Gobierno anuncia próximo reinicio de operaciones de la Planta de Úrea, que debió empezar en junio

La planta está parada desde el 2019, pero ya desde el inicio de operaciones confrontó problemas técnicos que derivaron en suspensiones parciales.
miércoles, 1 de septiembre de 2021 · 10:13

Brújula Digital 

Sin precisar día y hora de arranque, el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, anunció este martes el reinicio de operaciones de la planta de úrea ubicada en el trópico de Cochabamba que de acuerdo con previsiones que hizo Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) debió arrancar el pasado mes de junio.

“Luego de haber iniciado una serie de gestiones de ver el diagnóstico, ajuste, quiero manifestar estamos en proceso de reinicio de nuestra planta en los próximos días”, afirmó la autoridad en un acto público en Puerto Quijarro, en el Departamento de Santa Cruz, aprovechando la inauguración de una oficina regional de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH).

Hasta ahora el país perdió recursos por cerca al 50% del costo que demandó al Estado, la instalación de la planta de úrea y que está bordeando los $us1.000 millones, dijo Molina.

La planta de úrea está parada desde el 2019, pero ya desde el inicio de operaciones confrontó problemas técnicos que derivaron en suspensiones parciales.

Para que la planta de úrea y amoniaco de Bulo Bulo en el Chapare vuelve a funcionar a un costo de $us53 millones el gobierno contrato expertos de Rusia y la India, informó en junio pasado el presidente ejecutivo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Wilson Zelaya.

También puede leer: Planta de Úrea producirá desde junio

En declaraciones a una televisora local en Santa Cruz, el alto ejecutivo petrolero, adelantó entonces que el arranque de la factoría estaba previsto para la segunda quincena del mes de junio, claro está, de no existir inconvenientes de último momento. A pesar del compromiso, la fábrica no termina de funcionar.

“A la fecha los ajustes técnicos que requiere la planta culminaron en un 85% y hasta ahora ya se inspeccionaron las partes más importantes como ser la productora de amoniaco y úrea con técnicos especializados de las firmas internacionales KBR y Toyo, que recomendaron que la fábrica está lista para arrancar”, afirmó Zelaya.

Aseguró también al igual que hizo ayer Molina, que YPFB se halla en la “fase final de los preparativos y de llegar los técnicos que nos hacen falta, dos vienen de la India y cuatro de Rusia, podríamos estar arrancando la planta a los inicios de la segunda quincena del mes de junio”.

Con cerca de 200 personas especializadas, entre ellas de Venezuela, la planta estará lista para volver a operar y producir urea, aseguró el CEO de YPFB.

Costo millonario

Las arcas fiscales erogaran 53 millones de dólares para que Bulo Bulo vuelva a operar, fijó la cifra Zelaya.

La planta lleva ya 21 meses parada y esto significó para el Estado pérdidas por 263 millones de dólares en lo que respecta, solo al flujo cesante de la fábrica, referente a comercialización de úrea en el mercado interno y con destino a la exportación, acotó información.

Con erogaciones millonarias Zelaya admitió también que recuperar los fondos perdidos y la confianza del mercado, demandará “mucho tiempo” aunque no detalló meses y acaso menciono años.

Los mercados a los cuales espera exportar úrea YPFB, una vez tenga producción la planta, son Brasil y el Paraguay, principalmente, subrayó también el ejecutivo corporativo.

Una historia de nunca acabar

El exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos declaró a principios de año a medios locales en Santa Cruz que la planta de Bulo Bulo, presentó desde un inicio fallas técnicas estructurales.

El gobierno del presidente, Luis Arce, responsabilizó a la expresidenta de transición, Jeanine Añez, por la suspensión de actividades operativas en la fábrica. Ríos desmintió este hecho.

Apelando al internet (recabando notas de prensa y comunicados oficiales) el gobierno del MAS-IPSP, aviso de paros programados, comentó el exministro para demostrar, en parte, cómo y en qué condiciones la factoría no terminó nunca de operar sin dificultades.

Una planta de esta magnitud no puede parar nunca, afirmó Ríos. “Son de proceso continuo y deben trabajar al 80 y 90% de capacidad sin parar”, acotó.

Según el exministro entre el 2018 y 2019, mucho antes del gobierno de Añez, Bulo Bulo ya registro problemas.

También puede leer: A un año de paro de la planta de úrea, dudan que sea reactivada

“El año 2018 operó al 31% de capacidad, mientras que un año después, 2019, la planta trabajo solo al 39%”, apuntó.

Es decir, desde que fue entregada al Estado por la empresa surcoreana Samsung Engineering Co. LTD el año 2017, registró problemas.

La planta de úrea y amoniaco fue anunciada por el gobierno de Evo Morales en 2012, prometió entregarla en 2015 y se hizo un acto de inauguración en 2017.

De acuerdo con la previsión del anterior gobierno, la planta debía producir 2.100 toneladas métricas de úrea por día y, según promesas, iba a generar ingresos por $us 300 MM cada año.

Sin embargo, solo entre el 2018 y 2019, la planta dejó pérdidas millonarias para el Estado. Cada año la caja chica de YPFB, responsable de administrarla, se ve más deficitaria.

Las pérdidas llegaron a $us 10 MM en 2018, mientras que para el 2019 sumaron otros $us 13 MM, por operar la planta con baja capacidad y por los costos que implica hacerla funcionar debido a la ubicación geográfica donde se encuentra”, detalló Ríos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
9