CNI busca consolidar hasta 2030 tasa de 25% de industrialización

En el país hay más de 35.000 industrias que generan unos 110 mil empleos. La CNI, que cumple hoy 90 años, apuesta por la reactivación tras la crisis sanitaria.

Economía
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 28 de febrero de 2021 - 5:04

Página Siete/ La Paz

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) celebra hoy 90 años y apuesta, como uno de sus desafíos principales, a contribuir para que el país  pase de un coeficiente de industrialización  de 16% a uno de 25% hasta el año 2030.

El  presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, destaca los hitos de la industria y los momentos más críticos que le ha tocado enfrentar, como la actual pandemia, Además del aporte al desarrollo  y la reactivación económica del país. La industria aporta hoy con la generación de empleos y  busca aumentar la productividad, dice. 

 Se cumplen 90 años de la Cámara. ¿Qué hitos marcan la historia de la entidad?

Nuestra entidad nació el 28 de febrero de 1931, bajo el nombre de Sociedad de Fomento Industrial. Fueron 39 pioneros industriales, encabezados por Hugo Ernst, quienes fundaron lo que hoy es la CNI  con el sueño de industrializar Bolivia.    

En nuestra historia, la CNI, a través de sus empresas CBN, Forno, Said, Soligno, Maestranzas, Fábricas de Calzados y Prendas de Vestir, jugó un rol relevante de apoyo  al país mediante la provisión de vituallas, insumos y uniformes en la Guerra del Chaco entre 1932 – 1935. La CBN, por ejemplo, realizó donaciones para la construcción del hospital de Villamontes, que atendió a los heridos de guerra

En 1944, la CNI participó en forma activa en la elaboración del Plan Bohan, que dio inicio al proceso de industrialización de Bolivia y en 1945 la CNI presentó el proyecto de Ley de Fomento Industrial.

Después de la Revolución de 1952, la industria y la economía de Bolivia experimentaron la mayor recesión de su historia. La CNI participó en la elaboración del Plan Eder, destinado a restituir el crecimiento de la economía. La estabilización monetaria y la reactivación industrial fueron pilares de la reactivación. 

Desde 1985 y con la liberalización de la economía, la CNI impulsó procesos de mayor productividad y competitividad industrial para hacer frente  a la apertura económica. 

Entre 2008 y 2016 participó en forma activa en el proceso de impulsar la inversión privada, producción y generación de empleo en un contexto de economía estatista.    En 2019 presentó la propuesta de Política Industrial rumbo al 2025 – 2030.

   ¿Cuál ha sido el aporte de la CNI en estos 90 años?

El principal aporte de la CNI en los 90 años de vida ha sido promover  al sector industrial de Bolivia como motor del desarrollo de Bolivia. Hoy en 2021, el sector industrial aporta el 16% del Producto Interno Bruto (PIB), contribuye con el 17% de las recaudaciones tributarias, genera el 9,1% de la población ocupada, representa el 32% de las exportaciones, demanda el 18% del crédito bancario, participa con el 10% de la inversión privada total, concentra el 11% de las empresas formales, consume el 51% del gas natural y el 25% de la energía eléctrica.

Actualmente, somos testigos en medio de la crisis económica y la pandemia de Covid-19 que una nueva realidad se escribe en nuestra historia. Se trata de una nueva normalidad, donde los industriales multiplicamos esfuerzos para agregar no sólo de materia prima e insumos a nuestros productos, sino de materia gris que permita al país subirse al tren de desarrollo. 

¿Cuáles fueron los momentos más críticos que le ha tocado enfrentar a la CNI ?

Tres momentos en la historia de Bolivia pueden ser considerados críticos para la industria: uno, la crisis después de la Revolución del 52. Dos, la crisis después de la Nueva Política Económica de 1985 y tres, la actual crisis de oferta y demanda por efectos de la pandemia del Covid-19. 

En estos tres periodos críticos la Cámara   impulsó  políticas de reactivación económica. Tras la crisis del 52 participó en la formulación del Plan Eder de la reconversión e impulso industrial; después del 85 estructuró programas de capacitación, asistencia técnica, reorganización y reingenieria empresarial para incrementar la productividad y competitividad industrial y en la actual crisis del Covid-19 fuimos participantes activos en la formulación de propuestas de política pública de reactivación industrial y económica.  De hecho, la CNI planteó políticas públicas sobre incentivos fiscales, fondo de créditos y garantías estatales y la operación retorno al trabajo con medidas y protocolos de bioseguridad. 

 ¿Cuáles han sido las principales industrias que ha visto nacer el país en estos 90 años?

En la década de los 30 se consolidaron industrias manufactureras del sector textil (Forno, Soligno y Said). Después de la Revolución del 52 el sector de la construcción (cemento) se fortaleció con industrias como Soboce y  Fancesa, al igual que empresas del sector metalmecánica y fundidoras. Después de 85 las industrias de alimentos y bebidas, metalmecánica,  farmacéutico, sector oleaginoso y muebles cobraron impulso. 

Después de 2006, las industrias en sus diferentes rubros experimentaron una expansión moderada producto del incremento de los precios de las materias primas y en un contexto creciente del contrabando y las importaciones formales industriales.  

En el país existen más de 35.000 industrias que generan alrededor de 110 mil empleos formales, cada una de las industrias de Bolivia merecen reconocimiento por su trabajo y aporte al desarrollo de Bolivia. 

 ¿En estos 90 años cuánto ha avanzado el país en su industrialización?

La industria participa con el 16% del PIB. Desde 1952 hasta el 2020 el sector industrial no ha realizado un salto cuantitativo en su participación en el PIB industrial, razón por la cual la industria requiere de un Estado promotor de la iniciativa privada.  

Ante la crisis que experimenta el sector industrial y la economía nacional, la CNI propuso al Gobierno siete medidas de aplicación en el corto plazo para reactivar la economía:  1) luchar contra el contrabando, 2) modernizar las normas laborales a la nueva normalidad y modalidades de trabajo, 3) reestructurar el sistema impositivo para reducir la carga fiscal en el sector industrial y aumentar su competitividad, 4) aperturar nuevos mercados (locales e internacionales), 5) reducir la tramitología y burocracia pública,  6) impulsar la compra de bienes y servicios Hecho en Bolivia y 7) crear un fondo de créditos y garantías estatales para las empresas.  

 ¿En qué sectores se avanzó más en la industrialización?

Los sectores de  alimentos y bebidas y el farmacéutico han experimentando, en los últimos años,  los mayores niveles de industrialización; por su parte, sectores de textiles, muebles y cueros registraron un descenso paulatino. 

A futuro consideramos que el sector de industria del software y los supergranos tendrán mayores oportunidades en el mercado local e internacional. 

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrenta la CNI y la industria hacía adelante?.

 Desde la Cámara Nacional de Industrias consideramos que el futuro de la industria en Bolivia estriba en realizar el salto cuantitativo del actual coeficiente de industrialización del 16% al 25% hacia el 2030 y transitar hacia la industria 4.0 que fortalezca la productividad, las cadenas de valor local y la inserción internacional con productos de alto valor agregado con el sello “Hecho en Bolivia”. 

El principal desafío de la industria es incrementar su  productividad para ser más competitivos en el contexto nacional e internacional y contribuir al desarrollo nacional. 

HOJA DE    VIDA

  •  FormaciónIbo Blazicevic es experto en desarrollo local, Bachelor of Business Administration. 
  • Experiencia Actual presidente de la CNI, fue director de Fundempresa,  de la CNC, de la Cámara  de Fabricantes de Cerveza,  presidente de directorio de Entel y ocupó  cargos en Entel, British Gas Bolivia, Inti Raymi y otros.. 
     

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS