La empresa privada pierde $us 2.000 millones al año por violencia machista, según estudio

Por cada episodio de violencia contra la mujer, se pierde 1,18 días de trabajo. Los agresores provocan más costos, con un pérdida promedio de 38,4 días laborales al año.

Economía
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - domingo, 13 de diciembre de 2015 - 15:50

ANF / La Paz

La violencia contra las mujeres en relaciones de pareja en Bolivia está causando una pérdida empresarial, por el ausentismo al centro laboral, de 52 millones 858 mil días al año, lo que equivale a 183 mil 536 personas trabajando a tiempo completo con cero productividad.

"Los costos empresariales de la violencia contra las mujeres en Bolivia", la primera investigación de esta índole en el país, ha sido realizada este año por un equipo multidisciplinario dirigido por Arístides Vara-Horna, por encargo del Programa Regional ComVoMujer. El estudio concluye que las empresas pierden algo más de 1.976 millones de dólares al año (aproximadamente 13.640 millones de bolivianos), producto de la violencia contra las mujeres. El monto equivale al 6,5% del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia.

Advierte que el sector empresarial vive una realidad no revelada que afecta seriamente el clima laboral. Los datos indican que el 58% del personal ha estado involucrado directamente en relaciones violentas con sus parejas, sea como agredidas (54,8%) o como agresores (59,7%), en algún momento de su relación. En el último año, 52% del personal ha experimentado episodios de violencia, sea como agredida (48,7%) o agresor (53,8%).

Sólo el 6% no reporta violencia contra la mujer en el último año, pero antes sí. Según la investigación "la violencia contra la mujer no solo es costosa para las empresas donde la población laboral es principal o mayoritariamente femenina, sino que incluso las empresas que cuentan solo con colaboradores hombres tienen pérdidas cuando éstos atacan a sus parejas".

El estudio financiado por la cooperación alemana aplicó 7.343 cuestionarios al personal de 31 empresas medianas y grandes de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, pioneras en reconocer la importancia de este grave flagelo para su personal y organización. Del total de las entrevistas, 2.705 fueron realizadas a mujeres y 4.638 a hombres de cinco sectores empresariales.

El 47,3% de la industria manufacturera, el 24,5% del sector bancario, 11% del sector de telecomunicaciones, el 9,6% del rubro de servicios y el 7,7% del sector comercial. La investigación revela que, al margen del tamaño de la empresa, cuatro de cada diez trabajadoras han sido atacadas por sus parejas en un promedio de 28 veces, en el último año; mientras que cinco de cada diez trabajadores han agredido a sus parejas 19 veces. El 39% de los ataques se realizaron en las instalaciones de la empresa o alrededores.

El impacto de la violencia contra la mujer repercute a nivel general en el clima laboral. Por cada 100 miembros del personal, 36 han atestiguado situaciones de violencia en sus colegas. De este grupo, el 58,3% ha reportado algún efecto en la productividad con un costo de 13,7 días de trabajo para las empresas.

La dinámica de la violencia contra la mujer en el sector empresarial es ya conocida, "empieza con ataques muy leves, con mecanismos de control psicológico y social para dominar a la pareja, pero con el tiempo va aumentando en gravedad". Destaca que en las primeras etapas es frecuente que tanto las agredidas como los agresores no reconozcan estas experiencias como violencia, sino solo como "desavenencias o peleas o discusiones".

En la investigación se ha encontrado que el 22,9% ha solicitado ayuda a sus colegas de trabajo cuando ha sufrido episodios de violencia. Ello explica que el 36% haya atestiguado situaciones de violencia contra la mujer en sus colegas. Por causa de la violencia contra la mujer, las empresas pierden 11,6 días laborales al año por ausentismo, a lo que se suman las pérdidas de 22,4 días año por cada agredida/agresor presente en el trabajo pero con baja productividad, ausentismo o rotación de personal.

El estudio ha evidenciado que muchas gerencias subestiman estos impactos, pero ha dejado en claro que "prevenir un ataque, uno solo, es evitar que se pierda la productividad de un día de trabajo. Disminuye la productividad, la calidad de vida y el desarrollo" pero también tiene impactos significativos "en el clima organizacional y la imagen de la organización".

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS