuerdo surgió por el acápite en el que ambos departamentos reprochan lo ocurrido en el salar. Y es que para Oruro ese sector es parte del  Salar de   Thunupa  y no el de Uyuni.

“El acta prosperó, identificamos aspectos importantes como que Oruro no promovió ningún hecho de violencia. Nos estancamos porque Potosí no quiere que se inserte el termino de   ‘tierra fiscal no disponible’, eso implica que ni ellos ni nosotros podemos hacer  ningún tipo de actividad en el sector”, sostuvo   el gobernador de Oruro, Johnny Vedia.

La reserva fiscal

No es la primera vez que hay tensión por el salar. Ya hace 11 años  la explotación del litio  y la participación en las regalías llevaron a los departamentos a disputas. La pugna   se sumó a  demandas regionales potosinas y a un conflicto limítrofe latente en Coroma, lo que desencadenó la histórica huelga  de los   19 días, que empezó el 29 de julio de 2010. 

La protesta,  que movilizó  a casi todo el departamento potosino, marcó la separación  entre la región  y el gobierno del MAS. El pliego petitorio llevaba la  bandera de la defensa del litio y la solución a los conflictos de límites.  

Aunque ya entonces  se pedía la delimitación definitiva  en torno al salar ; la demarcación había sido hecha  mucho tiempo atrás.

El 9 de diciembre de 2003, en el gobierno  de Carlos Mesa se  promulgó  la Ley 2564 que declara como Reserva Fiscal “las 2.190.500 hectáreas del Salar de  Uyuni”. Las coordenadas del perímetro  fueron   definidas en el Sistema Geodésico Mundial (WGS-84).


Gobernadores  prometieron buscar una solución pacífica.
Foto: Viceministro de Autonomías

La integridad del terreno quedó refrendada en el artículo  29 de la Ley   339 de Delimitación de Unidades Territoriales, firmada por Evo Morales en 2013. La norma establece: “la unidad territorial a delimitarse no podrá definir jurisdicción territorial sobre cuerpos de agua y salares”. Añade que, en estos casos, le corresponde al nivel central el uso y administración.

Desde la Gobernación de Oruro se explica que en 2008, conforme al expediente agrario N° 37466 y la resolución suprema 230065, su municipio de Salinas  Garci de Mendoza  se convirtió en un Gobierno Autónomo Indígena Originario, cuya delimitación por parte del INRA incluye parte del salar.

En  los mapas,  esta delimitación formalizada en 2008 se sobrepone a la realizada por  la Ley 2564 que le da tuición al Estado.

En la Cumbre Potosina de Defensa del Salar, realizada el jueves en Uyuni, acordaron no ceder ni un milímetro y remitir al TCP una consulta sobre la reserva fiscal.

Pugna en  Coroma: la cantera,  los cultivos y la fábrica de cemento

Uno de los antecedentes del conflicto cívico de 2010 fue la disputa por 14 kilómetros cuadrados  ubicados entre las provincias Avaroa,  de Oruro, y Bustillos,  de Potosí. 

El  problema empezó en 2006 por la jurisdicción  del  cerro Pahua. Potosí afirma que éste se encuentra en Coroma, provincia Antonio Quijarro, mientras que Oruro asegura que es de Sevaruyo, en la provincia Avaroa.

Esas montañas contienen la mayor reserva de piedra caliza de la región,  ideal para proveer de materia prima a una fábrica de cemento que ambos departamentos han pedido desde hace  décadas. Además, era una reserva de uranio que Evo Morales negaba  conocer.

 Los enfrentamientos desataron la protesta de los lugareños y luego el paro cívico de 2010.

 Se sabe que en 2008  se gestionó  crédito venezolano e iraní para construir dos cementeras en la zona. Pero tras la  ruptura con Potosí,  nunca se concretaron al argumentar que no eran factibles.   Oruro recibió una fábrica en 2019 en Caracollo. 

  En 2016  el conflicto en la zona  se reactivó y se pidió  militarizar el lugar para evitar los enfrentamientos. Esta vez la cantera   de piedra caliza y el mineral no eran los únicos problemas.

  Las comunidades de Coroma se enfrentaron  con   las comunidades de Quillacas, en el lado orureño. El Ministerio de Autonomías indicó que la pugna se debía a un loteamiento de los terrenos en conflicto que se convirtieron en cultivos de quinua en disputa. 

Los lugareños señalan que hasta hoy la tensión vuelve cada año en la época de siembra.


Uno  de los domos afectados por el fuego tras el ataque.
Foto: RRSS

20 años de calma entre los ayllus guerreros 

Las peleas entre Qaqachacas, Laimes y Jucumanis fue  uno de  los conflictos entre Oruro y Potosí de más larga data.  Tiene sus antecedentes   siglos atrás, incluso desde antes de Colonia.

Durante décadas, estos pueblos ubicados en el norte de Potosí y el sur  de Oruro protagonizaron sangrientas batallas por territorios discontinuos  que escaparon  a las divisiones  territoriales  impuestas por la Colonia y la República.

Para pacificar y delimitar sus territorios,  el 7 de enero de 2014, el presidente Evo Morales promulgó la Ley de Delimitación Interdepartamental Oruro - Potosí y proclamó el  fin a la guerra de ayllus. 

    Pero según los registros, el último enfrentamiento se produjo   el 23 de enero de 2000. Esa madrugada los  Qaqachacas de la provincia Avaroa, del Sur orureño, dejaron como saldo 18 muertos y 10 heridos en el asalto  y quema de 25 casas de la comunidad de Sora Sora,  del ayllu Laimes de la provincia Bustillos, al norte de Potosí. Portaban   armas que databan de la Guerra del Chaco. 

Según determinaron las investigaciones, el asalto fue una venganza ante un ataque -de una semana antes- protagonizado por los Laimes y que dejó varios heridos. Hasta ese año, el 2000, los asaltos y ataques mutuos por el control de   los territorios eran una constante  para estas comunidades sumidas  en la  pobreza. 

Aunque por años las autoridades anunciaron  la pacificación  y hasta emprendieron el  desarme, los intentos no prosperaron hasta que los  mismos ayllus buscaron una salida.

 En los archivos de el periódico  El Potosí  hay una fotografía tomada meses después  de este último enfrentamiento a los pies del  Cerro Rico. En ella se ve a dos dirigentes de los ayllus en guerra dándose la mano para acordar el camino a la  paz.

 

 Punto de vista

Milton Lérida Aguirre, economista e investigador.
“Los límites están  zanjados”

Hay que decir que el tema de límites (en el salar) no está en conflicto, eso ya está zanjado hace años. Ya está definido el límite entre Oruro y Potosí.

 Hay un texto que  hizo conocer la demarcación que es de conocimiento del Viceministerio de Autonomías. Lo que pasó la semana pasada no tiene que ver con los límites, sino con el emplazamiento de los domos sobre la superficie    de la costra salina que está ubicado de forma integral en  la provincia Daniel Campos, en el departamento de Potosí.

 Hay una Resolución Ministerial de enero de 2004, que en su artículo 66 establece como error de fondo los trazos  limítrofes que dividen aguas lacustres y salares. Es decir que los salares no se pueden dividir. O están  en  una provincia o están en la otra.

Antes del 2004 sí había este problema. Por ejemplo: una tercera parte del Salar de Coipasa  estaba en territorio potosino y una parte  pequeñita del gran Salar Thunupa (Uyuni) estaba en Oruro. Esto generaba una serie de problemas y por eso se hizo esa resolución. Han pasado más de 15 años y nunca nadie se quejó. Se aceptó  y, por tanto, el límite ya estaba zanjado.

El tema de Coroma y Quillacas está en Sucre  y se define en esa área.  Ese conflicto es en un tramo muy distante al del salar y tiene sus propias particularidades.  

Lastimosamente no hay un sitio  donde  estos datos, documentos,  mapas precisos sean de acceso libre. Hemos tenido años de una  administración deficiente sin conocimiento de muchos temas y que acaban en problemas como el de los domos.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

49
55