Huanuni, en el peor año desde su nacionalización en 2006

En 2015, la minera estatal registró pérdidas por 17,8 millones de dólares. Antes de la estatización de hace 10 años, la empresa pública tenía 818 empleados, pero hoy cuenta con 3.710.

Economía
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - martes, 19 de abril de 2016 - 0:00

Lidia Mamani /La Paz

La Empresa Minera Huanuni se encuentra en su peor momento desde que fuera nacionalizada por el Gobierno en 2006. En 2015 cerró con una pérdida de 17,8 millones de dólares, según los datos elaborados por el exministro de Minería, José Pimentel.
 
De  acuerdo con la información oficial auditada, en  2006, etapa de conflictos y posterior estatización, la minera generó una utilidad de 6,9 millones de dólares (ver gráfica).
 
Luego, en 2007 su beneficio se  elevó  a 22,9 millones de dólares y en sus mejores años, 2010 y 2011, llegó a generar   25,2 millones y  30,5 millones de dólares.
 
No obstante, a partir de 2013 su ganancia sólo fue de  550 mil dólares; en 2014, de 170 mil dólares y en 2015 cerró con una pérdida de 17,8 millones de dólares.
 
Pimentel dijo a Página Siete que los resultados financieros de la gestión pasada  causaron preocupación  en el Gobierno, en la parte ejecutiva de la estatal y en los propios trabajadores.
 
Esto llevó  a la reflexión  de si fue correcta la absorción del sector cooperativista a las planillas de la empresa,  si es sostenible el funcionamiento de la minera y cómo, además de encontrar la solución al problema de la fuerza laboral, entre otras dudas.
 
Para la exautoridad, se debe suprimir el trabajo tradicional para encarar una producción exclusivamente industrial y continuar con  los proyectos que se tienen, como el ingenio Lucianita y otros, ya que el Gobierno  dio un fideicomiso. Actualmente, Pimentel es asesor de la presidencia de Comibol.

La intervención estatal
 
Huanuni fue nacionalizada en octubre de 2006 y posteriormente, en 2008, fue declarada empresa pública nacional estratégica mediante el Decreto Supremo 29459.
 
En febrero de 2015,  el Gobierno inauguró  la Planta de Concentración de Estaño Lucianita de 3.000 toneladas por día, con el  propósito  de mejorar la producción minera de Huanuni.
 
Para la construcción del nuevo ingenio se destinó  una inversión de  50,3 millones de dólares. 
Los recursos fueron otorgados por  el Gobierno por un fideicomiso,  pero ese ingenio aún no tiene dique de colas ni agua.
 
Paralelamente se encararon  otros  proyectos, entre ellos la prospección y exploración del sector Posokoni, en Cuchillani; la construcción del ingenio para minerales complejos de Sajsani y  el equipamiento y ventilación de la mina.
 
Recuperación 
 
La anterior semana, el gerente general de la minera Huanuni, Zelmar Andia, aseguró  que luego de constantes pérdidas la compañía  estatal  obtendrá  utilidades a partir de este mes.

"De lo que estábamos perdiendo, de tres a cuatro millones de dólares al mes, hemos bajado a 800 mil;  en marzo hemos cubierto el límite de la pérdida y tal vez vamos a tener una poquita ganancia, pero en abril vamos a tener la posibilidad de decir que Huanuni ya no está en la situación en la que se encontraba”, aseguró Andia.
 
Atribuyó la crisis que atraviesa la principal mina de estaño a la drástica caída del precio internacional del  metal, que bajó hasta seis dólares la libra fina. Según Senarecom, para esta segunda quincena de abril la cotización estará en 7,65 dólares.
 
La minera estatal registró su mayor producción en 2009 
 
Entre  2007 y 2015, el único año en que la Empresa Minera de Huanuni registró su mayor producción fue en 2009, pese a tener una planilla por encima de los 4.000 trabajadores.
 
De acuerdo con el  cuadro elaborado por el exministro de Minería José Pimentel,  durante la gestión  2009 la estatal minera produjo 9.967 toneladas métricas finas, un promedio de 830 toneladas por mes.
 
Pero desde 2012   la oferta está a la  baja. En 2015 cerró con 8.574 toneladas, un promedio de 714,5 toneladas por mes (ver gráfica).
 
El número de trabajadores subió de 818, antes de la nacionalización, a un máximo de 4.697 en 2008. 
 
Este número  fue bajando, debido a que algunos decidieron jubilarse y otros se retiraron de forma voluntaria. Actualmente hay 3.710 trabajadores.
 
Según datos oficiales, la ley del estaño de la mina Huanuni también se redujo  de 61%, en 2006, a 40,8%.   Uno de los factores es el agotamiento del yacimiento.
 
En marzo, el ministro de Minería, César Navarro,  pidió a los mineros que  garanticen 700 toneladas métricas finas de estaño, con 45% de ley, como producción mensual  mínima.
 
Punto de vista
Dionisio Garzón
Exministro de Minería
 
"Se agotan las  reservas de estaño”
 
Huanuni es una mina en etapa de cierre, es decir que es un yacimiento de estaño que está al final de su vida útil. Sobre esto, hay dos cosas que hay que anotar:   las reservas de estaño tendrán menor ley cada vez y  habrá zinc y plomo; por lo tanto, las reservas se volverán complejas.
 
Hay que ser bien claros: reservas puede haber o no, eso hay que ver en detalle, pero estaño para los siguientes años ya no hay.
 
Ahora, si quieren  insistir  en Huanuni tiene que ser en un yacimiento de complejos de estaño, zinc, plomo y tal vez plata, ese puede ser el proyecto por seguir.
 
Para ver si vale la pena seguir o no,  hay que determinar si las leyes de esas reservas tienen valor o son recursos que tienen leyes marginales o no se pueden explotar. Porque si vamos a continuar en el ingenio Lucianita con las reservas actuales, eso no tendrá mucho éxito porque la ley de cabeza no es la misma de antes, ya va de bajada.
 
Las cargas cada vez serán menores y vamos a tener pérdidas como hasta ahora; entonces, ese es el problema, por eso están perdiendo, ya no se debe al factor precio porque la cotización ya mejoró: ahora está por encima de 7,5 dólares la libra fina.
 
En conclusión, lo que hay que hacer es replantearse un proyecto para el tipo de mineralización que se tiene, eso es lo básico, si no se hace eso no se puede proyectar nada. Hay que ver  la factibilidad de la operación, de lo contrario es riesgoso seguir entregando crédito.

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS