Son recursos provenientes del ahorro individual de afiliados que las AFP han invertido

Gestora controlará $us 23.063 MM de pensiones desde 2023; analistas alertan riesgos

Analistas advierten riesgos porque el Estado administrará las pensiones y al mismo tiempo invertirá los ahorros de jubilación. Se teme inversiones en empresas públicas que no generen rentabilidad elevada.

Economía
Marco Belmonte
Por 
La Paz - domingo, 24 de julio de 2022 - 0:00

La Gestora Pública de la Seguridad Social en 2023 pasará a controlar 23.063,4 millones de dólares de los fondos invertidos del Sistema Integral de Pensiones (SIP). Analistas advierten riesgos porque la entidad administrará e invertirá los ahorros de la jubilación, por lo que le piden realizar buenas inversiones y generar la máxima rentabilidad para los asegurados.

En septiembre la estatal comenzará a afiliar a los nuevos trabajadores y en mayo de 2023 prevé iniciar operaciones plenas. A esto se suma el fallo del Ciadi que dispone que en un año, BBVA entregue sus acciones al Estado, por lo que, de forma obligatoria tendrán que pasar a la Gestora, que ya ha tenido un retraso desde 2016 sin operaciones.

Datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS) revelan que el SIP, administrado por las AFP Previsión BBVA y Futuro de Bolivia, tiene un valor de mercado de 23.063,4 millones de dólares, a abril de este año.

Aunque el Fondo de Ahorro Previsional (FAP), donde van los aportes de los trabajadores, es un patrimonio autónomo, el expresidente del Banco Central de Bolivia ( BCB) Juan Antonio Morales advierte riesgos sobre el manejo del sistema por parte de una empresa estatal porque se teme que no tenga el profesionalismo de las AFP.

“Nuestros aportes son patrimonios autónomos, en principio están protegidos, pero el temor que se tiene es que la Gestora no le dé la rentabilidad adecuada. Es un tema delicado, no es un manejo fácil y exige competencia técnica”, precisó.

Añadió que el riesgo o desconfianza es que la Gestora haga inversiones de baja rentabilidad. “Hay siempre el peligro y la tentación que pueda tener la Gestora de financiar inversiones públicas en empresas públicas que se conoce funcionan mal”, dijo.

La Gestora tiene el desafío de mostrar que puede realizar un mejor manejo que las AFP.

Morales resaltó que el Estado siempre ha sido muy buen cumplidor de sus obligaciones de deuda y nunca les falló a las AFP.

El analista financiero Jaime Dunn señaló que es normal que los fondos de pensiones compren valores del Estado como hoy lo hacen ya las AFP. En el caso de Bolivia, las inversiones en valores del TGN están en un 30% y antes de 2006 estaban en 70%.

El promedio en América Latina es 40% porque el emisor de valores más grande siempre será el Estado. “Lo que causa ruido y preocupación es que se va a tener al Estado administrando las pensiones e invirtiendo al mismo tiempo esos recursos en valores del Estado y otros”, observó.

Recordó que el gobierno de Jeanine Añez se prestó dinero del BCB como crédito de emergencia y luego la administración de Luis Arce reprogramó esos recursos a largo plazo. “Cuando el Estado se debe a sí mismo, es cuando se dan potenciales conflictos de interés y genera preocupación cuando las entidades no son independientes”, dijo.

Sin embargo, Dunn aclaró que una diferencia grande es que los fondos de pensiones son patrimonios autónomos y pertenecen a cada uno de los bolivianos que son aportantes y están asegurados y no son de libre disponibilidad. Legalmente, estos fondos están separados de la entidad que lo administra.

“El temor es que el administrador, que es el Gobierno, tenga por preferencia invertir en empresas del Estado. En este caso, sin embargo, se esperaría que la Gestora administre con un grado de independencia y conocimiento profesional, igual o mejor que las AFP, porque para eso se ha hecho el cambio”, puntualizó.

Apuntó que el desafío de la entidad estatal es que pueda generar una rentabilidad de los fondos de pensiones mayor al de las AFP y se alcance un 10% para que se pueda cumplir con la promesa de la ley de una jubilación rezonable del 60% o 70%.

El economista Germán Molina opinó que desde 2006 el Gobierno está camino al socialismo y el Estado se apropia de todas las instituciones privadas para manejar la economía.

Añadió que el déficit fiscal y el gasto público se mantiene como cuando había elevados ingresos y se toman instituciones que generan recursos como Fundempresa y ahora las AFP que administran millones de aportes de los trabajadores.

El Gobierno dijo que ya usa reservas internacionales netas, crédito interno y externo que tienen límites y condiciones, y ahora requiere liquidez. “Siempre y cuando se maneje racionalmente no habría problema que las empresas públicas, por ejemplo, emitan bonos, acciones y la Gestora invierta. Pero si hay problemas de repago de los papeles, habrá problemas”, alertó.

El analista en pensiones Alberto Bonadona manifestó que no todas las inversiones de las AFP han sido exitosas y por eso el desafío para la Gestora es que se le exigirá transparencia en el manejo de los recursos.

El economista Fernando Romero sostuvo que el dinero de las AFP está invertido en valores y los recursos no son tan líquidos, pero la inversión en estatales es una posibilidad.

El actual presidente del Colegio de Ecomistas complementó que la mayoría de las inversiones del SIP (AFP’s) están en DPF’s (52,17%) y Bonos del TGN (26,18%), apenas un 1,40% son recursos de alta liquidez; es decir, a corto plazo.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, regístrate o accede a tu cuenta:

REGÍSTRATE INICIAR SESIÓN

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS