El Alto, Uyuni y Tupiza amanecieron con los surtidores

Filas en busca de diesel y la ANH urge internación del combustible

En El Alto, Uyuni y Tupiza los vehículos se aglomeraron en los surtidores en búsqueda del producto.

Economía
Por 
La Paz - domingo, 22 de mayo de 2022 - 5:00

En búsqueda de diessel, ayer, largas filas de vehículos se formaron en los surtidores de El Alto y Tupiza. Este panorama se registra desde hace un par de días en diferentes puntos de Oruro, Santa Cruz y Potosí. Los choferes del transporte pesado afirman que hay desabastecimiento del combustible desde hace varios días.

Imágenes tomadas en la frontera de Bolivia con Chile muestran al personal de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) de Oruro ayudando al ingreso prioritario de varias cisternas con el combustible al país. Página Siete intentó comunicarse con la entidad estatal, pero en esa dependencia no respondieron las llamadas.

“Estamos viendo largas filas por diesel en diferentes surtidores del país. El combustible está saliendo, pero no regularmente. Claro que hay regiones con más problemas que otras, por la demanda. Esperemos que esta situación se normalice en próximas horas, de lo contrario no quedará otra que tomar medidas”, manifestó uno de los dirigente de los transportistas en Santa Cruz, Juan Yujra.

Si bien las alertas de la carencia vienen desde hace varios días, no fue hasta ayer que el desabastecimiento se sintió en el departamento de La Paz.

Desde El Alto, los choferes indicaron que en esta urbe ya falta el combustible. Por este motivo, la mañana de ayer algunos puntos de distribución amanecieron con largas filas. Eso se pudo ver en los surtidores de la Avenida 6 de Marzo, vía troncal para el transporte nacional e internacional.

“En varios Surtidores ya no hay diesel, dicen que se solucionará en el transcurso de hoy y mañana (ayer y hoy). Esperemos que así sea”, indicó uno de los choferes que esperaba su turno.

De la misma forma, cerca el medio día de ayer, desde Tupiza, medios locales reportaron que decenas de motorizados estaban apostados en las vías aledañas a los surtidores. Al igual que en El Alto, los transportistas esperaban la dotación del diesel necesario para continuar su recorrido.

Pero estos son solo dos de los puntos que registraron problemas. En días pasados la carencia del combustible se sintió con fuerza en Potosí y Oruro, donde transita transporte pesado nacional e internacional, sobre todo del rubro minero.

“Estamos viniendo desde la ciudad de Potosí y al llegar a Uyuni ya no había diesel. Estoy yendo hasta el puerto de Antofagasta pero ahora ya no vamos a alcanzar porque no tenemos combustible. No es la primera vez, acá es un problema constante”, manifestó un conductor que se encuentra esperando el diesel en Uyuni.

Desde esta urbe se indicó que hay choferes esperando el combustible desde hace dos noches. Afirman que la situación genera pérdidas para el sector.

“Es un perjuicio para todos, estamos parados y con el frío hasta el motor se congela. Pero no queda de otra que esperar”, explicó otro transportista.

En contacto con medios locales, el gerente del Surtidor San Cristobal (Uyuni) Kurt Martínez indicó que la mañana del viernes todos los surtidores de Potosí reportaron un saldo de cero en su depósitos. Explicó que el problema data de hace varios días.

“Es desde el lunes que no tenemos combustible. Presuntamente el barco que trae el diesel no llegó al puerto para poder cargar las cisternas que están esperando en Chile”, manifestó.

Como muestra de la situación que viven indicó que el viernes, a esa región, llegó una cisterna con 30 mil litros de diesel, para ser repartida entre las cinco estaciones de servicio de Uyuni. “Eso apenas nos duró como tres horas”, dijo.

Los transportistas señalaron que la cantidad que le toca a cada surtidor es mínima, en comparación de la demanda del transporte. Indicaron que cada motorizado de transporte pesado carga más de 500 litros.

También denunciaron que a la escasez de diesel se suma la especulación, ya que muchos choferes están revendiendo el combustible.

Kurt Martínez aclaró que no se puede denunciar la escasez, porque se debería a que el barco no llegó al puerto por un mal temporal en el mar. “Contra eso nada se puede hacer. Nadie es responsable”, manifestó.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS