El gerente general de Técnicas Reunidas en Bolivia recuerda los desafíos

“Luchamos desde el primer minuto para cumplir los plazos”

Luis María Villar considera que con la construcción de la Planta Separadora de Líquidos de Gran Chaco se demostró que se puede hacer megaobras en Bolivia.

Economía
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - lunes, 06 de octubre de 2014 - 0:31

Natalí Vargas /  La Paz
 Faltan cuatro días para la inauguración de la planta más grande de separación de líquidos de Bolivia y  tercera en Latinoamérica y el gerente de Técnicas Reunidas (TR), la empresa que se adjudicó esta megaobra aceptó conversar con Página Siete sobre este importante proyecto.
Oriundo de Madrid, Luis María Villar, describe que, con la construcción de la Planta Separadora de Líquidos de Gran Chaco, TR logró superarse a sí misma y demostrar que sí es posible realizar un proyecto de semejante envergadura en Bolivia y en un plazo relativamente ajustado.
¿Qué sensación le deja la construcción de la Planta Separadora de Gran Chaco a los trabajadores de TR?
Todas las experiencias han sido buenas. Hemos trabajado muy bien, es verdad que no es algo nuevo para nosotros porque Técnicas Reunidas Bolivia ya lleva cinco años aquí; estamos encantados de eso porque trabajamos muy bien.
  Al margen de los objetivos del país con esta obra, ¿cuáles eran las metas de Técnicas Reunidas como empresa al construir esta planta?
Nosotros siempre trabajamos mirando la satisfacción del cliente, es decir, nuestros objetivos son los del cliente; en este caso el dueño del proyecto es Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).  Y el cliente  tenía el  objetivo de terminar una planta para tratar unos volúmenes de gas importantes, en un tiempo determinado. Nosotros hemos luchado desde el primer minuto y hasta el último  seguiremos luchando para cumplir con esos plazos y tener la mejor de las plantas  si es posible   antes. Si podemos entregar los proyectos  antes es mejor. En  Gran Chaco los desafíos eran grandes,  puesto que es la tercera planta más grande en  América Latina y la  más grande en Bolivia, y necesitaba una cantidad de maquinaria, recursos  y mano de obra, como antes no había sucedido en Bolivia en un proyecto de este tipo. Entonces,  lógicamente los objetivos eran buscar la gente y la maquinaria para  cumplir  tiempos. Al final sabíamos que lo íbamos a hacer y lo estamos demostrando. Estamos muy felices de  participar en ese logro de Yacimientos;  nosotros somos los contratistas y estamos felices de  lograr que nuestro cliente pueda mostrar lo que va a mostrar la semana que viene, que es el inicio de operaciones de la planta.
Aparte de los plazos, ¿qué momentos fueron los más difíciles en la construcción?
 En un proyecto como éste, todos los días tienen su complejidad. Haciendo recuerdo  quedan tres o cuatro puntos más complejos: en primer lugar, los equipos tan grandes que había que traer del exterior y que era todo un reto porque nunca antes se habían traído a Bolivia en esos volúmenes, además de los equipos que se necesitaban para instalarlos. Por otro lado, encontrar la cantidad de personal boliviano, porque necesitamos una mano de obra directa cualificada para  hacer  trabajos técnicamente complejos, tardamos un tiempito,  porque trabajaron aquí más de 8.000 personas como mano de obra directa y más del 95% fueron bolivianos. La mano de obra boliviana es excelente.
Además,  sabemos cómo es Bolivia con algunas quejas nacionales locales, marchas, bloqueos, pero aquí un día de paro  es difícil  de recuperar luego. Tuvimos pocos días de paro y hemos podido controlar la situación para que no haya quejas ni reivindicaciones contra la construcción de Gran Chaco, por eso estamos contentos; en el inicio hubo, pero después todo ha estado controlado y no hubo problemas. En otro orden de cosas está también el año tan terrible que hemos tenido en lluvias, y  que siguen,  eso para cualquier construcción es complicado.
A pocos días de la inauguración, ¿qué detalles están pendientes?
Ahora están contratados unos 5.000 trabajadores, algunos están de descanso pero todos los días entran a la planta unas 3.500 personas;  estamos trabajando ahora en el inicio de pruebas, en el periodo  de comisionado para probar todos los instrumentos de la planta para una puesta en marcha segura. Ya está entrando gas y estamos probando, por eso hay personal que debe ir revisando los sistemas. Hasta el momento todo está funcionando muy bien, y si aparece algún inconveniente se irá resolviendo.
 ¿Cuáles son las proyecciones de TR en Bolivia después de esta obra?
 Todo lo relacionado con gas, petróleo y energía  es en lo que más podemos aportar; también proyectos de minería que estén relacionados con esas fuentes de energía. Por el momento, hemos ingresado a  trabajar dos nuevas unidades en las refinerías en Santa Cruz y Cochabamba. A futuro,  estamos muy interesados en la petroquímica, en etileno, polietileno y  polipropileno. De los mil proyectos en que hemos trabajado en nuestros 60 años de vida , 100 han sido relacionados con petroquímica y tenemos vasta experiencia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

OTRAS NOTICIAS