60% más de lo previsto en el Presupuesto General del Estado 2022

PGE: subvención de carburantes superará los $us 1.000 millones

Expertos advierten que la subvención en hidrocarburos cerrará este año en mil millones de dólares y el Gobierno anticipa que esta cifra será similar para el año 2023.

Economía
Luis Escobar
Por 
La Paz - martes, 22 de noviembre de 2022 - 5:00

El Gobierno estimó que para el año 2023 la subvención a los hidrocarburos llegará a 7.642 millones de bolivianos (1.107 millones de dólares), un 60% más de lo previsto para este año. En la presentación, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, no presentó la estimación del precio del barril con que se elaboró el presupuesto para la siguiente gestión.

De acuerdo con los datos oficiales, la subvención para el diésel será de 4.705 millones de bolivianos; los insumos y aditivos para la gasolina en 2.637 millones; el incentivo a la producción del petróleo en 157 millones; el gas licuado de petróleo (GLP) en 106 millones; y el gas oil en 37 millones. Esto suma una subvención para el sector de los hidrocarburos en 7.642 millones.

Para este año, el Gobierno estimó una subvención de 4.794,6 millones de bolivianos en el PGE 2022. Esta cifra equivalía a 688,8 millones de dólares con un barril de petróleo de 50,47 dólares en el momento que hizo el cálculo. Sin embargo, la cotización del barril llegó a más de 100 dólares y expertos prevén que la subvención para esta gestión supere los mil millones de dólares.

Entre 2016 y 2021 el costo de la subvención al diésel y la gasolina se disparó de 1.424 millones de bolivianos a 4.330 millones de bolivianos, según datos oficiales de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). En 2016 la subvención a la gasolina sólo representaba una erogación de 118 millones de bolivianos y desde entonces comenzó a crecer hasta llegar a 993 millones de bolivianos el 2021. El mayor pico fue en 2019, cuando se gastaron 1.101 millones de bolivianos.

En el caso de diésel, este costo en 2016 sólo llegaba a 1.306 millones de bolivianos y el año pasado llegó a su mayor valor con 3.337 millones de bolivianos.

El economista Gabriel Espinoza advirtió que el “dato importante que el ministro no presentó” dentro de su exposición es el precio del petróleo que están considerando para elaborar el PGE del 2023. “Con esa cifra se determinan los ingresos para el Gobierno central, los municipios, y gobernaciones y la subvención a los hidrocarburos. Todos los años suelen subvalorar el precio del petróleo”, dijo.

Sin embargo, advirtió que para tener una subvención de mil millones de dólares para la siguiente gestión el precio que estimó del petróleo debe ser “conservador”.

“Esa subestimación del precio del petróleo le sirve al Gobierno para controlar el presupuesto que se le asigna a los municipios y gobernaciones. Es decir, mientras menor el precio que se estime menor es el dinero que se les destinará. De esta forma puede controlar el gasto de las entidades subnacionales”.

El exministro de hidrocarburos, Álvaro Ríos, advirtió que este año fue “excepcional” y “duro” para las importaciones y la subvención a los hidrocarburos debido al conflicto en Europa. “Estos problemas permitieron la especulación en los mercados, la desestabilización de los precios. En cambio, en este 2023 la situación va a ser más normal y permitirá que baje la subvención”, apuntó.

“La importación de diésel y gasolina va a subir pero consideramos que la subvención de mil millones de dólares va a ser razonable teniendo en cuenta que vamos a tener un precio de 85 a 90 dólares el precio del barril”.

El informe también detalló que el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) previsto para este año alcanza 5.625 millones de bolivianos y para el 2023 tiene incremento que alcanzará a 6.275 millones. Sin embargo, el Impuesto Especial a los Hidrocarburos y Derivados (IEHD) tendrá una reducción al pasar de 2.438 millones de este año a 2.271 millones para el siguiente año.

Espinoza añadió que la subvención va en aumento debido a que la producción del mercado interno “es cada vez menor”. “No sólo de la gasolina, también debemos reconocer que el consumo de gas interno comenzó a subir. Además, hay que agregar que los flujos por contrabando están en aumento por sus altos cosos que tienen”.

El déficit

Hidrocarburos El reporte de comercio exterior del INE, a septiembre, da cuenta de que el alza de las importaciones responde a compras externas de combustibles y lubricantes “para satisfacer la demanda interna”, con un aumento en 165,3% comparado con el mismo periodo de 2021.

Gobierno Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó que en el periodo enero-agosto de este año la balanza comercial asociada a hidrocarburos registró un superávit de 142,62 millones de dólares. La petrolera boliviana saca este resultado sumando exportaciones de gas natural, gas licuado de petróleo (GLP), úrea y comparándola con las importaciones de combustibles.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS