Gobierno busca sacar de la cadena a intermediarios y que Emapa entre en su lugar

El precio de la carne se mantiene y anuncian procesos a especuladores

Los carniceros de tres mercados de la ciudad de La Paz informan que hay tres tipos de calidad de la carne que llega a la ciudad de El Alto. Para no subir el precio venden una de menor rango a las amas de casa.

Economía
Luis Escobar
Por 
La Paz - miércoles, 05 de octubre de 2022 - 0:00

El precio de la carne aún no registra incremento en los mercados paceños y los comerciantes temen que la subida, determinada por la dirigencia del sector el pasado lunes, se produzca cuando vayan a reabastecerse. El Gobierno anunció que seguirá procesos por agio a los intermediarios y que intensificarán los controles.

“El precio de la carne subió hace dos y tres semanas, y ahora estamos vendiendo a ese costo”, declaró uno de los comerciantes del mercado Yungas. Comerciantes de este centro de abasto como los del mercado Lanza y Rodríguez coincidieron en que el costo de la carne se incrementó, pero que existen tres calidades distintas.

Juan Carlos, comerciante del mercado Lanza, aseguró que la carne de primera calidad es la cruceña, es “más rosadita y suave”, llega a comprar entre 24 a 25 bolivianos el kilo gancho; la de segunda es beniana, que tiene las mismas características de la carne del altiplano y se la vende a 23 bolivianos el kilo gancho.

“La de tercera calidad es pésima, la peor y por lo general la rematan en 21 bolivianos. Es más oscura, parece quemada, seca e incluso dicen que se parece a la de burro”, declaró.

Un tercer comerciante del mercado Rodríguez, quien prefirió no dar su nombre, contó que gracias a los diferentes tipos de carne las amas de casa no sienten un incremento. “El carnicero, lo que hace es vender los mismos cortes de carne pero de menor calidad”. Por ejemplo, el filete lo vende en 65 bolivianos el kilo, cuando el mismo corte de segunda calidad se entrega a las amas de casa a 55 bolivianos; e incluso uno de tercera llega a valer 50 bolivianos o menos.

El precio de la carne nuevamente entró en debate después de que la Confederación Nacional de Trabajadores de Carne de Bolivia (Contracabol) determinó el lunes por la tarde subir el precio de la carne entre dos a tres bolivianos en todo el país.

El viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, rechazó la “intención” de incrementar el precio de la carne y aseguró que ello está “promovido” por unos dirigentes que responden a intereses políticos.

“En defensa de los consumidores vamos a identificar a estas personas y vamos a iniciar las acciones correspondientes por agio al incrementar un precio sin una justificación técnica, económica y legal”, declaró. Indicó que los argumentos de la exportación o contrabando para justificar escasez del alimento no tienen sustento. “En defensa de los consumidores vamos a identificar a estas personas y vamos a iniciar las acciones correspondientes por agio al incrementar un precio sin una justificación técnica, económica y legal”, declaró. La autoridad aclaró que estos procesos no irán contra los carniceros que venden el alimento a detalle, sino “contra aquellos inescrupulosos intermediarios que están incrementando el precio kilo gancho y monopolizan la compra del ganado en pie”. Agregó que la solución es eliminar a los intermediarios y que Emapa sea el encargado de comprar la carne a los ganaderos y la distribuya a precio de costo a los carniceros de los diferentes mercados del país. “Con esta medida (...) dejamos de lado a los intermediarios, quienes son los que están incrementando el precio kilo gancho”, afirmó.

El viceministro de Comercio Interno, Gróver Lacoa, explicó que no hay razones para que los carniceros aleguen desabastecimiento. Informó que la producción de carne se incrementó de 268 mil toneladas producidas en 2021 a 291 mil toneladas en lo que va de esta gestión. El volumen de exportación alcanza a las 16 mil toneladas y de ellas sólo 11 mil fueron exportadas.

Los precios

Variación El viceministro de Comercio Interno, Gróver Lacoa, informó que el kilo gancho tiene variaciones en el año. En enero, por ejemplo, los carniceros compran el kilo en 21 bolivianos y el precio va descendiendo hasta llegar a los 18,61 bolivianos en julio.

Reducción “En esos meses los carniceros no vinieron a decir que iban a bajar el precio. El precio de la carne es constante y algunas partes del año su margen de ganancia se incrementa o regresa a la normalidad. Esto sucede todos los años”, afirmó. Por lo tanto, explicó que no hay razón para un incremento del precio.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS