Bolivia importa de China seis veces más que hace 11 años

La importación de productos de origen asiático se incrementó de $us 312 millones, en 2007, a $us 2.071 millones, en 2018. MyPes piden proteger mercado interno.

Economía
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - viernes, 01 de febrero de 2019 - 0:04

Lidia Mamani /La Paz

Entre los años 2007 y 2018 las importaciones de Bolivia desde China se incrementaron en más de seis veces, de acuerdo con los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las compras de  artículos y otros bienes  del país asiático en 2007 apenas alcanzaban un valor de 312 millones de dólares, pero el año pasado sumaron 2.071 millones de dólares (ver gráfica).

Los microempresarios afirman que las políticas gubernamentales no surten efecto para disminuir la internación  de productos del exterior que les genera una competencia desleal. Los empresarios sugieren implementar incentivos para las pequeñas industrias. 

El presidente de la Cámara Regional de Despachantes de Aduana de Santa Cruz, Antonio Rocha, dijo que el crecimiento de las importaciones de  productos  de China responde a que son más competitivos debido a que el costo salarial en ese país  es  bajo comparado con Bolivia.  Otro de los  problemas es la tecnificación de la mano de obra.

Por eso los mercados se inundan de  productos baratos,  como  prendas de vestir, calzados deportivos,  electrodomésticos, artículos  de limpieza y  consumo.

 “La competitividad provoca un desplazamiento natural de la oferta china en el mercado boliviano e incluso sobre  otros proveedores, como Argentina, Brasil o Chile”, precisó.

Según Rocha, en los últimos años  el Gobierno  concentró  sus esfuerzos e inversión pública   en los recursos energéticos , hidrocarburíferos y minerales.

Mientras que sólo  hizo un pequeño esfuerzo en la industria manufacturera con el impulso  de  Papelbol, Lacteosbol o el ingenio azucarero San Buenaventura.

Pese a ello, estos emprendimientos no tuvieron un impacto significativo  en el mercado, porque en muchos casos no pueden competir con los productos chinos o de otros países.

“¿Dónde debe apuntar el Gobierno y en qué está fallando? Primero debe tener una política de incentivo industrial, eso es fundamental y eso pasa por priorizar la política laboral de largo plazo antes que la salarial”, sugirió.

Para el sector  industrial manufacturero se debe dar incentivos a la importación de bienes de capital (maquinaria y equipos)  con bajos aranceles e impuestos, de lo contrario  repercute en el precio final del producto.

  Asimismo, denotó que los elevados  aranceles para importar  calzados, textiles, muebles y   las medidas paraarancelarias  lo único que ocasionan es reducir la importación formal e incrementan el contrabando.

Competencia desleal

El presidente de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa La Paz, Néstor Sandy, manifestó que la internación de ropa, calzados, bijoutería, entre otros productos chinos, son una competencia desleal para el sector por sus bajos precios.

“En reiteradas ocasiones le hemos manifestado esa situación  al Gobierno. Planteamos normas como el control de calidad a los productos  del mercado asiático, pero no hay resultados y ahora en estos últimos meses se importó hasta alimentos, como  arroz”, reveló.

De acuerdo con sus reportes, en los últimos  seis años se cerraron al menos 3.000 unidades productivas, principalmente del sector calzados, textiles y orfebres.

Otro ejemplo que citó es que hace ochos años los productores locales tenían una participación de 80% en los  mercados, a la fecha esto se revirtió con los productos extranjeros y quedaron relegados a un 10% de presencia.

El Gobierno  aprobó dos decretos supremos, el 27 52 de autorizaciones previas para las importaciones de productos, y el 2862 de elevación del arancel de importación de calzados en un 40%, pero a la fecha no  se observan resultados, sino mayor importación.

“Hemos pedido que se apliquen políticas antidumping (medida de defensa comercial) para  proteger  la producción nacional  ante la invasión y competencia desleal. Es una medida que  practica Brasil, Argentina, Perú y Ecuador, pero en Bolivia no tiene eco”, lamentó.

El presidente de la Confederación de Microempresarios de Bolivia, Néstor Conde, explicó  que  de cada diez emprendimientos nueve se cierran. “Nuestra propuesta es clara, lo más importante es abrir mercados para nuestros productos, como la manufactura, sólo así se podrá sostener la industria nacional, de lo contrario estamos destinados a cerrar nuestras pequeñas empresas”,  dijo.

 
Bolivia compra  desde calzados hasta celulares  

En los últimos años, Bolivia importa de   China desde  calzados hasta teléfonos celulares. Sólo en 2017, el país internó un total de 4.233 productos de origen chino. Por ejemplo, durante el último decenio (2008-2018)  las importaciones de calzados acumularon 883 millones de dólares por la compra de 185.086 toneladas, señala un reporte del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

En el detalle da cuenta que hace dos años  el país adquirió un  volumen de 6,5 millones de toneladas de máquinas y aparatos mecánicos con función propia; motocicletas con una cantidad de  8,7 millones de toneladas; neumáticos nuevos para uso en autobuses y  camiones por un total de 15,1 millones de toneladas.

También adquirió insecticidas por un valor de 31,5 millones de dólares; en el caso de celulares móviles alcanzó 28,6 millones de dólares; vehículos por un valor de 27,7 millones de dólares.

En 2018, el país asiático logró vender 2.071,2 millones de dólares al mercado boliviano, el monto representa una participación del 20,7% del total de las compras.

   Le sigue Brasil con 1.609,2 millones de dólares, que representa el 16,1%; y Argentina con 1.159,1 millones de dólares (11,6%), de acuerdo con datos del INE.

 

 

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS