Inversión de petroleras a la baja cinco años, sugieren triplicarla

Según YPFB, en 2017 las inversiones capitalizadas bajaron a $us 298 millones, en 2018 sumaron $us 366,7 millones, en 2019 $us 505,5 millones y en 2020 $us 246 millones.
martes, 4 de enero de 2022 · 05:00

Página Siete / La Paz

Las inversiones capitalizadas por las empresas petroleras tras alcanzar un pico de 2.132,1 millones de dólares en 2016, posteriormente comenzaron a declinar. Experto afirma que se requiere entre 1.000 a 1.500 millones de dólares año para subir reservas y aumentar la producción,

Según el documento “información financiera Contratos de Servicios Petroleros a junio 2021 de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), entre mayo de 2007 y junio de 2021 estos recursos alcanzaron a 9.389,4 millones de dólares, incluido el Anexo G (inversiones antes de 2007).(ver gráfica).

El documento refiere que en 2014  la inversión capitalizada por las empresas operadoras alcanzó a 1.098,2 millones de dólares, luego en 2016 el monto llegó a  2.132,1 millones de dólares, la más alta en el período de análisis. Al año siguiente el valor cae a 298,5 millones de dólares, en 2018  sube un poco a 366,7 millones de dólares en 2019 a 505,5 millones de dólares.

En 2020 se reporta 246,3 millones de dólares y a junio del año pasado 86,4 millones de dólares.

Por operador el documento de YPFB revela que desde 2007 la empresa que registra la mayor inversión capitalizada es Petrobras Bolivia 2.261,2 millones de dólares, le sigue  Repsol E&P Bolivia 1.910,7 millones de dólares,  Total E&P 1.673,8 millones de dólares, YPFB Chaco 1.494,6 millones de dólares e YPFB Andina 1.005,5 millones de dólares.

De acuerdo con YPFB las inversiones consignadas en el Anexo G corresponden a los activos de todos los contratos que existian  de manera previa a mayo 2007. “El monto reportado de mayo 2007 a junio 2021, corresponde únicamente a inversiones que tuvieron éxito en este período de tiempo, dado que todas las inversiones se realizan a cuenta y riesgo del operador y únicamente se contabilizan en caso de éxito. Asimismo, no se contabilizan las inversiones que no se han concluido a junio 2021 (obras en curso)”, precisa.

Yacimientos añade que producto del reconocimiento de las inversiones capitalizadas por los operadores, se contabiliza como Costo Recuperable la amortización de los activos que han sido capitalizados (es decir que han sido éxitosos).

El exministro de Hidrocarburos, Alvaro Ríos, explicó que las inversiones capitalizadas bajan a partir de 2016 debido a que las empresas reportan menores montos principalmente en el desarrollo de campos e infraestructura para elevar la producción de hidrocarburos.

Esto proveniente principalmente de los 4 megacampos descubiertos hace más de dos décadas: San Alberto, San Antonio, Margarita e Incahuasi.

Según el experto se necesita perforar 20 a 25 pozos por año con una inversión promedio de 40 a 70 millones de dólares por pozo. “Por eso necesitamos 1.000 a 1.500 millones de dólares anuales de inversión continua entre YPFB y empresas privadas. Brasil aún necesita gas y este tiene que ser el motor que debería impulsar la exploración junto a un sistema impositivo que de mayores incentivos”, precisó.

El ex Secretario de Hidrocarburos de la Gobernación de Santa Cruz, José Padilla, opinó que en los últimos años no sólo comenzó a declinar la producción de gas, sino las inversiones en el sector hidrocarburos por falta de seguridad jurídica e incentivos adecuados.

“No hay incentivos para que las empresas inviertan, algunos decretos para incentivar no fueron atractivos. No hay interés porque no hay seguridad, no existe una nueva ley de Inversiones que permita promover más inversión en el sector”, indicó.

Datos del Banco Central de Bolivia (BCB) revelan que  la inversión extranjera bruta en hidrocarburos cayó de 208 millones de dólares en 2019 a 156 millones de dólares en 2020. Al primer semestre de 2021 alcanzó  a 188 millones de dólares. YPFB anunció para este año una ejecución de 500 millones de dólares.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos