La deuda interna supera por primera vez en nueve años a la deuda externa contraída por el país

Según datos del BCB, el crédito externo a fines de 2021 sumó $us. 12.697 millones, mientras la deuda del TGN fue de $us. 14.303 millones.

Economía
Por 
La Paz - viernes, 02 de septiembre de 2022 - 15:32

(Tomado de publico.bo y El Deber)

Tuvieron que pasar nueve años para que la deuda pública interna supere a la externa. Según datos del Banco Central de Bolivia, el crédito externo multilateral y bilateral a fines de 2021 sumaron 12.697 millones de dólares, mientras la deuda adquirida por el Tesoro General del Estado se estableció en 14.303 millones de dólares, informó el diario El Deber de Santa Cruz.

Según la información del Banco Central y del Ministerio de Economía y Finanzas, desde 2012 de forma consecutiva, los montos de la deuda pública externa siempre se mantuvieron por encima de la nacional, hasta que en la gestión pasada la deuda del Tesoro General con el Banco Central y las Administradoras de los Fondos de Pensiones, fue mayor en 1.600 millones de dólares.

Al respecto, José Martínez, analista de la Fundación Jubileo, señaló que el fuerte incremento de la deuda pública interna se da entre el 2019 y 2020, pues es cuando pasa de 6.452 millones a 10.356 millones de dólares.

Martínez observó que es el Estado a través del Tesoro General el que recurre al Banco Central y a las AFP, para obtener liquidez y poder cumplir con sus obligaciones públicas como el financiamiento de algunos programas de salud, sociales y productivos.

El analista observó que es justamente entre 2004 y 2014, el periodo de bonanza económica, la deuda pública interna y externa se fue incrementando, un aspecto que a su criterio solo se puede entender como una pésima administración de los recursos y una apuesta equivocada en algunas empresas públicas que no hicieron otra cosa que ir creando un déficit fiscal del que en la actualidad es difícil salir.

Jaime Dunn, analista económico, precisó que a la hora de hablar de la deuda pública interna no solo se debe tomar en cuenta al Tesoro General que recurre al Banco Central y a las AFP como fuentes de préstamo, sino que también que se debe registrar cuánto el BCB prestó a las empresas estatales, cuánto le presto al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), cuánto fue el aporte realizado al Fondo para la Revolución Industrial Productiva (Finpro), que a su vez prestó a las empresas estatales.

Dunn remarcó que tomando esos componentes la deuda del Tesoro General del Estado es de unos 14.300 millones de dólares, la deuda de las empresas estatales de unos 5.000 millones de dólares, la del FNDR con el Banco Central es de 350 millones de dólares y la deuda de las empresas estatales con el Finpro, es de unos 880 millones de dólares.

“Si sumamos todo eso la deuda interna pública es de 20.530 millones de dólares y si a eso le sumamos los 12.697 millones de dólares de la deuda externa, la deuda pública total es de 33.227 millones y si el PIB como dice el Gobierno es de 41.000 millones, la deuda pública total representa un 81% del PIB”, remarcó Dunn.

Con una mirada disímil, Marcelo Montenegro, ministro de Economía, reiteró que la deuda externa representa solo el 31,2% del PIB y que no solo se debe mirar el monto del endeudamiento, sino también la capacidad de pago que tienen el país y que de acuerdo con el ministro es buena, por eso se puede pensar en nuevos préstamos.

Al respecto, el analista económico, Germán Molina, considera que no es responsable seguir endeudándonos y solo argumentar que se esta lejos de los umbrales peligrosos que puede afectar la capacidad de pago.

Molina considera que seguir esta lógica es comprometer las rentas del país para pagar el servicio de la deuda externa durante varias décadas y poner en apuros al BCB y a las reservas que financian la deuda interna.

Martínez subrayó que, si el crédito conseguido se usaría para ir corrigiendo el déficit fiscal, fortalecer la reservas y trabajar en el tipo de cambio, sería algo positivo, pero si el Gobierno se presta para seguir manteniendo estas dificultades, se está en problemas.


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS